“El Muro del Yaque”

Por Emilio Armando Olivo lunes 24 de abril, 2017

Está muy de moda hoy el hablar de los muros e incluso en nuestro país, donde se está construyendo uno, pero para separar las aguas del río Yaque del Norte y no pueblos o naciones.

Los muros separadores de las aguas de los ríos que en muchas ocasiones ingresan a ciudades u otras áreas, es común en diferentes países. Los ricos lo hacen grandes y costosos a sabiendas de que lo que es del río el río se los lleva como es el caso muy conocido de lo que se presentó en Luisiana, Estados Unidos con las aguas del huracán Katrina y las inundaciones del río Mississipi.

Las aguas generalmente son controladas en zonas de riego como conocemos, por ejemplo, en la línea noroeste como cualquier otra región del país, en las márgenes de los ríos y muy especialmente donde el Yaque serpentea.

Ahora bien, apreciado lector y muy especialmente a los coterráneos linieros, que son hoy beneficiados de un muro que se está construyendo en la provincia Valverde para proteger de las aguas fincas guineeras, que fueron afectadas por las pasadas inundaciones efecto de las lluvias y las inundaciones que estas causaron. La realidad es la siguiente, veamos.

Por donde sale el agua en muchas ocasiones se convierte en entrada, si, aunque no es que normalmente el agua remonta, sino que por volumetría ella busca su nivel cuando hay mucha.

Cuál es la realidad nuestra en el bajo Yaque del Norte de ayer, hoy y mañana.

Simplemente no queremos reconocer que el daño ecológico río arriba es la principal causa de la sedimentación del lecho del cauce del Yaque, pero también malas prácticas tradicionales de sembrar o utilizar hasta el mínimo metro de la margen del río o la barranca. No hemos respetado la franja de protección que por ley debemos acoger en las márgenes de los ríos.

Esta sedimentación debemos reconocer es la que causa que con un buche de agua, el Yaque inunda fincas y comunidades, con mayor frecuencia cada vez, pues no tiene forma de evacuar su flujo normal y mucho menos cuando tenemos excedentes como lo sucedido el pasado año.

Debemos estar claro que las lluvias seguirán de diferentes magnitudes, pero si no saneamos u organizamos el cauce del río Yaque del Norte tendremos que estar preparados para sus avenidas e inundaciones catastróficas con mayores frecuencias y magnitud.

Al Yaque, al igual que los demás ríos nacionales debemos protegerlos como a un niño, desde su nacimiento, las montañas, que son sus fuentes generadoras o preservadoras de las aguas, pero por igual debemos sacarle los depósitos de limo, arena, piedras y otras cosas de su cauce, empezando desde su ría en Monte Cristy para que pueda evacuar las aguas que les entran.

Que se entienda que no estoy en contra de esta acción de hacer el muro, aunque sabemos su vigencia, pero si estamos conscientes que el mal está río arriba y en los sedimentos y no le queremos entrar a los dos extremos.

 

Apple Store Google Play
Continuar