Ley Partidos Políticos amenaza organizaciones emergentes

Por Liliam Mateo lunes 3 de julio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Los partidos políticos emergentes tienen “todas la de perder” en la Nueva Ley de Partidos Políticos y corren el peligro de desaparecer si la Comisión Bicameral del Congreso Nacional, aprueba tal como están decenas de articulados que los elimina, especialmente el artículo 68 y sus literales a,b,y c.

Y es que la nueva Ley de Partidos resultaría demoledora para las organizaciones minoritarias si sus direcciones ejecutivas no reclaman.  Según el proyecto en discusión por senadores y diputados, los llamados también “emergentes”: Primero no pueden ir aliados, en la primera elección, segundo deben obtener más de un uno por ciento para conservar la personería jurídica y obtener derecho a la contribución de fondos del Estado.

En torno a sus elecciones internas los partidos pequeños tendrían que realizar primarias a nivel nacional, pero muchos de ellos no tendrían financiamiento.

Para poder ir aliados  tendrían las organizaciones minoritarias que obtener más del 1%, pero aun así los partidos mayoritarios que tienen recursos continuarían apropiándose del 80% de la contribución económica del Estado, por ejemplo de 805 millones que repartirá la Junta Central Electoral, a cuatro partidos grandes les toca casi 700 millones.

Es decir, cuatro partidos se reparten 700 millones, y 22 partidos, algunos de los cuales reciben menos de 25 mil pesos mensuales se repartirían el resto, que de acuerdo a la realidad política “no da ni para pagar la luz del su local”.

Otra de las causales que eliminaría definitivamente a los partidos “pequeños” es la permanencia en la Ley De Partidos Políticos el llamado Método d´Hont, y la imposibilidad de tener delegados en las mesas electorales cuando se realizan alianzas.

Y es que, la sola conceptualización indica que este método no es idóneo para sistemas sin listas de candidatos, basados en el voto preferencial, como es el caso en República Dominicana, debido a que “la distorsión es mayor a medida que se incrementan las circunscripciones pequeñas  y umbral de votación para reconocimiento, entonces es un método realmente abusivo para las minorías”, según lo explica Foro de Partidos Políticos, (FORRREPDOM), en uno de sus Cuadernos por la Democracia,

Estas pequeñas agrupaciones tampoco pueden cumplir las cuotas, por falta de financiamiento, falta de candidatos, miembros.

Las minorías políticas dominicanas están frente a la posibilidad de su total y definitiva desaparición, particularmente por la eliminación de la representación municipal como causa de conservación de la personería jurídica, de acuerdo a lo que dispone el literal b del artículo 68 del citado.  El mismo dice: el partido o agrupación pierde su personería por “no haber obtenido representación congresual en las últimas elecciones generales”.

¿Vale la pena salvar a los partidos pequeños? De acuerdo a la Constitución proclamada el 26 de enero del 2010, artículo 209 numeral 2, dice que las elecciones se celebrarán con representación de las minorías cuando haya de elegirse dos o más candidatos.

Por tal razón, correspondería  a la Comisión Bicameral, integrada por senadores y diputados que estudian actualmente la Ley de Partidos Políticos y Agrupaciones, salvaguardar los disposiciones constitucionales sobre el Derecho al Voto, para que el Sistema Político dominicano no se convierta en Bipartidista, ya que en  términos prácticos, reales el bipartidismo llevaría a la dictadura de partidos.

Sin embargo, a pesar del peligro que amenaza a esas organizaciones nada están haciendo esos partidos pequeños para salvarse, porque no están recibiendo el apoyo que merecen, ya sea por rencillas históricas o por los propios intereses de principalías a lo interno de sus organizaciones.

“La Suerte de los grandes: Partidos Mayoritarios

Lo vivido en los comicios del pasado año 2016, demuestra de manera fehaciente que la primera mayoría en prácticamente todos los casos acaparon las diputaciones disponibles, como en la provincia Independencia, en la segunda Circunscripción de La Vega; tres de cuatro en Barahona; dos de tres en Dajabón; dos de tres en Elías Pina; cuatro de cinco en Espaillat; tres de tres en Hermanas Mirabal ;cuatro de cuatro en La Altagracia, entre otros ejemplos.

Desde ese punto de “vista real político”  el dinero gastado por los diputados para lograr su curul son inversiones. Dicen los estudios que “nadie quiere invertir en partidos minoritarios, sino en los mayoritarios.  El voto del partido arrastra a unos y excluye a otros, de manera que no habría inversión segura sino dinero gastado a fondo perdido, y por eso no es lo mismo que un candidato “ganador” quiera figurar en la boleta de un minoritaria aliado, sino que prefiera hacerlo, en la boleta mayoritaria que encabeza la alianza.

La cuestión sigue planteada. ¿Deben desaparecer los partidos emergentes?.  En diversos foros y debates políticos referentes al tema, coinciden los presidentes de los más de 22 partidos políticos que deben conservarse para fortalecer la representación de las minorías.

A pesar de que el Proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas, así como el proyecto de Ley Orgánica del Régimen Electoral que estudia el Congreso Nacional contienen disposiciones loables, que viabilizan un  sistema de partidos fuertes y con posibilidades de desarrollo, persiste el peligro de que desaparezcan las organizaciones pequeñas o llamadas minoritarias, muy especialmente si es aprobado tal como ha sido propuesto el artículo 68 y sus literales a,b y c.

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar