El COVID-19 tiene en jaque al fútbol dominicano

Por Johnny Nieto jueves 30 de julio, 2020

El fútbol nacional vive horas cruciales para intentar definir si habrá o no competencia local en lo que resta de año, tras el fuerte golpe económico que ha generado la pandemia del COVID-19 a los clubes de la Liga Dominicana de Fútbol (LDF).

La situación es muy compleja porque tiene en jaque al aspecto financiero y de manera colateral a lo deportivo, principal razón de ser de la actividad, pero que depende de lo económico.

La mayoría de los clubes comenzaron a prepararse desde el pasado mes de enero para la temporada 2020 de la LDF y en el caso de Atlético Pantoja y Cibao FC, inclusive debieron participar en un torneo internacional: La Copa Caribeña de Clubes, que disputó su primera fase en Jamaica.

Desde entonces, los oncenos del balompié rentado nacional han estructurado sus plantillas de jugadores nacionales e importados, invirtiendo en todo lo que ello conlleva: salarios, hospedaje, comida, transporte, toda la logística que amerita un equipo profesional que se prepara para competir.

Pero la contienda no pudo ver rodar el balón, primero por las elecciones del pasado 15 de marzo, por lo que se movió la jornada inaugural para el fin 21, pero resulta que 2 días antes inició el Estado de Emergencia decretado por el Gobierno para combatir y reducir los riesgos del coronavirus.

La LDF es la liga profesional más joven en el país y todavía se encuentra en busca de su consolidación, por lo que todo lo que ejecuta lo hace a puro pulmón, sobre todo durante este trance en el cual no ha podido llevar a cabo su competencia de la cual depende para que el patrocinio ayude a hacer el camino más llevadero.

No obstante, los clubes se han mantenido en la disposición de que haya torneo durante este traumático 2020, al menos ha sido la postura hasta hace unos días cuando se ha sabido entre pasillos que estarían cambiando la decisión para llegar a un acuerdo con sus jugadores y entrenadores -principal activo- para liberarlos.

Esto se podría traducir en un adiós a la idea de que haya campeonato en lo que resta de año. Por lo cual se verían afectados cientos de trabajadores de manera directa e indirecta: futbolistas, entrenadores, empleados, periodistas, etc. Sin mencionar el aspecto logístico que genera dividendos para la hotelería, restaurantes, farmacias, transporte, entre otros.

Y peor aún, desde el punto de vista deportivo para la selección nacional, tomando en cuenta que hace dos días la Concacaf comunicó que las Eliminatorias Mundialistas Catar 2022 se disputarán en octubre y noviembre. Sin contar qué pueda suceder con las semifinales de la Copa Caribeña de Clubes en la que están Pantoja y Cibao.

El escenario es sin dudas muy complejo, ya que estarían llegando los atletas a disputar una clasificación mundialista sin ritmo de competencia acumulado para afrontar la contienda, pero por otra parte no hay un panorama que garantice que pueda disputarse la temporada de LDF tras los números de contagio de COVID-19 en el país que han llevado a las autoridades a implementar un nuevo Estado de Emergencia.

En las próximas horas se podría conocer si se mantendrán los equipos del fútbol dominicano costeando nóminas sin saber si podrán disputar su competencia o simplemente comenzar a pensar en la temporada 2021.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar