Gobierno Desesperado y el PLD a la Deriva

Por Francisco Rafael Guzmán jueves 8 de febrero, 2018

El gobierno dominicano está desesperado, aunque el presidente de la República es un hombre que no le gusta hablar mucho y casi no da declaraciones, por los crecientes endeudamientos con su política de construcciones de escuelas y su política de promoción de exportaciones está generando un proceso inflacionario inaguantable con pérdida de la calidad de vida en la población dominicana. Las tandas extendidas no parecen haber rendido muchos frutos, lo de política de seguridad ciudadana ha fracasado, no hay freno a la corrupción y la política medioambiental es un verdadero desastre, con los conatos de explotaciones mineras. El gobierno luce desesperado, aunque Danilo Medina no quiera aparentarlo, porque cada día más se ve que su administración es un desastre.

Ahora bien, esto no es nada raro en el panorama latinoamericano, pues las denuncias de corrupción, la inseguridad ciudadana y mala administración de los gobiernos. Las denuncias de corrupción en la que está envuelta la empresa extranjera Odebrecht afecta a muchos jefes de Estados y ex-jefes de Estados; la inseguridad ciudadana debe ser mayor en algunos países latinoamericanos que en República Dominicana, México y países de Centroamérica por ejemplo, pero ya aquí es insoportable; y la mala administración del gobierno es muy evidente.

Respecto a esto último, por ejemplo, que se ha hecho con el 4 % del PBI para la educación, pese a que el actual Sr. Ministro de Educación luce una persona honesta hasta prueba en contrario; la escuela no está reeducando a los jóvenes, previniendo la delincuencia con la tanda extendida y al parecer nada se ha logrado en tal sentido, las deserciones de las escuelas siguen, los feminicidios, los homicidios, suicidios, el consumo de drogas prohibidas y del alcohol aumenta en la población juvenil, los accidentes mortales de tránsito (especialmente de motocicletas) no disminuyen y no hay control de la natalidad en este país pequeño  y  donde los recursos naturales son tan limitados, mientras el presidente de la República habla de convertir al país en una república digital. En esto último no tiene diferencia, en cuanto a sus intenciones, con el ex-presidente Leonel Fernández.  Parece que, tanto al Presidente Medina como a Leonel Fernández Reyna, no les preocupa el pensar en las consecuencias en el abuso de la tecnología digital, porque de un abuso en el uso de la tecnología digital están padeciendo casi todos los países del mundo lo que está causando un gran daño en la sociedad, el modo de relacionarse los sujetos sociales ha cambiado, tenemos una sociedad más individualista, la comunicación verbal personal casi no existe y  esto parece estar provocando un estado de anomia colectiva en la sociedad, especialmente en los jóvenes.

El desespero del gobierno con la cortedad de los recursos pecuniarios se nota con lo que está pasando con la mina de oro de San Juan de la Maguana, ya que el Ministro Isa Conde se pronuncia a favor de la explotación minera en esa provincia sureña, mientras la medida concita un amplio rechazo en la opinión pública. Aunque se hable de explotación subterránea y no a cielo abierto, sin saber de minería, nadie tiene que ser tan cándido para creer que el medio ambiente no va a ser afectado, que el ecosistema de San Juan de la Maguana no va a ser alterado. Sólo hay que ver el panorama de la provincia Sánchez Ramírez, con la explotación del oro, la agricultura de esa provincia dejó de ser lo que fue en otros tiempos y los riachuelos tributarios del río Yuna han sido secados o contaminados y agotados, la incidencia de enfermedades terminales como el cáncer  es  en Cotuí mucho mayor que en otras provincias del País. Esto se debe a los contaminantes con la extracción del oro.

La salud pública en nuestro país casi no existe, como sistema ha colapsado, con los bajos salarios a los médicos el gobierno ha contribuido a que estos se corrompan o sirvan en la medicina privada.

El editorial del Listín Diario del 07/02/2018  no es justo cuando sólo quiere culpar a los galenos, al no responsabilizar al gobierno con los bajísimos salarios de los profesionales de la salud. El deterioro de la salud pública básicamente es obra de los gobiernos desde la década de los 80.  Todo parece indicar que esto iba a ser parte de la receta del FMI, ya que el gobierno de Jorge Blanco, antes de negociar con ese organismo financiero, comenzó a  tomar medidas en el sector salud que iban contra la salud pública.

En el caso de las construcciones de las escuelas públicas, el gobierno de Danilo Median deja de pagarles a muchos ingenieros después de haber terminado de construir locales de escuelas y deja de cumplir acuerdos de pago de construcción de obras de escuelas que están en construcción. En fin el gobierno de Medina ha sido un desastre, incluso el proceso de privatización de empresas públicas parece no concluir y ni tampoco las dádivas al sector privado de las obras públicas, tanto en los gobiernos de Medina como en los de Fernández, lo que está lejos del legado bochista. A esto hay que agregar el denunciado peculado de los funcionarios públicos, en ambos gobiernos.

En cuanto a la situación interna del PLD es cada vez más sombría. Danilo y Leonel tiene al PLD como un barco a la deriva o al garete, los dirigentes del Comité Político en su gran mayoría, que tanto daño le han hecho a su estructura partidaria, no saben cómo navegar si de babor a estribor o si de estribor a babor. Los dos primeros quieren ser candidatos a la presidencia de la República, pero el candidato sólo puede ser uno y ninguno de los dos puede ser elegido sin una fractura del PLD, sin una gran división. Si eligen a Leonel como el candidato los danilitas  no lo van aceptar como su candidato; si eligen a Danilo como el candidato los leonelitas no lo van a aceptar como su candidato.

Entonces, los pele deístas deben hacerse la siguiente pregunta: ¿Y ahora, quien podrá salvarnos? Bueno, para evitar que el PLD se fracture, que sufra una gran división, que no es necesariamente que gane las elecciones aunque puede ganarla, la respuesta la tendría Margarita Cedeño: yo, la chapulina colorada (perdón morada). Siempre y cuando Leonel y Danilo se pongan de acuerdo para ninguno de los dos ir como candidato presidencial, muchos votos feministas favorecerían a la candidata si fuera Margarita, una mujer que luce muy apegada a la buena vida y no exhibe tanta vocación de política. Si Margarita es la candidata del PLD, en vez de Danilo o Leonel, dicho partido se ahorra una gran división que la lamentarían todos los peledeístas; ella podría ser vencedora en el certamen y podría no ser la vencedora; el PRM está empecinado en atraer el voto joven, pero más ser un partido popular se vende como un partido de empresarios; los partidos pequeños lucen con pocas posibilidades, ante el poder mediático, pero también ante la ausencia de una estrategia (programa) definida.

La ausencia de un estandarte anti-neoliberal ha impedido la emergencia de una fuerza progresista que enfrente a los partidos que propician la hegemonía de la burguesía financiera, hegemonía que se prolonga por más de tres década, luego de la firma del acuerdo por parte del gobierno de Jorge Blanco con el Fondo Monetario, para ponerse al día con los acreedores, ya que no podía pagar intereses y amortizar capital de la deuda externa con  grandes bancos privados de los países desarrollados. Los trabajadores asalariados, los chiriperos y las capas medias (profesionales, intelectuales y funcionarios medios de bajos salarios), principalmente, aunque también habría que decir lo mismo de los pequeños propietarios urbanos y rurales en menor medida, son asfixiados por el capital financiero y la política fiscal agresiva recomendada como receta por el FMI al gobierno desde que el modelo neoliberal se instauró, a raíz de las negociaciones con este organismo financiero internacional.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar