Una gestión mutilada

Por Homero Luciano sábado 17 de agosto, 2019

La crisis electoral que  vivió  la República Dominicana, producto de la celebración de las controvertidas elecciones generales del 16 de mayo de 1994, puso en juego la paz pública, y con la finalidad de lograr la pacífica convivencia del país,  que el resultado de esas elecciones amenazaba,  el diez de agosto de ese mismo  año,  numerosos representativos del sector político partidarista, la iglesia, la prensa y las organizaciones del sector privado, concluyeron en arribar con  la celebración del llamado y discutido “Pacto de la Democracia”.

Tal acontecimiento, trajo como consecuencia  una nueva reforma a la Constitución de la República, la numero 36, en la que incluyó limitar por una sola vez el periodo presidencial-vicepresidencial a dos años (originalmente por año y medio),  prohibido  la reelección presidencial inmediata y otras modificaciones que afectaron principalmente los capítulos de la nacionalidad, el poder judicial y el sistema electoral.

Veinticinco años después, hojeando “Una gestión mutilada, documentos y comentarios”,  un opúsculo de hojas amarillas, desteñidas por el tiempo, en el que recopilamos una cantidad considerable de documentos,  generados por ese acontecimiento histórico, al igual que Gardel, podemos afirmar que 20 años no son nada, y mucho menos veinticinco. El tiempo se va volando.

La edición de “Una gestión mutilada, documentos y comentarios”, hace tiempo se agotó. Actualmente estamos inmersos en su revisión y ampliación, para próximamente, presentar una nueva edición.

Al repasar estas memorias, recogidas en este pequeño volumen, recuerdo con nostalgia los afectos de dos amigos fallecidos, y que saludaron y apoyaron ese esfuerzo; el Dr. Julio Genaro Campillo Pérez, abogado, historiador y biógrafo, quien generosamente accedió a prologarnos esa obra y a Don Jacinto Peynado, quien personalmente me entregó una copia de su certificado de elección y copia de una carta que hizo pública a la nación y  que a la sazón recogimos en el libro,  en la que entre otras cosas expresaba: “Mucha gente piensa que si yo no gané la vicepresidencia, no debía haber sido proclamado. Pero que si la gané, debe respetarse el derecho del pueblo que me eligió”.  Esto es parte de la historia,  y que confieso que viví.

 

Por: Homero Luciano

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar