Solución del tránsito. Algunas propuestas

Por Jose Espinosa Feliz

La planificación es la única vía para la organización de procesos y tomas de decisiones teniendo en cuenta todos los factores positivos, negativos y riesgos que inciden en lograr los objetivos deseados de un proyecto, o de un conjunto de proyectos que interactúan entre sí.

Los ingenieros y arquitectos estamos preparados para concebir una idea, diseñar, planificar y construir, pero, cuando se refieren a proyectos del gobierno, se produce un choque entre el interés político, social, económico y técnico.

La parte técnica, aunque puede forzar a las mejores soluciones, muchas veces prevalecen las anteriores citadas, y se acoge a los alcances de esas decisiones. Entonces, bajo esta premisa, la planificación para lograr los mejores resultados durante su vida útil, es posible que no sea la mejor.

Sugiero al Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), a la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) y al Instituto Nacional del Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT) sopesar las intervenciones que se hagan en el casco urbano.  En especial en la plaza de la Bandera, en Pintura, y como solución transversal la construcción del Metro de Santo Domingo.

La construcción de las infraestructuras en las ciudades es algo complicado, porque si no se planifica bien, lo que se hace hoy puede entorpecer futuras ejecuciones.

Como el gobierno está interesado en las soluciones o amortiguamiento de los males de tránsito, que como hemos dicho, tiene múltiples cabezas que se deben atacar a la vez, en tal sentido, proponemos:

1- que se incluya la línea No. 7 del Metro, que iría desde el Km 13 de la Autopista Duarte siguiendo por la Av. Prolongación 27 de febrero hasta la plaza de la Bandera, interconectando con la línea No.3. En ese sentido, cuando se realice la extensión de la Línea No. 2 que va a los Alcarrizos, se debe dejar en este punto la interconexión a la misma, al igual que en la Plaza de la Bandera.

Es mejor optar por esta propuesta, que la línea No. 4 que conecta las líneas No. 3 (27 de febrero) con La No. 2 (Kennedy), que puede ser manejada con un corredor de Autobuses.

Lo lógico es, que no se deje afuera a un municipio como Santo Domingo Oeste que tiene una población que sobrepasa el medio millón de habitantes. La prolongación av. 27 de febrero es la que capta la mayoría del flujo vehicular de esta zona, además, sirve de interconexión entre la Autopista Duarte y la 6 de noviembre.

2-Analizar la solución en conjunto de La Plaza de la Bandera tomando en cuenta las conexiones futuras del Metro, tomando en cuenta la posible inclusión de la línea la línea No. 7 que conectaría en ese punto de la ciudad.

3-Que se construyan parqueos en cada punto en la entrada de la ciudad donde llegue el Metro de Santo Domingo, como es el caso de los Alcarrizos. Y si se decide la inclusión de la línea No. 7, también se haga lo mismo en los alrededores de pintura, en dirección a la autopista 6 de noviembre. El objetivo es aminorar la entrada a la ciudad de un gran flujo vehicular, que según los reportes del peaje salen un promedio de 16 mil diarios. Lo que indica que en ese ir y venir el flujo se multiplica.

Con esta disposición y con la facilidad del Metro, una cantidad apreciable de conductores dejarían su vehículo y se montarían en este eficiente transporte público.

Los estudios del volumen diario del tráfico y la demanda de pasajeros en hora pico en los puntos más importantes del Gran Santo Domingo debe ser de prioridad para INTRANT. Estuve investigando, y mi sorpresa fue no encontrar datos de dichos estudios de la prolongación 27 de febrero, entre las avenidas Luperón y el Km. 13 de la Autopista Duarte.

Por José Espinosa Féliz

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar