Hay que retomar el desarrollo productivo

Por Edgar Marcano jueves 14 de mayo, 2020

Aquí cada aldea es un foco de hacinamiento y una bomba de tiempo, mitigar la calamidad es cada vez más difícil, temerarios citadinos y aldeanos  desafían la muerte al no acatar el distanciamiento comunitario, mientras aspirantes al poder ambiciosos, insensatos y desesperados  mantienen a toda máquina la parafernalia de la campaña proselitista sin importarles que el virus asecha y que en su monitoreo hemos quedado cortos, hoy ni idea tenemos del tamaño de la bestia y sus efectos.

¿Dónde están los críticos de la nación y los poetas sociales?, ¿Cuál es la solución si no podemos hacer elecciones antes del 16/08/22020?, donde quieran que residan estas repuestas hay que cuidarlas de la peste, pues esta entelequia viral no es política, no respeta jurisdicción, ni doctrina, ni jurisprudencia, ni  a galenos, ni a togados, más les vale a nuestros “dirigentes” dejar de estar de charlatanes y dejar de ignorar que Covid gobierna mientras engulle la vida igual o más que el demonio en tanto se impone a las plagas de: leptospirosis, vertederos humeantes en llamas, clerén, carencia de agua potable, la explotación irracional de nuestros recursos, el caos del tránsito, la falta de CPNA, la mala educación, la santería, los fraudes, la violencia, la criminalidad, la impunidad, la anarquía, el famélico sistema sanitario, el desempleo, el hambre colectiva, la enorme deuda pública, la mala gobernanza y la deuda social acumulada, todo ello expresado en pobreza.

Hoy nos visita una insólita desidia en lo que el proselitismo se reanima en una atmósfera asfixiante entres plagas, pestes, humaredas y llamas, las respuestas imprescindibles ante estas enormes calamidades nacionales son tareas del inminente nuevo gobierno, es menester construir desde ahora un aparato productivo robusto, menos vulnerable, más silente con mayor capacidad y espectro de reparo.

Covid ha hecho colapsar nuestra capacidad generadora de divisas, ésta agoniza y es insostenible, zozobran turismo, zonas francas, exportaciones y pequeñas empresas, llegó la hora de retomar la política de desarrollo productivo, impera la incertidumbre, felizmente bajo la égida de Danilo, el Pericles del Caribe, nuestras exportaciones manufactureras y autosuficiencia alimentaria son formidables.

Covid ha llegado en medio de un escenario de estratégicas protestas callejeras cuando la cuadra tayota avasallaba a la equina, ahora las realizaciones del penco han virado la tortilla y su eficacia, pragmatismo y capacidad gerencial lo hacen favorito ante el electorado, su maniobra es genial, hilvanada con el sentido de urgencia actual.

Covid no se programa y está ganando la guerra, así Gonzalo demuestra comprender que República Dominicana es un solo cuerpo y él sufre su dolor al pie del campo de batalla, demostrando estar listo para dirigir los destinos dominicanos.

Los operativos del penco marcan una exitosa diferencia, hoy que factores epidemiológicos dificultan pronosticar la recuperación ahí es que necesitamos líderes ecuánimes y no a un populista radical, es menester enarbolar la sinergia de la democracia gubernativa del pueblo para el pueblo y con el pueblo, es hora de romper los hacinamientos, las promiscuidades y defender los valores cívicos.

Las epidemias siempre han gobernado a la humanidad, el hombre solo vive y sobre vive de la producción y esto solo es posible para nuestra patria retomando el desarrollo productivo emprendido por nuestros gloriosos ancestros.

Por Edgar Marcano

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar