Caminos torcidos

Por Rafael Feliz viernes 24 de febrero, 2017

Proverbios 14;12 Hay camino que al hombre le parecen derecho; Pero su fin es camino de muerte.

Desde la creación de Adán y Eva, Dios le dio mandamientos para que no pecara, le dijo que no comiera del árbol al cual Dios le señaló, Satanás encarnado en la serpiente le dijo a Eva que si comía del fruto prohibido Serían igual a “Dios” la mujer cuando escucha estas palabras tentadoras cede a comer del fruto prohibido, y es ahí donde el hombre cae de la gracia de Dios y comienza su propio camino de dolor.

En el desarrollo de la vida de los primeros padres, Eva dio a luz a dos hijos llamados; Abel y Caín uno era pastor de ovejas y el otro era diestro en la agricultura.

En aquellos tiempos se ofrecía sacrificio a Jehová mediantes animales y otras ofrendas, Abel llevó a Dios lo mejor de su trabajo y Caín por igual. Dice las escrituras que Dios vió con agrado la ofrenda de Abel, y no le agradó la ofrenda de Caín.

Aquí es donde entra la envidia en el corazon de Caín, y decide asesinar a su hermano Abel, es decir Caín eligió el camino de la violencia.

Citamos otro caso que las sagradas escritura hace mención; el hecho de dos hermanos gemelos Jacob y Esaú, Jacob era el menor y Esaú el mayor ambos hijos de Jacob, uno se dedicaba a la caza de animales y el otro era un hombre se dedicaba a los quehaceres del hogar. Jacob usurpó la primogenitura de su hermano Esaú, y luego salió huyendo de la presencia de su hermano porque este le queria matar, Jacob eligió el camino del engaño.

Pero también existe otro hecho; el caso de Judas iscariote, unos de los doces apóstoles que acompañaron a Jesús, además hombre de confianza, era el tesorero del ministerio de Jesús, además veía y era testigo ocular de los milagros que hacía Jesus. Pero era un hombre avaro, codicioso y ambicioso de todo lo malo.

Satanàs entró al corazón de Judas al ver estas debilidades, y decide ir donde los Fariseos enemigos del maestro de Jesús de Nazaret. A decirle que El estaba a la disposición de colaborar con ellos para entregarle a Jesús, solo por treinta piezas de platas, así Judas eligió su propio camino, el de la traición, la avaricia y luego su conciencia no soporto Tanto, porque dijo; he entregado sangre inocente, y así determinó el camino del suicidio.

Estimados amigos lectores, he mencionado hechos y sucesos que han acontecido al principio de la humanidad, y que hoy en día son los mismos pecados que se repiten en nuestra sociedades, El pecado del engaño, el pecado del adulterio, el pecado de la mentira y muchos otros que están en la lista negra del alma del ser humano.

El hombre siempre ha elegido su propio camino, pero todavía hay tiempo para que el ser humano pueda enderezar sus veredas.

 

 

Comenta