El mejor vino

Por Karla Patricia Zacarías Reinoso jueves 23 de enero, 2020

Hay muchas frases que confirman que lo bueno se deja para el final, cuántas veces hemos escuchado ‘’El que ríe de último, ríe mejor’’ o ‘’Los último serán los primeros’’ y en el artículo de hoy hablaremos sobre el poder de las cosas que aún no han pasado pero que ya están fuertemente cimentadas en tu corazón y en tu mente.

Tantos proyectos, sueños, metas, personas, planes, viajes, historias que están por venir, pero todavía no han llegado o no lo hemos logrado y esto hace que nos cuestionemos acerca de nosotros mismos y de lo que estamos haciendo.

Algunos esperan con fe, otros tiran la toalla, otros dejan de confiar en sus valores y principios, una parte cambia su manera de vivir ya que creen que están transitando el caminando erróneo porque nada les sale como esperan. En fin, todos adoptan actitudes que sin duda te acercan o te alejan de eso que tanto anhelas pero que todavía no llega el momento de tenerlo en tus manos. Pero hay un grupo de personas que le hacen casa a la ansiedad y el estrés, desarrollando un diario vivir sin disfrute y lleno de dudas.

Este mensaje va para esos, que no pueden dormir por las noches, que no pueden callar la mente y que están en busca de esa ilusión perdida.

¿Recuerdas las bodas de Caná?, fue allí donde Jesús y su madre fueron invitados y en un momento de la noche el vino se terminó. Minutos después, Jesús manifestó su gloria convirtiendo el agua en vino y muchos empezaron a creer en él. Pero me quiero detener en este momento de la historia, cuando el wedding planner de ese tiempo (poniéndolo en mis palabras) llamó al esposo y le dijo:

Juan 2:10 – Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.

 Y con esto quiero que te quedes: Jesús dejó el mejor vino para el final y así hará con tu vida. Eres el mejor vino para alguien que todavía no ha llegado a tu vida pero que te busca apasionadamente, para esos que piensan que ya no podrán iniciar su propio negocio o que ya están tarde para recibir esa bendición, recuerda que Jesús dejó el mejor vino para el final y para ti, que buscas respuestas y no las encuentras, tranquilo esos planes van a germinar y aquellos que no te hacen bien se morirán y podrás decir con un corazón agradecido e inmenso: SIN DUDA, EL MEJOR VINO LO DEJÓ PARA EL FINAL.

¡Jesús lo hará una vez más!

 Escrito por Karla Patricia Zacarías Reinoso.

Anuncios

Comenta