829-917-7231 | 809-866-3480

La marcha de los farsantes juntos y rebujurados

Por Humberto Salazar Miércoles 25 de Enero, 2017

Para nada dudamos de que mucha gente se presentó con su camiseta verde el pasado domingo en una esquina de la capital, llenos de la mayor buena fe y pidiendo sinceramente que se establezcan responsabilidades en los casos de corrupción administrativa que se han denunciado en el país en años recientes.

Solo que haciendo una lista de las figuras políticas y faranduleras que se presentaron para marchar, podríamos calificar esta ¨marcha contra la impunidad¨, como la ¨marcha de los farsantes¨, que es el adjetivo que se usa para aquellos que fingen lo que no sienten o se hacen pasar por lo que no son.

Para comprobarlo solamente vamos a mencionar a algunos de los nombres sonoros, y otros medio olvidados, que rumiaron su frustración frente a las continuas derrotas electorales que han venido sufriendo de parte del Partido de la Liberación Dominicana en los últimos años, poniéndose unos zapatos tenis y una camiseta verde al grito de ¨impunidad¨.

Porque podríamos preguntar si será ¨impunidad¨ el uso de un parque nacional como materia prima para beneficio personal, como ocurrió con el señor Luis Abinader y la explotación de la piedra caliza del Parque Francisco Alberto Caamaño, actividad que tuvo que ser suspendida en el 2015 por el Ministerio de Medio Ambiente, y nunca se llevó a los tribunales de justicia, ya que imagínense, a un ¨hijo de papi y mami¨ como ese hay que soportarle todo.

También nos gustaría saber como se explicaría la ¨impunidad¨ de que goza el aliado principal del Partido Revolucionario Moderno, Quique Antun, quien convocó a todo el mundo a vestirse de verde, mientras no puede explicar, como se le exigía ayer con letreros en la misma marcha, el reparto alegre de los fondos de pensiones del Banco Nacional de la Vivienda entre el y sus ¨enllaves¨, lo que fue confesado en una publicación de prensa y nunca ha sido llevado ante los tribunales, ¿será ese el ejemplo de una conducta pulcra y diáfana por parte de los políticos de este país?.

Nos encantaría que ahora que han pasado algunos años, la familia Castillo explicara al país en que quedó aquella querella donde acusaban al gobierno del PPH de sacar dinero en efectivo del Baninter, en sacos de yute, en la época en que Andrés Bautista era el presidente del senado, y por lo tanto de la asamblea nacional, cuando se aprobó la modificación constitucional que abrió el camino para el intento de reelección del señor Hipólito Mejía, quedó en el olvido o fue archivada para beneficio de algunos que también marchaban el día domingo.

Y esto no nos lo inventamos nosotros, está incluido en una querella que interpuso la defensa de Ramón Báez Figueroa, encabezada por el Dr. Marino Vinicio Castillo, en contra de Eligio Jaquez, jefe de campaña de Hipólito y miembro destacado del PRM, Pastora Méndez ex-Tesorera Nacional y Ana María Acevedo ex-Directora de Pro Comunidad y encargada de las encuestas del antiguo PRD, hoy PRM en el año 2003 como parte del cumulo de denuncias y acusaciones asociadas a la quiebra del Banco que ofrecía ¨todas las oportunidades¨.

En la querella de los que hoy se asocian vestidos de verde, se acusa a los mencionados y al propio Mejia, de chantajear al entonces presidente del Baninter y ¨hacer pasar como préstamo lo que en realidad era una contribución forzada para posibilitar la reforma constitucional que posibilitó la reelección¨.

De esto solo sabemos que los dominicanos tenemos que pagar de nuestros impuestos la deuda asumida por el Banco Central denominada deficit cuasi fiscal, nadie mas ha mencionado este tema que suponemos también constituye un monumento a la ¨impunidad¨.

Por ejemplo deberíamos incluir dentro de la llamada ¨impunidad¨, al uso alegre para compras de todo tipo de mercancías, de las tarjetas de crédito emitidas por el Baninter en favor de los señores Pedro Julio Goico Guerrero y otros familiares, según la querella sometida por Don Vincho, Juarez y Vinicio Castillo, publicada en el periódico Diario Libre en su edición del 1 de abril del año 2004 bajo la firma de Federico Méndez, tema este que nunca se dilucidó y quedó dentro de los anales de lo que quedó impune.

Y si quieren mas ejemplos, la querella dice que Ramón Baez Figueroa declaró que fue obligado a no presentar una demanda civil en contra de Pepe Goico, quien dijo que ¨el no iba a caer solo¨ desde su lugar de detención en la Secretaría de las Fuerzas Armadas.

Pero que también numerosos funcionarios de ese gobierno, entre ellos la misma Tesorera Nacional Pastora Méndez, le advirtieron lo que se fraguaba contra el banco, ni una sola de estas personas fueron investigadas y solamente a Ramoncito condenaron, a esto se le llama ¨impunidad¨ y complicidad en el ocultamiento de los problemas que llevaron a la quiebra fraudulenta de un banco que usó alegremente la clase política para lucrarse.

Tambien sería bueno saber donde están aquellos planos que encontraron en la casa de un ex-Subsecretario de Medio Ambiente llamado Andrés Escarramán, quien según la prensa de la época dirigió la construcción de la casa de campo de Hipolito Mejía en Jarabacoa, por la que hubo otro escándalo, ya que el costo de la vivienda no se correspondía con lo declarado en la declaración jurada del ex-presidente, este caso murió en el Depreco y quedó en total ¨impunidad¨, ya que nunca se interrogó a Mejía, y este se amparó en su máxima de que es un ex presidente y que por lo tanto está por encima del bien y del mal.

Es decir, estamos ante un grupo de farsantes, que simulan una moralidad que no tienen, que fueron parte de los gobiernos mas corruptos de nuestra historia, los del PRD, el primero de los cuáles terminó con Antonio Guzmán muerto en la barbería del Palacio Nacional, acusado por sus propios compañeros de partido de corrupción y señalado como lo contrario a las ¨manos limpias¨ que proclamaba su adversario interno, Salvador Jorge Blanco.

El segundo acabó con el mismo Jorge Blanco vestido de mujer, tratando de buscar asilo en la embajada de Venezuela, acusado de actos de corrupción por el mismo Dr, Marino Vinicio Castillo, con una denuncia querella que fue interpuesta en un tribunal, y lo llevó a en un avión ambulancia víctima de lo que sarcásticamente se le llamó un ¨espanto coronario¨ rumbo a Atlanta, para terminar condenado a 20 años de prisión por corrupción, y después ser indultado por el propio Mejia.

Y el tercero, presidido por Hipólito Mejia, sumó la mayor cantidad de escándalos de todo tipo entre el grupo de funcionarios que lo acompañó en el poder, desde trafico de personas, pasando por acusaciones de narcotráfico, muertes extrañas típicas del bajo mundo y múltiples abusos de poder, cuyo climax fue la quiebra de tres bancos, cuyo precio todavía estamos pagando los dominicanos 12 años después de la desgracia de haber padecido ese gobierno.

Y para que no se diga que solo hablamos de historia, solo hay que mirar la foto del que encabezó a los vestidos de verde para salir a vocear contra la ¨impunidad¨ en la ciudad de Nueva York, el ex-General Percival Matos, el mismo que hace pocos días defendía la actuación de su hijo, un asaltante de bancos a cara descubierta, a quien calificaba como un revolucionario o un Robin Hood caribeño, a pesar de que todavía están en el hospital algunos de los infelices a quienes agredió en su afán de conseguir dinero fácil y en la tumba un humilde guardián de una empresa de transporte.

Para colmo, la marcha tuvo una ruta marcada por las obras de los gobiernos que esa gente dice combatir, una muestra mas de que son ellos los que nunca han hecho nada por el país y lo único que hacen es criticar; salieron por la 27 de febrero, avenida que construyó el PRSC y fue ampliada por el PLD, disfrutaron de la sombra de los elevados construidos por los gobiernos del PLD, bajaron por la 30 de Marzo que construyó el dictador Trujillo y terminaron en el Parque Independencia que reconstruyó Balaguer.

Es que esos farsantes solo saben destruir, nunca han construido nada para beneficio de la República Dominicana y sus habitantes, a ellos si es que se les puede decir: ¨te conozco bacalao aunque vengas disfrazao¨ de verde en esta ocasión.