La prudencia del presidente Danilo Medina y el apoyo popular de su lado

Por Fernando Peña jueves 18 de julio, 2019

Los líderes políticos tienen la responsabilidad de saber escuchar y recibir los argumentos de las personas que tienen opiniones diferentes.

Más si a quien le toca tomar decisiones y enfrentar discrepancias es al estadista, al presidente de la nación.

En los momentos de crispación social y de tensión política, por las manifestaciones del presidente del partido de gobierno, Leonel Fernández, como consecuencia de la posibilidad de la reforma constitucional, que habilitaría al presidente Danilo medina para presentarse por un nuevo periodo presidencial, la población observa como el presidente de la República, Danilo Medina, proceda con humildad y prudencia.

Vemos que resalta en el presidente Danilo Medina el responder con el silencio, con la cualidad de la humildad para despojarse de orgullo y arrogancia y con la virtud de la prudencia para actuar con sensatez y cautela.

Sabe Danilo Medina que ante este panorama la mayor responsabilidad recae sobre él como presidente; es a él a quien los dominicanos eligieron para guiar al país, quien tiene la obligación de preservar la tranquilidad y la paz.

Danilo Medina como dirigente político responsable, pero aún más como líder político que ejerce el Poder, ha demostrado que saber escuchar y atender los argumentos de quien opina diferente, el como guía tiene la disposición a ceder y a conciliar, respetando el derecho de las minorías a protestar y reclamar en un ambiente de tranquilidad, de respeto y tolerancia.

El reclamo de las minorías, el reclamo y protesta del presidente del partido de gobierno y aspirante presidencial, Leonel Fernández, deberían tener ese mismo sentido de prudencia y de tolerancia, porque no es justo que, por un asunto personal, de aspiración particular, con todo su legítimo derecho de querer volver a ser presidente, después de haber ocupado tres veces esa posición, usted intranquilice un país, se convierta el más opositor al gobierno y al presidente de la república, que es uno de los lideres principales de su partido gobernante, que ponga en juego la estabilidad económica, y la paz social de la nación.

Es como si se quisiera llevar a una crisis a corto plazo al país. Crisis por demás que sería devastadora para la permanencia en el poder del PLD y que produciría unos efectos terribles para los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Y sabe e Leonel Fernández que no es cuento, es una inminente y peligrosa realidad.

Si Leonel Fernández persiste en esa actitud, si sigue la movilización callejera de sus adeptos, si no acoge el debate en las cámaras legislativas, en las instancias del partido de gobierno, obliga al Poder, al presidente Danilo Medina a asumir con responsabilidad el pedido de sus acólitos y gran parte de la población de reformar la constitución e ir nueva vez a ser candidato presidencial en el 2020.

El estado de animo de la población es ese.

No es el estado de desencanto hacia el gobierno y Danilo Medina, de frustración y pesimismo, que está intentando provocar Leonel Fernández con sus activistas frente al congreso nacional, no, el estado de ánimo colectivo es que Danilo Medina debe continuar dirigiendo los destinos nacionales más allá del 2020.

La gente quiere a Danilo Medina para que siga junto al pueblo con sus visitas sorpresas, cumpliendo sus promesas de bienestar social y económicos de los sectores bajo y medio de la sociedad, para que haya más estancias infantiles, más escuelas, mas estabilidad económica y social, mas producción nacional, mas turismo, para que siga reduciendo las tasas de desempleos y pobreza.

Los ciudadanos, los dirigentes gremiales, sociales y políticos confían en la prudencia del presidente Danilo Medina, el presentará sus puntos de vistas, sin violencia en las calles, sin agresividad, sin que afecte negativamente el debate político, dentro del marco constitucional y legal, auspiciando, en su debido tiempo, sin ofensas ni descalificaciones, la aprobación de la modificación constitucional.

Es lo que el pueblo y los diferentes sectores esperan. Fuera de la bulla mediática y vocinglería callejera.

Es la respuesta correcta a lo que propician y quieren ver al país cerca del abismo y a una debacle de consecuencias inconfesables.

El presidente Danilo Medina tiene la obligación de preservar la tranquilidad y la paz, él está cerca de buscar una solución urgente que pondrá punto final a esta bulla mediática y e intranquilidad frente al congreso.

Y que este apegado, que corresponda al criterio mayoritario de la población dominicana, que es de aprobación favorable al desempeño del gobierno y del presiente Danilo Medina.

Es una prueba de fuego para el presidente Danilo Medina; para su futuro y liderazgo y para las grandes mayorías nacionales.

Danilo Medina cuenta con el apoyo popular de su pueblo, cual que sea la decisión que tome, en una democracia el apoyo popular es indispensable para que un líder político pueda influenciar la realidad social con su propia visión y orientar con sus ideas el rumbo del Estado y de la sociedad en general, para que pueda realizar su propuesta y cumplir con sus promesas, objetivos primordiales de su quehacer y de su responsabilidad.

Las horas que vienen decidirán el rumbo…

 

Por Fernando Peña

Anuncios

Comenta