Los piratas inmobiliarios, un mal que crece sin control

Por Juan Carlos Mora martes 16 de abril, 2019

La mañana de un sábado cualquiera Julio se prepara para cerrar su primera venta de la semana, lleva 4 reuniones con los posibles compradores, luego de haber enseñado más de 8 apartamentos, por fin Alejandro y Ana una pareja de jóvenes se decidió.

Es un proyecto pequeño pero muy bien ubicado, aparte de que pueden aprovechar el Bono Vivienda, ya que su precio actual es justo de 3.5 millones de pesos. ¡Ya con todo listo! reunión de cierre.

¡Ummm, algo no está bien!, la experiencia permite a los vendedores leer el lenguaje corporal, Alejandro lo dice todo, Ana es más difícil de descifrar. Se nota que les cuesta buscar las palabras, ¿Qué pasó?. Uno días antes de decidirse por ese proyecto, fueron solos a dar un vistazo por la zona, y al llegar al proyecto se encontraron con un tal Víctor, un buscón (pirata inmobiliario), quien de la forma más descarada y sin ningún tipo de ética profesional, ofrece supuestamente un mejor trato. Además alimenta con dudas incierta a la pareja para que compren en otro proyecto.

Pueden ponerle el nombre que quieran a los personajes, pero no les parece conocida la situación, algunas constructoras ofrecen incluso incentivos a los mismos compradores para que traigan o recomienden posibles compradores, una muy mala práctica, dado que no aprecian el arduo trabajo de la agencia inmobiliaria. Además increíble pero cierto, les pagan de una vez.

¡La Unión hace la fuerza! – es la frase con clave para todos, esperando pueda levantar la voz de alerta.

Entiendo que juntos pueden lograr una legislación moderna que regule el sector. Traigo a colación el tema, porque es difícil hablar de “piratas inmobiliarios”, si no existe un instrumento legal ni institucional, que regule y acredite a los involucrados en los negocios inmobiliarios.

¿Qué es un pirata inmobiliario? Es aquella persona que sin pertenecer a una agencia, o a la AEI, sin ningún conocimiento y por coyuntura aprovecha una oportunidad para venderse como un asesor inmobiliario.

Les voy a dar algunos puntos de por qué no utilizar un vendedor informal o un pirata inmobiliario, mejor conocido como buscón. Ojo, se venden como ¨agentes inmobiliarios independientes”

Oportunistas, trabajan cómo buscones sin ética ni capacitación profesional. Ven oportunidades a la aprovechan, y lo malo del caso es que las constructoras no exigen ninguna acreditación.

Interesados, no les importa el cliente únicamente su comisión. – Sin procedimientos, regularmente no conocen los pasos correctos para vender o comprar un inmueble. Desacreditando el sector y cualquierizando el negocio.

RNC o Empresa Formalizada, al no estar constituidos como compañía no pueden emitir facturas, ni comprobantes. Generando desconfianza en el proceso de compra o venta.

Informales, se reúne con el prospecto en cualquier lugar, sin identificación ni garantía. Sin Domicilio.

Intermediarios, buscan compartir la comisión sin conocer los procedimientos. Aparte aceptan cualquier trato con el fin de ganar, aunque no sea adecuado (una competencia desleal para las agencias).

Estafas, en esas negociaciones informales corren el riesgo de verse involucrados en situaciones legales indeseadas. La informalidad del sector es la causante de todos los timos y engaños que se suscitan en nuestro país.

Oportunidades 

Si juntos reclaman los cambios necesarios para el sector, representados por un gremio en este caso la Asociación de Agentes y Empresas Inmobiliarias, AEI pueden lograrse la regulación, incluso acuerdos más justos con la otra parte del sector los que construyen.

Educar, la educación es la clave, entiendo que todos deben hacer campañas y ser las voces que propaguen los peligros a los que se enfrentan los compradores al contactar un buscón.

Representación, es muy importante que al contactar a un cliente potencial, siempre estés identificado y bien uniformado, esto proyecta seguridad, además aporta al sector diciéndole al posible comprador que tenga precaución con los buscones.

¡NO tenemos una regulación o instrumento legal! CIERTO, pero tenemos la AEI. Sí todos se aúnan y le solicitan a todos los involucrados en este proceso exigir la acreditación de la AEI para vender, el mercado se autoregulariza.

Si olvide algo pueden agregarlo en los comentarios.

 

Anuncios

Comenta

¡Mantente informado!

Suscríbase para recibir las noticias más importantes del país y el mundo directamente en su correo
SUSCRIBIRME
X
Apple Store Google Play
Continuar