Mucho cuidado con un gobierno de un empresariado neofeudal

Por Edgar Marcano viernes 31 de julio, 2020

Sin focalización a mano, sin ubicación, sin plástico para las tarjetas, sin capacidasd de distribución segura, desde el principio del paro general por la peste covidiana, el gobierno actual decide y logra exitosamente subvencionatr a más de setecientas mil familias pobres. Un hito vía un instrumento de pago virtual digno del álgebra variacional integrando supermercados, almaces de provisiones  y colmados. Un éxito rotundo sin riesgo de contagio se han salvado muchas vidas.

Eso es una gran proeza de las epopeyas anti Covid, loor, honor y gloria a nuestros héroes anónimos. Sin lugar a dudas ahora todos nuestros paisanos pueden ser incluidos y bancarizados. RD entre la peste, los tormentos políticos y la ruta de los huracanes se perjudica la gobernabilidad, el bienestar y el progreso nacional en todas sus dimensiones y sectores.  Ahora muy de moda las marchas juveniles, van de frente y dan la cara reclamendo el respeto a las normas del estado social, democrático y de derecho, que ni se piense la venidera regencia neoliberal que esto se detiene con su triunfo electoral.

Se van no sabemos quienes ni para  dónde, lo que si se advierte es el arribo al poder de un grupo empresarial neofeudal a quienes más les vale cederle el paso a la pluralidad ahnelada y reclamada en las marchas por las bases populares. Ese equipo anunciado gobernante emergente, luce ser una centrífuga a drenar la sangre de la nación, el neoliberalismo es sinónimo de neofeudalismo y es un anacronismo que no dispensa bienestar al pueblo en ningún país.

Los reyezuelos o gobernadores de colonia en ascenso lucen torpes, imprudentes y muy erráticos con sus declaraciones de desinversiones, planes destructivos, supresiones de agencias guebrnamentales, hasta concesionar y privatizar el agua promueven de forma inhumana y perniciosa lo cual es una crueldad inadmisible. Hoy la peste abate a toda la nación, pero a la cleptocracia neoliberal y despiadada solo les interes sus beneficios y para nada les importa el alma nacional.

Ni la consigna, ni el lema, ni la divisa, ni el eslogan, ni la mantra del neoliberalismo alcanzan para una protección efectiva de los empresarios, las empresas, los empleos ni mucho menos de los empleados, tamaña vaina estamos embuchando en RD. El neofeudalismo, su economía, sus finanzas, su gobernanza y su geopolítica son desafectos a las bases populares en todo momento y lugar. Nunca en ningún país del mundo ha gobernado un empresariado neoliberal capaz de generar un proyecto de nación que de respuesta a las grandes necesidades sociales, humanas e institucionales , pues éstas siempre colocan su ego por encima de las necesidades nacionales. Aún impera el caudillismo en RD por encima de los  principios y valores patrios, así el desarrollo con inclusión es imposible.

Ojalá que este anunciado equipo gobernante de ensueños, salido del país de las maravillas, según ellos, de burócratas eficientes y tecnócratas expertos logre mitigar nuestros enormes males pepetuos. El show político debe seguir y el allante impera ante un pueblo sin esperanza ni soluciones a la vista. Ante los efectos económicos del impacto del Covid, la RD  hasta hoy ha sido muy certera con las medidas monetarias, logrando controlar las pérdidas y protegiendo el empleo. Ojalá que nuestros empresario neoliberales o neofuedales que es lo mismo, ascendentes al poder no retomen el mantra del libreto de Ludovico el loco ante esta enorme crisis polisectorial y polidimensional.

Por Edgar Marcano

Desde Montreal-Canadá

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar