Grandes contrasentidos en el manejo de la pandemia

Por Eduardo Ogando martes 5 de mayo, 2020

La mayoría de los estados del mundo se han mantenido improvisando acciones para controlar la pandemia Covid-19; mientras, técnicos expertos en control de epidemias cuestionamos la eficacia de ellas. A continuación, me permito exponer algunos contrasentidos técnicos de esas acciones.

  1. El famoso distanciamiento social (dos metros de distancia entre personas), surgió de la tesis de Gestión de Inmunidad Natural planteada por Reino Unido. Es entonces un contrasentido hablar de distanciamiento social en países no interesados en la gestión de inmunidad colectiva. En la República Dominicana, donde se estableció el uso obligatorio de mascarillas, y no la gestión de inmunidad natural, es un contrasentido   mantener el distanciamiento social, especialmente   si el virus (como se ha dicho) se mantiene flotando en el aire, por   tres o más horas.

 

  1. El segundo contrasentido es Enfatizar que la gravedad de la enfermedad depende de la edad del paciente. La gravedad de una enfermedad infecciosa depende principalmente de dos variables: El tamaño del inóculo (la cantidad de virus que penetró al interior del organismo), y el nivel de resistencia del paciente, es decir, el sistema inmunitario del recipiente. Funciona similar a una dosis de veneno o de alcohol.

El argumento de la vulnerabilidad de los más viejos, luce como meta mensaje hacia los viejos y sus familiares, sensibilizándolos para aceptar la muerte sin ningún reproche.

 

  1. Otro gran contrasentido, es el uso de Ventiladores, no hay prueba estadísticamente significativa que demuestre que la mortalidad es menor usando la ventilación asistida. Sin embargo los países siguen en manos de la industria comprando ventiladores. En todo caso la ventilación también podría hacerse mediante nebulizadores y cartuchos presurizados.

 

  1. Que sólo el 20% de los infectados requieren tratamiento, es otro contrasentido, es infodemia, es negar los conceptos básicos de la epidemiología. Si no se pudo prevenir la infección, entonces hay que prevenir mayores daños. El tratamiento temprano evita las complicaciones y la muerte. Se hace necesario tratar los casos simples con antigripales, anti inflamatorios, antipiréticos, y abundantes líquidos, ambulatoriamente para hacer más corto el período de contagio, los días de invalidez; y evitar las complicaciones, las secuelas y la muerte.
  2. Las Pruebas Rápidas, constituyen un gran contrasentido, sirven a la industria, pero no sirven a la contención de la pandemia, veamos las razones: a) El sujeto puede estar en período de incubación sin haber desarrollado los anticuerpos para IgM;  b) 20% de sujetos con IgM en su sangre no serán detectados por la prueba,  convirtiéndolos en mensajeros del virus; c) Los sujetos que resultan positivos a IgG, ya hicieron la infección y se curaron, ya no tiene  mérito la prueba de anticuerpos; d) para confirmar cualquier resultado arrojado por las pruebas rápidas hay que proceder a la prueba de PCR, que es una prueba muy costosa y toma mucho tiempo, por lo tanto no tiene valor epidemiológico; e) la relación costo/beneficio de las pruebas de anticuerpo  es negativo.

 

Lo que sí tiene sentido epidemiólogico, es la detección rápida de febriles, que es muy barato porque el tester digital de fiebre no es un material gastable, además no es invasivo como las pruebas de anticuerpos; curiosamente, la industria no lo   promueve.

 

  1. No Uso De Mascarillas, fue y ha sido el mayor contrasentido en el manejo de la pandemia; los organismos internacionales siempre se opusieron, y no fue hasta que los pueblos por cuenta propia, usando el razonamiento lógico simple, empezaron a usar mascarillas, haciendo caso omiso al discurso de las autoridades y de la industria.

 

Al día de hoy en Canadá, donde yo resido, La Mascarilla no se ha declarado obligatoria por considerar que los hospitales quedarían desabastecidos; es otro gran contrasentido porque si las mascarillas disminuyen el contagio, menos pacientes habrá en los hospitales, y consecuencialmente, menos mascarillas necesitará el personal médico.

 

  1. Recientemente, surgió otro contrasentido: No Usar Guantes, yo me pregunto qué de malo tiene que una persona use guantes para bloquear sus manos respecto al rostro, nadie en sano juicio se toca la cara con guantes, de manera que los guantes disminuyen la mecánica del contagio cuando tocamos superficies, por ejemplo, cuando vamos al supermercado. Por suerte, la gente ha aprendido que los hechos hablan más alto que las palabras, por lo tanto, si vemos a una autoridad usando guantes, debe ser porque algún beneficio tiene, entonces lo imitamos.

 

Hasta aquí este aporte, protéjase todo el tiempo usted y los suyos. Se puede hacer de todo, o casi todo usando mascarillas y guantes, si todavía tiene dudas que pueda contagiarse, adquiera un overol completo y gafas para salir a zonas de alta circulación del virus. Las damas deben cubrirse el pelo.

 

 

 Por  Dr. Eduardo Ogando

Anuncios

Comenta