La Ciudad de la Salud Enriquillo

Por Dr. Natanael Gutiérrez

A propósito de que estos días el tema central que ha acaparado la agenda de los medios de comunicación locales y ha trascendido a lo nacional ha sido la información sobre la intención por parte del gobierno y algunos de sus representantes al Congreso Nacional, de convertir el histórico hotel Guarocuya en un hospital oncológico, como era de esperarse esta información generó un debate en todos los sectores sobre la pertinencia de esta propuesta.

En una entrevista que se me realizara hace pocos días en un medio local, se me pidió mi opinión o más bien mi postura sobre dicho proyecto, argumente que, estábamos a la espera de la postura oficial del Estado, pues de entrada nos parecía poco inusual la decisión de darle ese uso al hotel que tiene una clara vocación turística, sabiendo más que todo la falta de habitaciones de calidad que cuenta la provincia, para dichos fines médicos, claro si medimos la intención de fondo es genial, porque es un bien que como sociedad necesitamos( el oncológico ) .Mas sabemos que el municipio cabecera de nuestra provincia existen terrenos que cumplen con las características necesarias para la construcción no de un oncológico sino de un proyecto de mayor nivel. Y lo digo así es porque muchas veces no se quiere exigir por el temor de ser llamado “iluso o soñador “lo cual si es el caso correré con la culpa.

 

Un hospital oncológico en Barahona significa un paso de avance para toda le región Enriquillo, es una necesidad y saludamos la intención de su establecimiento, por lo cual coincidimos con la mayoría de la ciudadanía sureña en pedirle al gobierno que no se olvide de realizarlo, donde entiendan factible pero que no se olvide.

Ahora bien, dado los datos demográficos de nuestra región y el impulso que tendrá el turismo en toda la región Enriquillo, entendemos que, más allá de un hospital oncológico, nuestra región necesita el establecimiento de una Ciudad de la Salud Enriquillo, por lo cual hacemos un llamado al Presidente de la República Luis Abinader a que dirija su mirada también a las necesidades de salud de todos los pueblos de la región.

La construcción de una Ciudad de la Salud en Barahona, como provincia capital de la región Enriquillo, constituiría un logro histórico, dado el abandono al que esta región ha sido sometida por décadas, esto supliría la necesidad de un hospital traumatológico, una nueva y moderna maternidad, un hospital oncológico y un hospital de especialidades como gastroenterología, cardiología entre otras. Esto como impacto colateral generaría nuevas plazas de trabajo profesional y técnico, constituiría a su vez un muro de contención contra la cantidad de profesionales del área médica que no encuentran plaza de trabajo en nuestras provincias y terminar por irse.

Plantear la construcción de un complejo hospitalario en Barahona, una obra de esta envergadura e impacto no es una idea descabellada, sino más bien es plantear una mirada al futuro, una acción preventiva. En vista de esto pretendemos dejar en la mesa del diálogo la propuesta de luchar por una Ciudad de la Salud, porque ante todo sería un gesto más que humano pensar en la salud de esta desvalida región, pero también sería un motor de gran impacto en el desarrollo, pues nos convertiría en una región que más allá de turismo ecológico y playa podría contar con turismo de salud.

Por Dr. Natanael Gutiérrez

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar