¿Cómo siendo tan buena y generosa me pasan tantas cosas negativas?

Por Ivonne Guzmán

Pregunta del ciberlector: Mis padres me han criado para hacer el bien, “no importa cómo te traten los demás, eso no debe definirte” crecí escuchando esa expresión, y a medida que va pasando el tiempo, me doy cuenta que es una verdadera trampa, porque si tratamos bien a los demás no es justo que nos maltraten. A veces, me pregunto ¿Cómo siendo tan buena y generosa, me pasan tantas cosas negativas?

Respuesta cirberterapeuta: comprendo lo frustrante que puede ser, el crecer con un ideal, y descubrir que la realidad lleva una carta distinta; muchos padres quieren que sus hijos se preparen para enfrentar los retos de la vida, en la mayoría de veces usan métodos creados por ellos, y sin una intención de dañar a sus hijos, hacen una especie de laboratorio. Los padres van haciendo una agenda de crianza, partiendo de lo que recibieron de sus antepasados y sus experiencias. Viendo tu inquietud,  entiendo es un verdadero desafío dar respuestas a tus interrogantes. Me gustaría que por un lado, se pueda hacer el ejercicio de identificar la valoración de ser tan buena y generosa, y por otro lado, el hecho de que te pasen tantas cosas negativas.

Respondiendo a la primera, puedes seguir siendo buena y generosa y aprender a trabajar los límites que defines hacia los demás, es pensar ¿Qué tanto permites que se acerquen las personas que atribuyes te maltratan? ¿Has pensado en el mensaje que transmites a los demás, que sienten el derecho de maltratarte? Las personas son variantes, y la vulnerabilidad por la que se esté pasando en un momento determinado puede herir los sentimientos con mayor facilidad. Un buen ejercicio seria, trabajar la asertividad para identificar las respuestas que sean oportunas según la ocasión. El valor de decir sí o no sin remordimiento ante las situaciones amenazantes puede ayudarte.

Para tu segunda interrogante, sobre las cosas negativas, hay que tener cuidado con las ideas demandantes  que filtren solo lo negativo, porque esta actitud puede hacerte perder de vista acciones claras para tu crecimiento. Las experiencias pasadas, que han sido amenazantes, parecería que te paralizan la posibilidad de autogestionarte y de procurar  ganar confianza. Los errores de pensamientos no te ayudan mucho, porque solo te detienes a ver los obstáculos, y es necesario aprender a ver las oportunidades en cada situación. Si has tenido sufrimiento por alguna realidad,  es sustancial entender que es normal y natural, y hasta cierto punto, es necesario, ahora bien, el sufrimiento no es una filosofía de vida. Así que te invito a que te acerques a un profesional, para que te ayude a entender las realidades. Puedes contactar al centro de lunes a sábado.

 

Por Ivonne Guzmán, MA

Psicóloga clínica

Terapeuta familiar y de pareja

Centro Profesional Psicólogos Unidos

809- 695- 4922 of.

849-704-1252 Whatsapp

Ig.bienfamiliar@gmail.com

 

Comenta