Pelea por lo tuyo

Por Karla Patricia Zacarías Reinoso

Hay gente que su problema nunca ha sido con Dios sino su falta de visión y de fe.

Y hoy este artículo es para aquellos que han fluctuado en la fe y dudan del poder y las maravillas de Dios.

Dice la palabra que sin fe es imposible agradar a Dios y que por la fe los muros de Jericó cayeron, el mar rojo se abrió en dos, Sara dió a luz a su hijo, Abraham obedeció la voz del Padre. Por la fe tu y yo estamos aquí y si hemos visto los tremendos resultados que hay en confiar, ¿Por qué ahora lo único que se quiere meter en tu mente y en tu alma son las dudas?

Y ahí es que entra tu determinación, tu fortaleza y valentía. Hay momentos en la vida que no son para llorar ni quejarse sino para pelear por lo que ya se te fue prometido y entregado. Hay momentos que por más cansada o cansado que estés te toca seguir batallando y seguir golpeando tu tierra, seguir conquistando porque hasta que el mar no se abre la victoria no se completa.

Hay personas, emociones y situaciones que están infiltrados en tu tierra y hasta que no los saques no podrás ver lo que Dios quiere mostrarte. Es más, puedes estar haciendo muchas cosas pero ninguna esta siendo efectiva ya que el terreno no está limpio como se necesita.

Hoy levántate como esa mujer y ese hombre de una fe inquebrantable, que nada lo turba ni lo debilita sino que cada día se recupera y se fortalece más y más.

Y solo así estarás más cerca de tu más linda conquista.

2 Corintios 4:16-18

Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Escrito Por Karla Patricia Zacarías Reinoso.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar