Conductor OMSA: “Para que aprenda a caminar a pie”

Por Doraluz Mercedes Martes 25 de Abril, 2017

“Economía, seguridad y calidad”, es la misión con que se identifica la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), pero esta denominación podría ser aplicada en lo económico y quizás en lo seguro, porque con relación a la “calidad” del servicio el accionar de algunos de sus conductores dista con este cometido.

Quién suscribe ha sido una usuaria asidua del corredor Kennedy de la OMSA, desde el inicio de sus operaciones en el país y son muchas las injusticias que he presenciado de parte de algunos de los conductores hacia los usuarios de este vital e importante servicio del transporte público, a excepción de choferes que gozan de mucha gentileza y relaciones humanas.

Recientemente sentí en carne propia lo que supongo muchos han sentido; pues el chofer del autobús con la ficha 15-023 (turno 1), me hizo pasar por un mal momento después de abordar dicho vehículo rumbo a mi lugar de trabajo en compañía de mi hija de 17 años, quién se dirigía hacia la Universidad Nacional Evangélica (UNEV).

Y es que al ser solicitada por mi hija la parada ubicada en la avenida John F. Kennedy frente al Banco del Progreso (oeste-este) antes de tomar el Expreso V Centenario y de manera oportuna, el timonel de esta unidad de autobús hizo caso omiso y aceleró el vehículo de forma temeraria ignorando la petición, alegando que “esa parada está clausurada”.

Al reclamarle que anteriormente habíamos hecho uso de esa estación dijo en tono arrogante: “la abriste tú”. Más tarde susurró: “para que aprenda a caminar a pie”.

Esto conllevó a que la adolescente se pusiera muy nerviosa e irrumpiera en llanto por la impotencia, dando lugar esta situación a que interrumpiera el trayecto hacia mi trabajo (llegando tarde al mismo) y me desmontara también para darle apoyo y retroceder junto a la chica, por ser amplio y peligroso el recorrido.

 

Cabe destacar que esta parada está situada en un lugar estratégico donde se benefician los estudiantes del Liceo Unión Panamericana, la Hermandad de Pensionados, La Universidad Nacional Evangélica (UNEV), Asociación Dominicana de Rehabilitación (ADR), entre otros.

 

En ese sentido, El Nuevo Diario conversó vía telefónica con el ingeniero Rubén Guerrero, gerente de operaciones de la entidad quien confirmó que esa parada está habilitada y que fue irresponsabilidad del chofer no dejar a la pasajera, al tiempo que se mostró muy diligente en saber de qué chofer se trataba, al cual se le haría la observaciones de lugar.

 

He contemplado incidentes similares, donde uno de los mas indignantes cuando ocurría era el caso de un “no vidente” que solicitaba la parada especial de la Fundación Nacional de Ciegos del Expreso V Centenario, y mirar cómo sin ningún tipo de empatía ciertos conductores la han saltado dejándolos en la estación que está más adelante ante la insistencia de los demás pasajeros, cuando el deber es dejarlos frente al organismo.

 

De igual modo, ver personas corriendo afanosamente para llegar oportunamente a la puerta del autobús y al lograr su objetivo, ciertos choferes ponen en marcha el vehículo sin importarles dejar al ciudadano o ciudadana..

 

Asimismo, observar paradas con personas solicitando el servicio y muchos conductores se hacen indiferentes habiendo disponibilidad de espacio dentro de la guagua y siguen en marcha sin ningún signo de remordimiento. Esto solo para hacer mención de algunos casos.

 

Quise poner de manifiesto mi mala experiencia y a la vez ser la voz de aquellas personas que han pasado por los atropellos antes mencionados, con el objetivo de que esta problemática pueda ser erradicada por las altas instancias de ese organismo del transporte público, y así puedan brindar un servicio de calidad, el cual nos corresponde a todos.