Gobierno-CMD-Waldo y el negocio del capaperro

Por Humberto Salazar miércoles 11 de octubre, 2017

En el día de hoy y mañana se paralizarán los servicios médicos en todo el país, haciendo caso a un llamado que hace el Colegio Médico Dominicano presidido por el pediatra Waldo Ariel Suero, quien puede darse el lujo de decir al final de su mandato de dos años, que puso de mojiganga a todas las autoridades de un sector que creemos merece mejor suerte.

Muchas fueron las veces que advertimos de la impertinencia de realizar un aumento indiscriminado a todos los médicos del país, en unas negociaciones que se hicieron al margen de lo que estipulan las leyes 42-01, 87-01 y 123-15, que son muy claras en cuanto a la forma y manera en que deben ser realizados estos aumentos.

Solo que las leyes de reforma son muy difíciles de aplicar, para autoridades y sindicalistas, que por ignorancia, se implican en el mantenimiento de un modelo de prestación de servicios que fue dejado atrás al cambiar el marco jurídico en que se desenvolvía, pero que sin embargo se niega a perecer en las manos de los que no entienden la conveniencia de apostar por el cambio.

Tan fácil que era echar mano a las leyes y los reglamentos para discutir el ingreso de los médicos que trabajan en el sector público en base a lo aprobado por el Congreso Nacional, que simplemente estipula un sueldo base y una serie de incentivos vinculados a productividad, distancia de lugar de trabajo en relación a los grandes centros urbanos, capacitación y calidad en sus labores demostrada con resultados.

Haciéndolo de este modo, por lo menos se alineaba con la reforma del sector que manda a cambiar el modelo de atención, desde la visión del hospital como centro de curación de enfermedades hacia lo que debe ser una eficiente red de unidades de primer nivel de atención con la adscripción de la población a cada una de ellas, de modo que se dieran los privilegios a los que se los ganen con su sacrificio y esfuerzo personal.

Se decidió en cambio sentarse a discutir lo mismo de siempre, un aumento general de salarios que no discrimina entre los que cumplen con sus labores y los que no cumplen, pero tampoco otorga los privilegios previstos en las leyes que son la normativa jurídica del sector, lo que ha provocado una distorsión de tal magnitud, que hoy en día la suma de sueldos que se produjo al asumir la red de centros de salud del IDSS, entrega sumas económicas que no se corresponden con la labor que realizan la mayoría de los médicos en los hospitales del estado.

Para dar una idea de lo que esta ocurriendo, solo hay que tomar las palabras de las autoridades del Servicio Nacional de Salud, donde hablan de que los médicos están ganando por encima de los 100 mil pesos mensuales, lo que significa que en el sector publico están recibiendo ingresos nunca antes imaginados y sin embargo cuando a Waldo y los demás miembros del CMD les da la gana, como es el caso del día de hoy, detienen el servicio en los hospitales públicos sin que haya ninguna consecuencia.

Da pena y vergüenza que el actual gobierno pueda ser puesto de mojiganga por un individuo como Waldo Suero, solo por la falta de criterio de las autoridades que sentaron a abdicar lo que son sus responsabilidades en cuanto al mantenimiento de los servicios de salud a la población mas pobre del país, y entregar en bandeja de plata todo el proceso de reforma que le fue entregado por escrito hace bastante tiempo.

Siempre hemos pensado que las huelgas medicas son el resultado de la falta de autoridad y el desorden que se ha mantenido inalterado en un sistema que necesita con urgencia cambiar el rumbo y construir entre todos los actores, tanto públicos como privados, una ruta critica que defina las metas a conseguir en el mediano y largo plazo, y conjure la crisis permanente en la que vive, por falta de criterio en el aspecto gerencial y entendimiento de todo lo que es el proceso de reforma.

Cualquiera que en el día de hoy se dirija a un hospital público, verá en el frente o debajo de un árbol en paralización, a un grupo de médicos con batas blancas, jóvenes y en proceso de formación, es que las huelgas medicas tienen como ¨caballos de batallas¨ a los médicos residentes, estos son los que dan la cara en el diario trajinar de los centros de salud, y también al ser personal móvil por estar en proceso de formación, son los que menos ganan en todo el sector.

Será muy difícil que un periodista haga una entrevista a un medico especialista graduado y que trabaje en un hospital, en el día de hoy estarán en los consultorios de las clínicas privadas, que de tantos pacientes que tienen por la expansión del sistema de seguridad social en todos sus regímenes, ya desde antes de las 7 de la mañana tienen llenas sus salas de espera y terminan en horario corrido, solo cambiando los médicos en los consultorios, hasta las 9 de la noche.

Pero es que nadie exige presencia de estos médicos en el sector público, donde a pesar de cobrar los sueldos sumados de salud publica y el IDSS mas los aumentos negociados por Waldo, no se cumplen ni siquiera con las cuatro horas a que se comprometieron, solo que cuando nadie pide cuentas para que vamos a rendir cuentas, es decir, hago huelgas con los que están estudiando y en formación, que todos sabemos son los que sostienen los servicios especializados, y cobramos mas los que menos vamos.

Existe una leyenda urbana que cuenta que Trujillo decidió acabar con los perros realengos que caminaban por la capital dominicana, para ello llamó a un amigo para darle a ganar un dinero y le propuso pagarle un peso por cada perro que capturara y le cortara los testículos.

Dicho y hecho, el hombre aceptó el ofrecimiento del ¨jefe¨ mas por compromiso y temor de disgustarlo, que por querer realizar la misión encomendada, ya que le tenía fobia y miedo a todo tipo de perro.

Para cumplir con la encomienda, contrató a un grupo de personas a quienes pagaba dos pesos por cada par de testículos entregado, es decir, invertía dos y cobraba uno lo que era un pésimo negocio pero cumplía con Trujillo.

De esa época viene la expresión realizar el ¨negocio del capa perros¨, que al ver la facilidad con que continuan las huelgas medicas, a pesar de la gran inversión económica que se está realizando después del aumento acordado con Waldo, parece ser el negocio que realizaron las autoridades del sector salud del actual gobierno.

Comenta