Miguel Vargas reconstruir su capital político a partir de sus éxitos en la administración publica

Por Fernando Peña

Todo político tiene que saber administrar, de manera creativa e inteligente, la o las derrotas electorales y políticas.

Lo primero es que tiene que explicar su derrota debido a sus errores, insuficiencias y debilidades, sean estás estratégicas o coyunturales, no de culpar a los adversarios de haber impulsado acciones fraudulentas o de enfrentarlos de manera difamatoria y denigrante.

Y de todo eso ha habido en la lucha política que ha librado Miguel Vargas dentro y fuera del PRD.

Miguel Vargas o sus asesores no supieron enfrentar las coyunturas de adversidades que se le presentaron, prefirió el silencio y que sus contrarios lo desaguaran ante la opinión públicas, con imputaciones, con acusaciones e improperios a su figura y vida política.

Sin lugar a equivoco ese ha sido su mayor error.

Pero, además, el delegar decisiones, praxis política, manejos partidarios en otros, en un mundo, en una sociedad donde las lealtades no existen, y la mudanza política se hacen por interés personal no político ni ideológico.

Siempre he dicho que Miguel Vargas manejo mal el proceso de deslegitimarlo en el PRD y como político, y eso no fue fortuito, se le enfrentó de maneja descarada y despiadada por su abal, las condiciones, el futuro, el activo político en la nación, que él representa.

Esas actitudes “revanchista” contra él, le generaron un alto costo político, y el no gestionar adecuadamente sus derrotas políticas en el PRD le crearon problemas de imagen, pero hoy pueden llegar efectos boomerang en la que el daño, hoy, si es manejado adecuadamente, puede revertirse contra sus adversarios, poniendo en relieve la verdad y el carácter, la naturaleza, el don de gente, el gran administrador y gerente de existo público y privado que es Miguel Vargas Maldonado.

Miguel Vargas tiene que reconstruir su capital político a partir de sus propias derrotas políticas y básicamente de sus grandes éxitos en las funciones públicas que ha ocupado, así como el éxito empresarial que puede exhibir en su vida.

Miguel Vargas ha tenido un nivel de responsabilidad, madurez, paciencia y entrega que lo pueden posicionar ante la opinión pública como una persona, un dirigente nuevo, gerencial, que ha sabido en cada momento exhibir una madurez democrática al aceptar los resultados oficiales de los procesos electoral, concertador, practico lo cual puede redundar en el presente y futuro en mayores dividendos políticos para él y su PRD.

Y es que el Miguel Vargas, es ese empresario y político con una actitud de responsabilidad con el sistema político y sus instituciones, al respetar y buscar las alianzas necesarias para el país, la concertación oportuna, a pesar de las diferencias. Leal como el que más, a veces hasta hacerse daño.

Es el momento de que Miguel Vargas se dedique a la política del día a día, con la misma entrega, gerencia eficiencia, lealtad, éxitos que ha demostrado en las funciones públicas que ha desempeñados en el Estado y gobiernos dominicano, y que están ahí como referente obligado para los políticos del presente y futuro.

Es el momento de que Miguel Vargas relance su imagen de exitoso, ejemplar funcionario público y privado, este es el mejor tiempo para volver a buscar el espacio de representación pública de primer orden del PRD, pero bajo su marca e impronta.

Con su impronta de éxitos de buen administrador y gerente público y privado, ante el fracaso de este gobierno sustentado y llegado al poder en base a la estructura del PRD, porque no hay estructura del PRM son los dirigentes y la misma estructura del partido blanco, puede Miguel Vargas, crecer, hacer crecer al PRD, posicionarse en amplios sectores sociales como una alternativa diferente, seria, responsable y benéfica de gobierno.

Miguel Vargas ha demostrado en su vida pública ser un político de valentía y/o coraje para enfrentar a sus adversarios, demostrando brío y arrojo en momentos claves de definición política.

Miguel Vargas es un ingeniero de éxito, un calculista considerado dentro de los mejores del país, de hecho, el mejor político es aquel con vocación de arquitecto o ingeniero civil, que se dedica a construir capital político, entendido éste como construcción de imagen, buena reputación, credibilidad, confianza, liderazgo y, sobre todo, capacidad de influencia. Por ello es Miguel Vargas el mejor y mayor activo que tiene el PRD de hoy.

Y él sabe que la política debe ser entendida como un proceso de construcción, que implica esfuerzo, sacrificio, dedicación y, sobre todo, perseverancia para poder sobrevivir en este campo tan competido, incierto y dinámico.

Por Fernando Peña

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar