Diálogo o confrontación

Por Melanio Paredes lunes 10 de abril, 2017

El 1ro. de abril del 2014, y mediante el decidido auspicio del Presidente Danilo Medina, todos los sectores y personalidades interesadas en la buena marcha de la educación dominicana arribamos a unos consensos básicos que permitieron rubricar el Pacto Nacional por la reforma educativa en la República Dominicana.

La firma del pacto nos hizo compromisarios de la búsqueda en común de una oferta educativa de calidad con un horizonte de 16 años, al menos cuatro administraciones de gobierno que aseguren políticas de Estado, mediante el diseño e implementación de políticas públicas que propendan a ese gran propósito.

En su contenido el pacto dispone de los mecanismos de seguimiento y monitoreo que permitan establecer las alertas y el redireccionamiento pertinentes, si asomaran diferencias u obstáculos que impidieran avanzar en las metas educativas por una educación de calidad.

En las últimas semanas la sociedad dominicana ha sido testigo de acciones y comportamientos de actores fundamentales suscribientes del Pacto Educativo, que transgreden, no solo su filosofía, sino acuerdos básicos que lo sustentan y le dan legitimidad, entre otros los siguientes:

…..”La plena vigencia del Estado de Derecho supone que cada uno de nosotros reconoce los derechos y obligaciones derivados del marco normativo existente en la República Dominicana. En tal sentido el Estado y sus instituciones de gobierno son la autoridad legítima para cumplir y hacer cumplir la ley en todos sus términos, incluyendo un régimen de consecuencias para la inobservancia de la misma conforme el debido proceso. En el ámbito educativo esto implica aceptar la aplicación de sanciones ante eventuales incumplimientos de las normas vigentes” (numeral 1.3 Bases del Pacto Nacional para la Reforma Educativa).

En otro apartado del Pacto, igualmente se invoca, citamos, a “Poner en funcionamiento el Tribunal de la Carrera Docente como instancia para dirimir las violaciones a las disposiciones establecidas en la normativa y determinar las consecuencias de dichas violaciones. Para tales se debe revisar y actualizar la normativa al respecto (numeral 5.2.6 sobre la dignificación y desarrollo de la carrera docente).

El propio Pacto establece la manera correcta de abordar lo referente a las demandas específicas del magisterio, siempre al amparo del dialogo y no de la confrontación cuando señala (citamos el punto 5.3, respecto a las condiciones de vida y de trabajo de los y las docentes, el numeral 5.3.3 establece “Dar fiel cumplimiento a los satisfactores de necesidades básicas, institucionales, laborales y sociales, conforme a lo establecido en la normativa vigente, a fin de alcanzar la plena dignificación de la carrera docente como garantía del derecho fundamental de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes a recibir una educación de calidad. En tal sentido el Ministerio de Educación, previa evaluación y levantamiento de los diagnósticos correspondientes propiciara… Literal a) “una remuneración digna como resultado de la revisión gradual y la aplicación combinada del salario base y los incentivos de ley….”.

Finalmente se consigna en el Pacto Educativo lo siguiente (citamos)… “Crear un espacio permanente de dialogo y seguimiento entre el Ministerio de Educación y el sector docente organizado que permita, en el marco y el espíritu del Pacto Educativo, la exaltación del valor de la carrera docente y el compromiso reciproco del cumplimiento de estos acuerdos.

Dado que el reciente escenario de confrontación, entre los actores fundamentales del sistema no conduce a ningún lugar pues no habría ganadores y sí transgresión al derecho de niños y niñas a la educación, la ADP y el MINERD tienen que abandonar las posiciones de fuerza y avenirse a discutir en la mesa de trabajo sus diferencias y si no fuera posible el entendimiento, entonces la plenaria del Pacto Educativo que sesiona semestralmente y corresponde hacerlo en el presente mes de abril, debe constituirse en el espacio donde se imponga el diálogo de soluciones, pues en la confrontación perdemos todos y lo peor se cierra la puerta al futuro, a la generación de cerca de tres millones de niños y adolescentes que tiene en la educación su mejor apuesta.

 

Apple Store Google Play
Continuar