Acuerdo de Unidad Nacional para la Gobernabilidad ante el COVID-19

Por Angelito Manzueta de la Cruz jueves 9 de abril, 2020

El mundo en que vivimos, presenta un inusitado desarrollo de forma sostenida, principalmente desde poco antes de iniciada la 1ra. Guerra Mundial. Se ha producido un extraordinario auge en la creatividad y la producción de nuevos inventos; así como en el perfeccionamiento de otros. El mundo ha visto el avance de los medios de comunicación: la Radio, la Televisión, el uso de Computadoras, el Internet. En otros campos vemos el desarrollo de la Aeronáutica con sus Cohetes Espaciales, las Armas con sus Ojivas Nucleares, entre otros adelantos.

En las últimas décadas la Ciencia ha experimentado un gran progreso en la Medicina, sobre todo con el descubrimiento de Vacunas y el perfeccionamiento de otras; esto ha ayudado a poder combatir el avance de enfermedades tradicionales y otras nuevas, que han amenazado con convertirse en Pandemias, en distintos puntos geográficos del Globo Terrestre.

En los últimos 100 años, la población humana se ha multiplicado de una forma extraordinaria, el crecimiento de la población ha sido el resultado o consecuencia de los niveles de desarrollo, que ha alcanzado la humanidad; pues muchos de los inventos a los que me refería en el párrafo anterior, han contribuido con el mejoramiento del nivel de vida de la población.

El desarrollo de la medicina ha facilitado que baje la tasa de mortalidad y que se extienda el promedio de edad de vida de los seres humanos. Otro ejemplo que puedo señalar, que ha ayudado a la mejoría humana, es también el progreso en la Biogenética; esto ha provocado  un aumento en la producción agrícola y pecuaria.

Nos adentramos dos décadas en el siglo XXI, rodeado de modernidad, de nuevos lujos y uso de tecnologías que parecen sacados de la Ciencia Ficción. Este era el día a día en el cual finalizaba el 2019, y fue ahí donde surgió el Coronavirus, en la ciudad de Wuhan en China. La Pandemia ha encontrado una humanidad, que no estaba preparada Psicológicamente para creer; que con los niveles de avances que ha obtenido el mundo, pudiera una enfermedad pudiera ponerlo de rodilla como lo tiene.

Quien tiene el honor de escribir este Artículo, sí estaba consciente de que esta Peste podía atacarnos inmisericordemente; ya que conozco los postulados de filósofos sobre la historia Cíclica en nuestro planeta. Lo que antes ha sucedido, siempre puede volver a suceder. Quienes les dimos seguimiento al COVID-19 desde su inicio en la ciudad de Wuhan, nos dimos cuenta de su letalidad y de su rápida difusión.

Fui  profesor de historia de las civilizaciones en diversos Centros Educativos del Gran Santo Domingo, muchos de mis alumnos, que hoy son cientos de profesionales saben, que siempre le hice énfasis; a unos de los acontecimientos más trágico que ha padecido la humanidad. Este hecho nefasto fue La Peste Negra, ocurrido en el 1346 en Europa, durante el período histórico conocido como Medioevo o  Feudalismo.

Durante el desarrollo de la Peste Negra o Bubónica, la población de Europa se redujo considerablemente; de cada 100 personas se estableció que  murieron posiblemente 74. Fue tal la desgracia, que los cronistas que sobrevivieron contaron: “Que los cerdos y los perros, fueron los que en última instancia, se encargaban de los cadáveres, pues las pocas instituciones y las gentes ya no daban abasto”.

La Peste contribuyo, para que en Europa durante el feudalismo se produjera un retroceso científico y cultural. “Los mil años perdidos de la Humanidad”, siglos IV al XV. Es importante señalar que la Peste Bubónica, se mantuvo golpeando la salud de la población europea por varios siglos subsiguientes, pues de vez en cuando resurgía.

Como conocedor de la historia, conozco también de los traumas ocasionados a la población por la Gripe Española o Influenza sucedida en 1918. Esta diezmó otra vez la población europea, matando unos 50 millones de personas y en EEUU más de medio millón. Es bueno recordar que el planeta recién salía de uno de los peores acontecimientos de los que se han protagonizado en el mismo, La 1ra Guerra Mundial.

La rápida propagación hoy día de la Pandemia del COVID-19, se debe hay auge del intercambio comercial y cultural, que ha convertido al mundo en una “Aldea Mundial”.  Es posible que los niveles de mortalidad, no se acerquen a los producidos por la Peste Negra o por la Influenza de 1918; esto debido al rápido manejo del aislamiento realizado por el Gobierno Chino, el uso de mascarilla y guantes, además el uso de medicinas alternativa. Es bueno recordar, que esta enfermedad, es nueva, por lo tanto no tiene vacuna, ni medicina aprobada. Los demás países han aprendido manejando, unos mejor que otros la crisis.

Se puede considerar que hasta el momento, el gobierno de nuestro país con el Ministerio de Salud Pública a la cabeza, ha desarrollado un magnifico papel en el combate de este flagelo; hasta ahora analizo, que han tenido un mejor manejo que países más desarrollado como: EEUU, España, Italia e Inglaterra. Es por esta razón, que estoy de acuerdo con que todos los sectores debemos seguir cooperando, no importa la simpatía política o religiosa, en procura de detener la enfermedad que nos abate. Es bueno recordar que las cosas: “No es como inician sino como terminan”.

Exponía anteriormente que quizás esta Pandemia, mate mucho menos personas, que las históricamente mencionadas, pero dejarás una economía mundial arruinada; además nuestro país no tiene experiencia en el manejo de este tipo de situaciones y nuestra economía ya presenta signos de desarticulación. Los dominicanos sociológicamente, nos caracterizamos por ser: “Apasionados y muchas veces desesperados”. Es por esto que temo, que si todos los sectores importantes de la nación, no nos ponemos todos de acuerdo, en cualquier momento se pudiera interrumpir el proceso que puede llevarnos a vencer el COVID- 19.

Considero también que los Partidos políticos en general, con sus candidatos presidenciales, han estado cooperando para la solución de la crisis; no ha importado que sea el del gobierno, o los de la oposición. El Lic. Luis Abinader, del PRM, el LIC. Gonzalo Castillo del PLD, el Dr. Leonel Fernández de la Fuerza de Pueblo, todos han hecho sus aportes, unos más que otros. Esto es bueno y loable, pues las circunstancias no están para diatribas insensatas.

Considero que se cometieron muchos errores, anteriores a la celebración de las Elecciones Municipales; estos errores fueron fruto o consecuencias, de haberse frustrado la fecha de la realización de estas en el tiempo establecido. Escribí un Artículo en este periódico en fecha 24 de febrero titulado. “Mes de la Patria, Crisis Electoral y Propuestas de Solución del PRM”, en el mismo exponía: Que era una buena noticia, que nuestros jóvenes se manifestaran como lo hacían; ya que hacían varias décadas, que la juventud dominicana no expresara inquietudes sociales. También  afirmé, que ya estaba bueno, pues no creía que las últimas manifestaciones que se proyectaban fueran correctas, pues nos exponíamos ante una Pandemia que amenazaba.

La realidad fue  que siguió “ La Revolución de la Plaza de la Bandera”, Luis Abinader y Leonel Fernández convocaron al Mitin del Millón en el Parque Independencia, Gonzalo Castillo continuó realizando mítines multitudinarios y el Presidente Danilo Medina fue recibido por decenas de miles en el Congreso, todo eso el 27 de febrero. Hoy el Gran Santo Domingo es el centro de la Pandemia.

Ahora con esta iniciativa, como Ciudadano preocupado por la suerte de mi país, les estoy proponiendo al Ciudadano Presidente de la República, a los Partidos Políticos y sus Candidatos Presidenciales, a la Junta Central Electoral, a los Grupos Empresariales, a los medios de comunicación y toda la representación de la Sociedad Civil, a fin de que Coordinen un Gran Acuerdo de Unidad Nacional, anterior y posterior a la Celebración de las Elecciones Generales.

Este Acuerdo produciría “Un Gobierno de Unidad Nacional”, no importa quién resulte ganador del certamen electoral: sea Luis Abinader, Gonzalo Castillo, Leonel Fernández o Guillermo Moreno. Este acuerdo facilitaría, la organización de las Elecciones en la fecha que mejor convenga. Analizo que esta, casi seguro no podrá realizarse en la fecha prevista constitucionalmente, pero considero que no debe extenderse mucho ese plazo; al país le conviene salir del proceso electoral, para que el próximo Gobierno Electo, junto a toda la nación, sin limitaciones se dedique a enfrentar las secuelas que está dejando el COVID-19.

El nuevo Gobierno de Unidad Nacional, al que se comprometan los Candidatos Presidenciales, debe aprovechar el mejor talento disponible para Restaurar el país; no importando las simpatías políticas o religiosas. ¡Es hora de unirnos, para así poder implorarle al Dios todo poderoso, que nos ayude a salir de esta Pandemia!, pedirle que nos ayude a que suceda como la Influenza de 1918, que se fue tan rápido, como entró.

Por Angelito Manzueta

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar