¿Cómo lo permitimos?

Por Yeison Mateo martes 13 de agosto, 2019

El pasado lunes 12 de agosto se celebró el “Día Internacional de la Juventud”. Este día fue declarado así el 17 de diciembre de 1999 por la Asamblea General de la Naciones Unidas mediante la resolución 54/120, siguiendo las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Ministros de la Juventud (Lisboa 8-12 de agosto de 1998).

Dando seguimiento en las redes sociales a la celebración de este día, con Twitter como red pivot, nos hemos dado cuenta de que en República Dominicana fue una fecha que paso “sin pena ni gloria”.

En países como México, Colombia, y diferentes localidades de España donde la juventud es bien dada a la incursión en la política, se celebraron multitudinarios y concurridos actos donde jóvenes llevaron a cabo charlas, documentales, compartieron anécdotas y tuvieron invitados que pusieron su experiencia a disposición de los cientos de jóvenes que asistieron a los puntos de encuentro para celebrar su día.

Según los datos de la Junta Central Electoral (JCE), el padrón de las próximas elecciones tiene un total de 7,439,536 personas hábiles para votar, con proyección a que ascienda hasta 7.6 millones antes del cierre del mismo. La mayor cantidad de esos 7.4 millones de votantes tienen entre 18 y 25 años de edad, con un porcentaje de 17.3% mientras que el rango de edad que va entre 26 y 30 representa el 11.9% del padrón electoral.

Mostrados los datos de la JCE y señalado el porcentaje que representa la juventud votante para el proceso electoral venidero, es ahí donde nace nuestra inquietud. En momentos en los cuales la delincuencia nos arropa de una manera asfixiante y agobiante y visto que en la mayoría de los casos delincuenciales están involucrados jóvenes en edades de 15 a 34 años, como nos permitimos dejar pasar una fecha tan importante como esa, para por lo menos en ese día llevar el mensaje a nuestra juventud de lo que es correcto, de lo que es permitido pero no está bien, de los esfuerzos que conlleva, el vivir moral y cívicamente, del respeto a la vida propia y a la ajena, de cómo buscar el camino correcto luego que se está en el abismo de lo que es penado por ley, que alguien me diga, ¿Cómo lo permitimos?

Por Yeison Mateo

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar