Exceptuar el nunca jamás de la Constitución

Por José Peña Santana viernes 21 de septiembre, 2018

Leyendo ayer las declaraciones dadas a la prensa por mi buen amigo y presidente del partido Bloque Institucional Social Demócrata, José Francisco Peña Guaba, donde aconsejaba a los dos principales líderes del partido de la Liberación Dominicana PLD, a que ” lleguen a un acuerdo este año que le permita a esa organización acudir de nuevo unida a las elecciones del 2020″, considero oportuno referirme a ese tema en mi escrito de hoy.

Entendemos nosotros que el PLD, desea seguir gobernando la nación por razones que no vamos analizar en este trabajo; pero es evidente la debilidad de los partidos de oposición, estos lucen pocas posibilidades de triunfo. Por tanto, lo prudente sería que el PLD se encierre en una sincera unidad que le permita mantenerse en el poder. De seguir así, ellos servirían como especie del motor que encendería la llama a los aletargados partidos de oposición y podrían llevarse la gran sorpresa del 2020.

Señala en sus declaraciones el amigo José Frank: “La unidad se debe dar alrededor de tres variables; lo primero es reconocer la situación legal en que puede estar una u otra candidatura; segundo, si se puede o no modificar la Constitución para habilitar al Presidente; y tercero, si los sectores internos aceptan el acuerdo”. Veamos las tres variables sin pasión.

La situación legal de una posible candidatura del actual presidente de la República, hasta el más leguleyo estudiante de leyes comprenderá a simple vista que la carta magna de la nación le impide que pueda ser repostulado para optar nuevamente por el cargo de presidente; no es prudente aun cuando este contara con la totalidad congresional para convocar la Asamblea Revisora en busca de viabilizar una nueva postulación; y para aceptar un acuerdo deben sentirse mínimamente satisfechos ambas partes que envuelven el mismo.

Los principales colaboradores de actual mandatario que están muy empeñados en que él se repostule, no se han detenido a medir consecuencias, porque la obnubilación que suele provocar el poder no los deja ver más allá de la curva. Ya antes les ha ocurrido a otros personajes de la historia; pero la más reciente y que todos deben tratar de recordar le sucedió al doctor Salvador Jorge Blanco, que aunque no trató de reelegirse perturbó la elección de su compañero de partido licenciado Jacobo Majluta Azar. Los resultados lo sepultaron en vida.

Dadas las circunstancias actuales, tomando en cuenta esas referencias y comprendiendo claramente que los políticos no se deben obligar ni con la ley a un retiro forzoso y prematuro, consideramos que deben Leonel y Danilo sellar con tinta indeleble el pacto de la unidad del PLD, donde ellos son los dos principales activos, proclamando la candidatura de Leonel Fernández a la presidencia y la exclusión del nunca jamás de la Constitución de la República que bien se podría ejecutar durante el período de transición, entre los meses de mayo-agosto del 2020.

Esa es la verdadera unidad que necesita el partido de la Liberación Dominicana, donde todas las partes saldrían beneficiadas, por ende satisfechas y así no cabría la menor duda de que continuaría el progreso que desde el 2004, le ofrecen los gobiernos peledeista al país.

 

Por: José Peña Santana

Anuncios

Comenta