El origen de la crisis de Venezuela

Por Rafael Alfredo Marcano Guzmán miércoles 26 de abril, 2017

Desde hace algunos años diversos acontecimientos, internos y externos, se han ido sumando hasta generar el estado de crisis e inestabilidad por la cual atraviesa en la actualidad la República Bolivariana de Venezuela.

Un acontecimiento externo es el responsable de la crisis venezolana, siendo lo más preocupante, que lo incierto de su comportamiento no permite establecer con seguridad una salida optimista a corto y mediano plazo.

El deterioro de la economía venezolana ha sido la consecuencia más dolorosa y directa de la caída de los precios del petróleo a nivel mundial. Venezuela hoy está padeciendo los males de su “petroleodependencia”. En un país donde la exportación de crudo constituye la columna vertebral de su economía, es innegable, que los efectos negativos serán directamente proporcionales a la caída de los precios del petróleo sufrida. En otras palabras, a menor precio del petróleo menor será la capacidad de inversión del estado venezolano y viceversa.

Con la caída de los precios del petróleo llegó la caída del producto interno bruto (PIB), el aumento de la inflación, el aumento del precio del dólar paralelo (dólar negro), entre otros.

Basta con observar como a principios del año 2014 el barril de petróleo vendido por Petróleos de Venezuela (PDVSA) se vendía a 95 dólares y ya para finales del mismo año el barril costaba 54 dólares. Para el año 2015 los precios rondaron los 44 dólares. Para el año 2016 los precios rondaban los 35 y 36 dólares. En lo que va del 2017 los precios del barril de petróleo se encuentran en los 44 dólares.

Un país como Venezuela sufre en partida doble las consecuencias de esta reducción en el precio del barril de petróleo. En una primera etapa el daño es económico. Al elaborar su proyecto de presupuesto para el año 2015, este país hizo sus cálculos basado en un precio del barril de petróleo que rondaba los USD100 dólares. Para ser más conservadores, establecieron el precio final en los 60 dólares, precio que resulto ser elevado para los precios finales que presento el barril de petróleo para ese año. Para el año 2016 el presupuesto fue elaborado con un precio del barril de petróleo de 40 dólares, cuando en ese año el precio se mantuvo por los 35 dólares. Como consecuencia de esta diferencia de precios existentes entre el presupuestado y el real, las arcas venezolanas dejaron de percibir millones y millones de dólares necesarios para su desarrollo.

En la segunda etapa y como consecuencia de la primera, el daño es social. Al no poder percibir los recursos económicos planificados, las metas propuestas y ofertadas a sus ciudadanos no han podido cumplirse en su totalidad. El gobierno, por su lado, está realizando grandes esfuerzos para mantener los programas sociales o misiones, no obstante este esfuerzo esté produciendo un aumento del gasto público.

Como era de esperarse, la crisis del petróleo trajo consigo la crisis económica, quien a su vez trajo la crisis política que afecta hoy en día al hermano pueblo suramericano.

Desde la llegada al poder del chavismo, ocurrida el 2 de febrero de 1999, la oposición venezolana había sido incapaz de debilitar la amplia aceptación y respaldo que generaba el oficialismo en el corazón del pueblo venezolano. Gracias a la crisis económica, todo eso cambió en las elecciones parlamentarias celebradas el 6 de diciembre del año 2015, donde la oposición ganó 112 diputados de 167 posibles, cambiando significativamente el escenario político venezolano.

Las diferencias existentes entre gobierno y oposición son una realidad y no necesitan ser ampliadas por un servidor. De continuar las mismas, Venezuela se estaría encaminando al capítulo más oscuro de su historia.

Hoy Venezuela no necesita culpables. Hoy Venezuela no necesita recetas exportadas para la cura de su mal. Lo que Venezuela necesita son venezolanos que la amen y que piensen primero en su país que en ventajas políticas y económicas cobrables a corto y mediano plazo. Hoy Venezuela necesita del dialogo sincero entre todos los venezolanos. Hoy Venezuela necesita la unidad de todos sus hijos e hijas.

Cuando el dialogo y la unidad ocurran, Venezuela estará dando el primer para salir de esta crisis que la afecta. El dialogo y la unidad es posible y el mundo está seguro que muy pronto será una realidad.

 

Apple Store Google Play
Continuar