El sentido del aprendizaje

Por Matías Vizcaíno

La actividad más alta que un ser humano puede conseguir es aprender para entender, porque entender es ser libre.- Baruch Spinoza

Desde el punto de vista de la educación, aprender es la principal función a saciar dentro del esquema de objetivación del proceso enseñanza / aprendizaje. Porque cuando el estudiante aprende lo que se le enseña, el maestro aprende también a abordar cómo las políticas acertadas pueden ayudar a mejorar la calidad de la educación.

Tanto es así, en relación con el  pensamiento de Gagné (1985) y la dimensión del aprendizaje, es ¨ como un cambio en la disposición o capacidad de los individuos que pueden retenerse y no es atribuible simplemente al proceso de crecimiento¨. Y para ello, se requiere emplear métodos acertados, no arbitrarios, medibles y útiles contra la ignorancia. Buscando así mismo otra razón para continuar la tarea de abonar en terreno fértil hacia la construcción de nuevas vías de desarrollo experimental, conductual, ético y moral atraído en su contexto

Recientemente, en un encuentro con directores regionales y de distritos de la región norte, Santiago, el nuevo ministro de Educación, Dr. Ángel Hernández (2022), hizo el siguiente señalamiento: ¨nada justifica sus cargos, ni el mío, si no hay aprendizaje en las aulas.  (…) ahora mismo en Educación hay 250 mil personas vinculadas con un presupuesto de casi 250 mil millones de pesos y aun así todo eso se va al zafacón porque los niños no aprenden.  Lo único que justifica que estemos en el sistema es el aprendizaje de los niños, lo único. Lo demás es perder el tiempo. Y es lo que hemos estado haciendo, perder el tiempo¨.

Las palabras del incumbente de Educación, habla de la necesidad de formar el carácter del evaluador en las aulas –que supone- son de integración, participación y capacitación.  Coadyuva al alumno a reconocer, evidenciar y mejorar las áreas dónde el maestro fijó la mirada.  Es un proceso que consagraría las capacidades competentes del estudiante de cómo afrontar los desafíos a futuro.  Ayudarlo a orientar su principal vocación laboral, se traduciría por una concisa focalización en distinguir dentro del espectro de la diversidad, pluralidad, opinión y corolario, el valor del aprendizaje.

En ese sentido para Vygotski el aprendizaje no es algo excepcional que sale de nada y llega a nosotros como nada; sino más bien, es causativo en el sentido de hacer al sujeto que haga algo a raíz de la necesidad, del ejercicio, la experiencia, la supervisión y el control.  Dicho de otra manera, aprender es una consecuencia de un conjunto de acciones impulsadas por la voluntad de querer ser.

Entonces quién dijo que aprender es una tarea sencilla.  Con la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget, consiste en cuatro períodos cognoscitivos; entendemos, el aprendizaje es gradual, y debe iniciarse a edad temprana patrocinando su desarrollo de atención, memoria y percepción, eso por un lado.  Y por el otro, precisa desarrollar destreza en pensamiento, lenguaje e inteligencia. Por ejemplo, con la cuarta etapa denominado -período de las operaciones formales- el estudiante sabe cómo se hace y luego avanza hacia el nivel de desarrollo cognitivo de adultez.  La misma es consistente, en auscultar razonablemente estadios de criticidad, complejidad y abstracticidad con diferentes maneras de abordamiento de la administración en las sociedades del conocimiento y la información.

Según el psicólogo Ausubel (2002), ¨el aprendizaje tiene sentido en el diseño instruccional. Y, más aún, su verdadero sentido es cuando alguien que desea aprender construye sobre la base de la coherencia conjugándose armoniosamente con la metodología del maestro. En esa dirección, la educación facilita a que el alumno adquiera nuevas formas de abordar el problema por medios de estímulos propios de estudio, experiencia, instrucción, razonamiento y observación¨.

En tanto en esta materia, lo que para uno es enseñanza, para el otro es aprendizaje.  Entiéndase: si el estudiante no evidencia las competencias para afrontar los desafíos ante el déficit, la decadencia, la necesidad, el malestar, la precariedad y otros distractores, no hay aprendizaje y la enseñanza del maestro quedaría atrapada en un baúl inservible repleto de cosas viejas.

 

Por Matías Benjamín Reynoso

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar