Una magna inflación alimentaria

Por Francisco Rafael Guzmán martes 22 de noviembre, 2022

El partido de gobierno subió al poder político, con todos los rostros nuevos que exhibe, no por ser nuevas y relativamente jóvenes en su gran mayoría las caras de los funcionarios, muchos de los cuales eran candidatos a cargos electivos de elección popular y entre ellos se destaca el presidente Abinader, si no por el gran poder mediático que se puso en acción contra el PLD y el poder dinero de una parte importante de la gran burguesía organizada en el PRM.

A esta parte de la clase burguesa pertenecen Abinader y su familia, Los Vicini que ahora lucen estar con el PRM y otras familias más. El PRM cuenta mucho con los poderes facticos.  Nadie ponga eso en duda, porque es un partido de la gran burguesía, lo cual dijimos hace más de dos años. El PRM cuenta hoy día con grandes burgueses que, aunque hayan tenido su peculio desde antes de incursionar en la política, lo habrán acrecentado con los altos sueldos y las posiciones que han ocupado desde que eran perredeistas, porque acumular grandes fortunas no es cuestión de un dea si no de muchos años haciendo inversiones en propiedades inmobiliarias y en negocios.  Entre estas y  estos están las granjas avícolas, porcinas, empresas de servicios y otros negocios. A los peledeistas en su mayoría les ha gustado invertir en empresas de servicios y al parecer en las construcciones.

Sin embargo, hay algo en común entre los dirigentes del PRM y del PLD, cuando dirigen el Estado Dominicano, han querido darle continuidad en la economía a un modelo económico basado en el crecimiento del sector servicios, sobre todo poniendo el énfasis en el crecimiento del sector turístico y en los servicios de las telecomunicaciones. No hay cuidado con la agricultura, cada vez producimos menos productos agrícolas e importamos más estos y nos desindustrializamos al  descuidar algunas agroindustrias y propiciar las fugas de estas a otros países.

Esto provoca a mediano y largo plazo el crecimiento de la inflación, lo cual ha sido así tanto en los gobiernos del PLD como cuando Hipólito y en este gobierno del PRM.  Para saber lo que es la inflación a nivel de la canasta alimentaria nada más hay que ir a comprar a un supermercado e ir a un restaurant o a una fonda, para darse cuenta de por dónde anda esto.

Pese a todo de esto, se habla de ello muy poco hasta ahora, aunque hace varios meses se anunció desde el ámbito de los economistas que una gran inflación se esperaba para noviembre, pero ahora que es cuando nos está afectando tanto al día de hoy no se habla de ella. Naturalmente, quienes más fuerte sienten el peso de esta inflación son las personas de menores ingresos, sobre todo los asalariados de bajísimos salarios.

Ya esta magna inflación se sentía desde antes de noviembre, aunque fue hacia este mes que la proyectaron quienes, pero parece que con sus modelos matemáticos los economistas no fallan mucho, lo que necesitamos es propuestas de soluciones a los problemas que generan las grandes desigualdades sociales. Necesitamos cambiar el modelo económico, pero para ello es necesario una alianza contra el gran capital, porque es necesario poner límite a las fortunas y erradicar el capital financiero privado, ya que toda la banca de ser estatal, por igual las ARS y las AFP privadas deben ser eliminadas, por igual las bancas de apuestas y el dinero depositado en los paraísos fiscales debe ser expropiado por el Estado dominicano.

En el primer gobierno del PLD, gentes que hoy están en el PRM y que son propietarios de granjas avícolas fueron en gran medida los responsables del incremento en no menos de un 50% en el precio de la carne de pollo. Esto pudo haber estado estimulado por un revanchismo político de otrora perredeistas que hoy son perremeistas, ya que habían sido derrotados por el PLD, gracias a la infausta alianza del PLD con Balaguer y los reformistas propiciada a partir una  conversación entre Miguel Cocco, Danilo Medina y Guaroa Liranzo, ya que de estos surgiría la idea de proponerle la alianza a Balaguer.

Este último no podía ir de candidato para las elecciones del 1996, según el acuerdo arribado a raíz de la crisis política de 1994. Esta crisis fue la coyuntura en que se produjo la desaparición del profesor de la UASD Narciso González. La desaparición de Narcisazo como se le apodaba a ese ilustre profesor es un enigma, pues no se sabe cuál fue el destino de su cuerpo, no ha aparecido su cadáver, aparentemente califica como un crimen de Estado, porque se supo que fue detenido y se ha dicho que fue torturado.

La verdad es que Abanador no parece estar planificando, porque si bien se ven muchas acciones aparentemente gubernamentales, lo cierto es que el modelo económico sigue siendo el mismo. Es como si no se pensara en objetivos, metas, origen o fuente de los recursos, las prioridades. ¿Para qué se invierte? ¿Cuándo? ¿Cuánto? ¿En que invertir?, etc. No se toma en cuenta el impacto ambiental y el costo social de oportunidad, al invertir en lo que invierte, por ejemplo las inversiones en las carreteras y el parque vehicular creciendo sin controles. La libertad de comercio debe tener límites. Ese parque vehicular no puede seguir creciendo y aumentando la contaminación acústica y la polución. Hay que limitar las importaciones y producir más sin contaminar mucho.

Por Francisco Rafael Guzmán Fernández

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar