Lo que todo enamorado no debe olvidar

Por Matías Vizcaíno lunes 14 de febrero, 2022

“Contéstale que sí. Aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no”.

Gabriel García Márquez

El 14 de febrero es el día en que los dominicanos tributan por el amor y la amistad con frases de estímulos cómo: “contigo aprendí lo que es amar”; “tú eres mi capullo de rosa”; “tú eres mi vida, mi oxígeno”; “eres todo para mí”. !Te amo! Por eso y otras razones más, el Día de los Enamorados es el día que facilita un espacio libre y plural para materializar la expresión de amor delante de cualquier persona sin tapujos ni embozos.

Lo mismo ocurre en otros países de América Latina y el mundo. La gente saca del corazón miles de razones rodeadas de valor perceptible, evidente, notorio y patente. Por lo que se relaciona a el Día de San Valentín, su celebración difiere en algunas naciones; por ejemplo: Colombia, dicha festividad la realizan el 17 de septiembre y Brasil el 12 de junio; Argentina se extiende del 1 al 7 de julio con una segunda versión denominado semana de la Dulzura, dónde una enorme cantidad de argentinos profesan amor.  No cabe la menor duda que el amor es la base de las buenas relaciones.

Otro punto es que para muchos ese día es especial solo por el desbordamiento, el desenfreno y derroche ilimitado de amor y pasión que se destila por boga; y, para otros, es un día desafortunado porque lleva en una carreta evidentemente descuidada una bitácora de malos recuerdos (…). Pero ya sea para unos o para otros, el 14 de febrero es un día prolífico: los restaurantes están llenos, los bares y discotecas a capacidad máxima; los moteles y cabañas ni se diga (…) automóviles afuera haciendo cola esperando que se desocupe una habitación para poder entrar, en razón de que el amor no se disimula.

Ahora mismo, ese día tiene intensos vestigios de lo comercial, pero no desfuerza para nada la intención de amar. Es un día en que el valimiento de San Valentín activa todas las arterias del comercio a favor de eximir de culpas a una gran cantidad de penitentes enamorados que de alguna manera u otra fallaron a sus promesas. Se suplica amor por eso; y, se implora perdón con poemas de arrepentimiento que desnudan el alma y devuelven la vergüenza como lo hizo Gustavo Adolfo Bécquer con “Perdón”: “Asomaba a sus ojos una lágrima y… mi labio una frase de perdón”. Y, agarraditos de las manos como la “Flor y la Canela” tarareamos “Somos Novios” (de Armando Manzanero).

(…) hermosos son los regalos y detalles en el amor. A veces, pequeñas prendas de vestir, o simples fragancias, flores o dulces… se restaura la relación de parejas engruñadas a alentarse y, a otras, a amarse aún más. Puesto que, los detalles son poderosos recursos en la gestión de amor.

Finalmente ante todo, lo que no debe olvidar cada enamorado es que el amor no es para un solo día, ni se vive en un día, ni tampoco se gasta ningún día. Nunca debe olvidar que el amor es para vivir intensamente todos los días al lado de alguien que dice amar. Vivir juntos cada mañana y cada noche es el mejor espectáculo. Y morir en sus brazos minuto a minuto, segundo por segundo es el mejor final para dos amantes. Porque al amor nada lo detiene, ni nada lo puede arrastrar a dónde no lo quieras llevar aun con ¨las enormes olas y el embravecido mar¨. Ya que el amor se guía con sutileza.

Con el amor se aprende a ser paciente y bondadoso. A no dejarse provocar, ni a tener sentimientos negativos como la envidia, la jactancia o el egoísmo. Debido a que su manifestación no se ejerce con rudeza, sino con caricias; tampoco se enoja fácilmente ni guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad; en cambio todo lo disculpa y se regocija con la verdad porque el amor jamás dejará de ser ya que no es posible su extinción. (1Co. 13:3-8).

¡Feliz Día de los Enamorados!

 

Por: Matías B. Reynoso Vizcaíno

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar