¿Y ahora qué? Una Propuesta

Por Bienvenido Matos Perez miércoles 4 de enero, 2017

La sociedad barahonera tuvo la suerte en muchos años casi con la fe perdida de escuchar un funcionario público hablar con franqueza y venir hasta nosotros con las manos llenas, se trató del anterior ministro de cultura, artista por demás y hombre de palabras francas, José Antonio Rodríguez, quien vino en ocasión de hacer entrega formal a la comunidad Barahonera del edificio construido justamente en el local donde nació la reina del Tecnicolor, la diosa del cine María Montez.

El edificio en cuestión una edificación de tres niveles bastante amplio en el que puede funcionar cómodamente el local de la oficina regional del ministerio de cultura y donde debe funcionar un salón para la biblioteca municipal física y virtual y un salón para actividades, charlas, conferencias, exposiciones y reuniones de carácter científico y cultural.

Don José Antonio Rodríguez quien estuvo aquí acompañado de técnicos del ministerio de cultura contento y atento esbozo los planes del ministerio, hablo con mucha propiedad de sus proyectos para desarrollar la cultura en toda le región, los presentes entendimos que el ministerio había diseñado planes concretos y lo aceptamos con la seguridad de que se había hurgado en nuestras más perentorias necesidades y tuvimos la impresión de que desde el ministerio se había pensado en nosotros, es decir las exposiciones sobre nuestra problemática nos convencieron, puede decirse que esa mañana del sábado 9 de julio del 2016 que ya es pasado, nuestras fibras sensibles se alimentaron de ilusiones, pero donde fue mayor nuestra efervescencia fue cuando el Ex ministro de cultura José Antonio Rodríguez nos habló de sus intenciones de adquirir el viejo local del Casino del Sur INC hoy “CURSO UASD” para instalar allí la escuela regional de bellas artes, viejo anhelo de la sociedad Barahonera que todos vimos próximo a hacerse realidad.

Pronto ese local seria puesto al servicio de la comunidad para formar allí actores y actrices, para formar los futuros actores de cine en la provincia de Barahona y la región, a todos nos pareció que comenzábamos a rendir tributo a nuestros grandes valores del arte, María Montez, Casandra Damiron, Luis Alfredo Torres y Ramón Oviedo entre tantos que nos han prestigiado y han elevado a las alturas el nombre de este terruño amado de Barahona.

La escuela regional de Bellas Artes es una necesidad para los pueblos del sur tan abandonados, tan olvidados y tan excluidos de los planes del estado dominicano pese a que uno se cree todavía parte de él, Pero bueno la felicidad en casa de pobres es breve, muy breve, porque apenas unas horas después el ministro de cultura fue cambiado, sustituido por otra persona que parece no sabe dónde queda Barahona, pero lo que nos interesa saber es si el sigue con los planes que elaboro el ministerio para la provincia de Barahona o si hoy los planes del anterior ministro han cambiado o que por lo menos nos diga si él tiene planes para Barahona.

A simple vista uno observa que no, ¿porque como entender que un local adquirido por el ministerio casi un año después no se haya abierto para dar servicios a la cultura de toda una región?, un local que según informes tiene filtraciones y agrietamientos fruto de la falta de uso quien no explica que no se haya colocado la puerta para el ascensor y que no se haya equipado para abrir las oficinas regionales del ministerio para convertir aquel lugar en un foco vivo de nuestra cultura.

Si el ministro de cultura tiene planes para toda la región como entender que el director regional no posea una subvención para manejar sus necesidades de operación de forma idónea porque la irrisoria subvención que le otorgaban de 15 mil pesos mensuales le fue suspendida sin explicación, para nosotros todo es sombra, olvido y sin embargo el estado dominicano adquirió un local se dice que por 30 millones de pesos para abandonarlo, para que sea asilo de enfermos mentales, para que sea la casa de los delincuentes que pululan por estos lugares, amén de que por falta de uso, de vida cerrado y en estado de abandono se autodestruye ante la mirada indiferente de todos.

Frente a este cuadro dantesco y desolado me atrevo a sugerir al honorable gobernador que formalice una comisión con los legisladores, el alcalde del municipio y gestores culturales para dialogar con el honorable ministro de cultura sobre la problemática cultural de Barahona y la región, estos pueblos tienen derecho a que se les informe sobre los planes que tiene el ministerio para nosotros, que se nos diga que va a pasar con el viejo local del casino del sur que el anterior ministro nos ofreció comprarlo para que se instalara allí la escuela regional de teatro ¿Y con el edificio de los 30 millones que vamos a hacer?, es impostergable elaborar una agenda que paute ese encuentro con el ministro de cultura, porque caramba ¡el sur también existe!