¿Es Dios de carne y hueso porque nos hizo a su imagen y semejanza?

Por Miguel de J. Ramírez P.

Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19, esta nueva oportunidad expondremos el tema: ¿Es Dios de carne y hueso porque nos hizo a su imagen y semejanza?, esperando les sea de enseñanza, información y edificación.

Bien, comenzamos diciendo que Dios es Espíritu y no material, es un ser invisible a la vista humana, por ahora, aunque si se puede sentir como el aire que respiramos, no lo vemos, pero si lo sentimos y lo aspiramos, según la cita bíblica siguiente: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”, Juan 4:24.

En este mismo sentido, Dios es omnipresente que quiere decir que está en todo lugar del universo, no lo vemos, pero él sostiene y mantiene toda la creación. De hecho Dios no se ha detenido de crear, en virtud de que donde nadie ha sembrado nada él hace germinar toda clase de árboles y hierbas y al mismo tiempo multiplica los seres vivos, acuáticos, aéreos, terrestres, etc., etc. Eclesiastés 11:5 “Como tú no sabes cuál es el camino del viento, o cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta, así ignoras la obra de Dios, el cual hace todas las cosas”. Y Salmos 139…

Mis queridos hermanos y amigos, la Biblia dice que Dios creó al hombre (seres humanos, mujer y hombre) a su imagen y semejanza, según Génesis 2:26 al 28. Ahora, esto no se refiere físicamente hablando, sino espiritualmente, porque aunque tenemos cuerpo terrenal, carne y hueso, ya vimos que Dios es Espíritu. Entonces, a que se refiere con que nos hizo a su imagen y semejanza, al área espiritual e inmortal que se conoce en las Sagradas Escrituras como el soplo de Dios (el alma), según la cita que transcribimos: “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”, Genesis 2:7.

Hermanos y amigos, tenemos memoria, tenemos inteligencia, tenemos razón y capacidad de pensar, de amar, de aborrecer, de decidir, apreciar, valorar, rechazar, calcular gracias al soplo divino, que es la verdadera persona dentro del cuerpo físico hecho de carne y hueso (una transformación de la tierra lo que comemos día a día), también creado por Dios para nuestro sustento. Génesis capítulo 1.

Mis queridos hermanos y amigos, en la Biblia el corazón no se refiere al órgano que bombea la sangre en todo el cuerpo, sino al lugar donde está contenido el soplo de Dios, el lugar donde están los sentimientos definiendo el corazón como el alma, según la cita bíblica siguiente pronunciada por el Señor Jesucristo: “Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”, Mateo 6:21, el tesoro es lo que valoramos o que más apreciamos y ponemos nuestro amor o sentimiento, sea Dios, sea en el dinero, sea mujer, sea familia, sea lo que sea.

Por otro lado, la Biblia plantea que somos seres tripartito conformados por espíritu, alma y cuerpo, según 1ra. Tesalonicenses 5:23, que dice: “ Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. 1.- Espíritu humano: parte inteligente invisible y lugar de los pensamientos, definición bíblica; Efesios 4:23 al 32.

2.- Alma: Lugar de los sentimientos o soplo de Dios donde se encuentran las emociones. La que ama, la que aborrece… Mateo 15:17 al 19.

3.- Cuerpo: parte terrenal visible que nos comunica con la naturaleza que nos rodea. 1ra. 3:16 y 17.

Concluyendo, estamos hecho a imagen y semejanza de Dios, pero espiritualmente hablando, no físicamente ya que Dios no es de carne y hueso, sino Espíritu, Dios nos dotó de un cuerpo terrenal, aunque él es espiritual al igual que los ángeles, también creados por Dios y si Dios fuera de carne y hueso no hubiera podido hacer un universo tan grande, tan variado, tan bien organizado, y con tanta belleza, ¿qué me dice usted? Yo creo lo que dice la Biblia…

Que el Señor les bendiga y nos ayude a todos…

Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos le recomiendo tres pasos: 1.- Visitar una iglesia bíblica, evangélica o pentecostal; 2.- Ponga su emisora cristiana, 1,200 a.m., 1330 a.m., 1440 a.m.; 3. Lea 1 o 2 capítulos diarios de la Biblia; 4.- Ore a Dios el Padre en el nombre de Jesús todos los días con sus propias palabras y su forma sincera de comunicarse… Perseveramos en Cristo asistiendo a la Asamblea de Dios central, Av. Duarte Esq. Eusebio Manzueta. Cultos los domingos de 9:00 a.m., a 10:30 y de 11:00 a.m., a 12:30 p.m. y los miércoles de 7:00 p.m., a 8:30 p.m. Entrada gratis…

Por Miguel de J. Ramírez P.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar