¿Fue Pedro el primer Papa de Roma?

Por Enrique Aquino Acosta lunes 22 de julio, 2019

Según enseña  la doctrina católica,  Cristo eligió al Apóstol Pedro  como  el primer Papa de la Iglesia Católica  y a los  demás papas, como  sus sucesores.  Pedro  habría desempeñado  dicha  función por veinticinco años.

Sobre  la base de esa creencia está construida  la  Iglesia Católica. Sin embargo, debemos preguntar ¿Enseñan las Sagradas Escrituras (la Biblia) que Cristo  ordenó  a  algún  hombre  que  gobernara  la iglesia por encima  de todos? ¿Acaso reconocieron los primeros cristianos a Pedro como Papa? La respuesta es no, pues, la Biblia enseña  que los miembros  de la iglesia  eran iguales y  lo siguen siendo, ya que Cristo es  la “Cabeza  y Señor” de  la iglesia. ¡No el Papa! (Efesios 5:23)

Es  bueno recordar  la  ocasión en que Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo,  solicitaron  a Jesús que  los sentara, uno a la derecha  y otro a la izquierda  de su reino, pero Jesús les dijo “ ustedes  saben que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas  y los que son grandes ejercen autoridad sobre ellas”(Mateo 20:25-28  y Marcos 10:35-45)

Jesús  enseñó  a sus discípulos  a no imitar  a los reyes  que se ponían coronas ni  a los que se sentaban en tronos y  se hacían  pasar por grandes frente a los demás.  Y,  precisamente,  eso han hecho los papas  durante siglos. Mientras Jesús  enseña  que todos los  miembros de la iglesia son iguales, el Papa reina sobre la Iglesia Católica  como”obispo de obispos” y  “Sumo Pontífice”

En Mateo 23:8-10  Jesús amonestó a sus discípulos sobre el uso de  los títulos de “Padre” y “Maestro”. Ordenó   que  no llamaran “padre” a nadie en la tierra, porque hay un solo Padre  y está en los cielos.  También  dijo que no llamaran  “maestro” a nadie, pues ,  El  es el  único que existe.  Por eso, la idea de exaltar  a  Pedro  a la posición de Papa es contraria a estos textos bíblicos.

A  los católicos romanos se les  enseña que la iglesia Católica  fue  edificada sobre Pedro. Se   apoyan en lo que dice Mateo 16:18:

” Yo  también te digo, que tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella”

El contenido de este versículo  no indica que la iglesia debía ser construida sobre Pedro, sino sobre Cristo, el Hijo del Dios Viviente, la “roca”, la “piedra viva que han desechado los hombres  y Dios  ha escogido por ser preciosa”. Por  eso, cada persona  que  oye, aprende, cree y  hace lo que dice y enseña  la Biblia es edificada  por ella. También es  linaje escogido por Dios para  desempeñar un  sacerdocio  santo y  ser  parte del pueblo que anuncia sus virtudes. (1 Pedro 2:4-9)

Pedro  tuvo la osadía de decirle  a sus hermanos israelitas, que Cristo es la piedra que ellos reprobaron y que no hay otro nombre que salve el  alma (Hechos 4:11-12)

Esta  declaración  fue apoyada por el Apóstol Pablo, quien dijo: “porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”(1 Corintios 3:11)  Tampoco  los demás discípulos  interpretaron la frese “sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” como que Jesús  nombraba  a Pedro como Papa. Si hubiera  sido así, los discípulos  no hubieran preguntado  a Jesús “¿Quién  es  el mayor en el reino de los cielos?”(Mateo 18:1)

Del  año 218 d. de C. al 233  el catolicismo usó a Mateo  16:18  para  sostener  que la Iglesia Católica fue fundada sobre Pedro y que el obispo de Roma es su sucesor. Veamos  algunos  rasgos de la vida de Pedro. Muestran  que Pedro no fue Papa.

Pedro era casado. Esta condición civil no armoniza  con  el requisito católico de que el Papa debe ser soltero.  Incluso, se  informa que la suegra de Pedro fue sanada  de  una fiebre (Marcos 1:30-31  y Mateo 8:14-15) Por lógica, si Pedro no hubiera estado casado no  se mencionara  que tuvo  suegra.

Algunos  argumentan que Pedro dejó de vivir con su esposa. Si  ocurrió, ¿Lo dejó ella? ¿Por qué? ¿Fue  por incompatibilidad de caracteres?  ¿Acaso fue Pedro quien la abandonó ?  Si sucedió esto último, Pedro fue un desertor. Pero, sea  una cosa o la otra,  se  habría escogido una base  pobre para fundar  la  Iglesia. Por  lo menos, la Biblia no da señal de que Pedro dejara a su esposa.

Veinticinco años después de Jesús regresar  al cielo, el Apóstol Pablo  se refirió a las esposas  que tuvieron  los apóstoles  y  preguntó : “¿ No tenemos derecho de tener con nosotros a una hermana por  mujer como también los otros apóstoles y los hermanos del Señor  y  Cefas” (1 Corintios 9:5)  Cefas  era el nombre de Pedro en arameo. También le llamaron Simón.  Por tanto, es obvio que Pedro no abandonó a su esposa.

Pedro tuvo hijos. Una prueba  de ello  aparece en  1 Pedro 5:13. Dice: “la iglesia que está en Babilonia, elegida juntamente con ustedes  y  Marcos, mi hijo, les saludan”

Pedro no permitía   que se le arrodillaran. Se recuerda el momento en que Pedro entró a la casa de Cornelio  y este se postró a sus pies para adorarlo. De inmediato, Pedro  le sugirió que se levantara, porque también él era hombre (Hechos 10:25-26) La actitud de Pedro contrasta con la que hubiera asumido  el Papa Francisco.  Por eso, muchas personas se arrodillan ante los papas  para rendirle culto. A ellos  les  agrada.

Los   papas  colocan la tradición al mismo nivel que la Palabra de Dios. Sin   embargo, Pedro no se aferró a las tradiciones que seguían  los padres  de los israelitas (1Pedro 1:18) El mensaje que  predicó Pedro el día de Pentecostés no tuvo influenciado por las tradiciones, sino, por la Palabra de Dios, al decir   al pueblo: “arrepiéntanse y conviértase  cada uno en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados y recibirá el don del Espíritu Santo” (hechos 2:38)

Pedro no fue Papa ni usó corona. Pedro dijo que  los creyentes recibiremos una corona  incorruptible de gloria cuando aparezca el  Príncipe de los pastores, o sea,  nuestro Señor y salvador  Jesucristo ( 1 Pedro 5:4) Por tanto, la corona que usa el Papa no se la dio Cristo, pues, El no ha regresado aún. El papa usa corona porque sigue la tradición de los monarcas babilonios y romanos.

A la luz de  lo  expuesto hasta aquí, Pedro  nunca desempeñó la función de Papa. Tampoco  vistió, habló ni  escribió nunca como Papa. Tampoco el pueblo  le trató como tal. ¿Por qué?  Porque  Pedro nunca  fue Papa.

En otro orden de ideas, no se puede negar que Pedro tuvo cierta prominencia como apóstol durante los primeros años de la Iglesia. Él fue quien predicó el primer sermón  después que el Espíritu Santo se derramó el Día de Pentecostés. Ese día se  añadieron a la Iglesia del Señor más de tres mil personas. Pedro encabeza la lista de los doce apóstoles  y  fue el primero  en predicar el evangelio a los gentiles (Mateo 10:2 y  2 Pedro 1:1 )

A pesar de estos casos y habiendo alcanzado  un sitial sobresaliente entre los apóstoles, Pedro no ocupó  funciones jerárquicas como papa ni como  obispo universal de los obispos.  Más tarde, quien parece haber  tenido un ministerio  más   sobresaliente fue  el apóstol Pablo, quien escribió 100 capítulos con 2,325 versículos frente a los 8 capítulos y  166 versículos, que escribió el apóstol Pedro. En consecuencia, el ministerio de Pablo fue más notorio que el de Pedro.

Si el apóstol  Pedro  hubiera alcanzado el  título de Pontífice Supremo o Papa,  Pablo  hubiera sido  menor que él, pero ese no fue el caso. Prueba de que ambos se trataban como iguales fue cuando Pablo  hizo el siguiente comentario sobre Pedro: “pero cuando Pedro vino a Antioquia le resistí cara a cara, porque era de condenar, pues, antes que vinieran algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles, pero después que vinieron, se retraía y se apartaba  porque tenía miedo a los de la circuncisión”(Gálatas 2:11-12) Se aprecia, que Pedro no era infalible.

Según  se consigna en  Romanos 11:13 y Gálatas 2:7-9  el apóstol  Pablo predicó el evangelio a los gentiles y  Pedro a  los judíos.  El primero predicó a favor de la circuncisión y el segundo sobre la incircuncisión. Ambas cosas son nada,  desde el punto de vista espiritual.  Son  pruebas  de que Pedro no fue el primer obispo de Roma, como se  les enseña  a los católicos.

 También se  ha  pretendido  afirmar que Pedro  visitó a Roma en el año 41 d de C.  y  que fue martirizado en el año 66 d de C.  Esto  hace pensar que fue obispo de Roma durante ese periodo. Sin embargo, en año 44 d de C. Pedro  se hallaba en el Concilio de Jerusalén (Hechos 15:7-11) y Pablo se reunió con él  y le recriminó   la actitud  de miedo que asumió frente a los de la circuncisión, que llegaron a  Antioquia, alrededor del  año 53 d de C (Gálatas 2:11)

Incluso, Pablo escribió una carta a  27  cristianos de Roma, pero no mencionó a Pedro. Si  él hubiera sido  el Pastor y  Obispo de Roma, es  seguro que Pablo lo habría mencionado en su carta. Asimismo, en Roma hay una estatua erigida a Pedro. Allí se  postran millares de personas, a pesar de ser un ídolo  de origen no cristiano, como todos los que hay en nuestro país.

Según el  estudio minucioso que realizo de la Biblia, Pedro no fue el primer obispo ni el primer Papa de Roma. Tampoco fue  Cristo  el que  instituyó el oficio papal.  El verdadero origen del oficio papal  y  el vínculo  que  le atribuye la Iglesia Católica a Pedro con Roma, se aclararán  en el  próximo artículo.  No se lo pierda.

Por: Enrique Aquino Acosta

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar