“Cuando EEUU apoya un bando, el contrario puede tomar represalias”

Por Miguel de J. Ramírez P.

Hermanos y amigos, el ataque aéreo y bélico que sufrió los Estados Unidos que provocó la destrucción de las torres gemelas y las muertes de miles de personas en esta área y los aviones que fueron usados para ellos, fue el resultado del respaldo a los israelistas en su guerra contra los palestinos, al igual como lo están apoyando esta nueva vez.

Ahora bien, para nadie es un secreto que el grupo terrorista que se atribuyó el ataque perpetrado contra los Estados Unidos en el llamado 911 del 11 de septiembre del 2001,  manifestó su rechazo al respaldo que dio esta nación a los israelistas en perjuicio de los palestinos y otras naciones circunvecinas de la región de oriente. ¿Si o no?

En este mismo sentido, para aquellos días del hecho fúnebre del 911, las noticias internacionales presentaron la alegría que tuvieron los palestinos celebrando en sus calles con algarabía, cuando sus enemigos bélicos sufrieron este dolor por haber respaldo a la nación de Israel…

Por otro lado, la nación de Israel quien estuvo borrada de su territorio desde el primer siglo de la era cristiana cuando el imperio romano los destruyó como nación y los quitó de su territorio como profecía por haber rechazado y dado la espalda al Hijo de Dios (el Mesías, el Cristo=Enviado), pues estuvieron errante hasta la segunda guerra mundial, luego de haber apoyado a Norteamérica y ganar esta guerra, entonces fueron establecidos nuevamente en su territorio, conquistándolo bélicamente en perjuicio de los moradores que se establecieron esta parte que geográficamente fue de ellos en la antigüedad por orden divina. Cita bíblica: Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.  Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada”, Mateo 24:1 y 2.

Hermanos y amigos, el pueblo de Israel, es de donde viene la salvación en Jesucristo, aunque éstos se hayan negado a creer en el plan de salvación y en el Hijo de Dios, quien es su Rey, (lo quieran o no, lo crean o no) aunque no lo quieran y lo rechacen, pero aún así las profecías finales están determinadas que la capital de su reino Jesusalén es donde Cristo establecerá su reino y donde pisará en su retorno a gobernar el planeta y eliminar el libre albedrío. Citas bíblicas íntegras:

Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos”, Juan 4:21 y 22.

“No jurarás ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey”, Mateo 5:35.

“He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén”, Apocalipsis 1:7.

“Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur”, Zacarías 14:4.

Por otra parte, el asunto es que los israelistas están hoy en este territorio dando carpeta al mundo con sus guerras constantes con los palestinos y otras de las naciones aledañas, es porque Cristo un día descenderá a la nación que le dio la nacionalidad y de donde es el Rey directo, establecido por el Padre Celestial, y usará esta parte geográfica de globo terrestre, como capital de su reino para el mundo entero, lo creamos o no. Lo que está escrito, está escrito. Cita bíblica: “ y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;  los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”, 2da. Tesalonicenses 1:7 al 9.

Mis queridos hermanos y amigos, las potencias pasan y surgen otras y las guerras entre naciones son las que dan paso a este hecho de destrucción y de resurgimiento de otros reinos hegemónicos, y las profecías bíblicas apuntan al antiguo imperio romano lo que es hoy Europa y los reyes del oriente, digamos los chinos y más… Apocalipsis cap. 17; Daniel cap. 7.

Concluyendo, las guerras como siempre lo que dejan es pérdidas humanas, de recursos, hambre, dolor, sufrimiento, odio, etc., etc., pero así son los intereses de las naciones en pro de lograr sus objetivos positivos o negativos. Ahora, todo tiene consecuencias, buenas o malas, el golpe avisa, porque no siempre se gana, también se pierde y quien apoya un lado del bando, entonces debe prepararse y equiparse por si viene un ataque, y no estar desprevenidos…

Así que, el 911 le trajo mucho dolor a la nación de Estados Unidos por apoyar a su aliado Israel quien viene unido a ellos desde la segunda guerra mundial, ¿qué les atraerá esta vez ese apoyo? De todas maneras a Israel no hay quien lo quite de ahí, porque ahí aterrizará el Señor con los ángeles de su poder, a organizar este mundo en su retorno, no porque estén en obediencia a Dios, porque ellos no han creído en el Nuevo Testamento, sino porque como quiera Cristo es el Rey de Israel. Mateo 2:1 al 5. 2da. Tesalonicenses 1:7 al 9.

Que el Señor les bendiga y nos ayude a todos…

Por Miguel de J. Ramírez P.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar