Trump contará con la mitad de mujeres en su Gobierno que Obama

Por El Nuevo Diario Sábado 28 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, WASHINGTON.-El presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, contará con casi la mitad de mujeres en su Gobierno y en su personal más cercano de la Casa Blanca que su antecesor en el puesto, el demócrata Barack Obama.

Con el nuevo Gobierno de Trump conformado y tras cumplirse la primera semana de su Presidencia, la representación femenina en los principales puestos de responsabilidad del país ha sufrido un recorte considerable.

Este Ejecutivo se está cristalizando, de momento, como el que cuenta con menos presencia femenina desde que George Bush padre accedió al poder en 1989, e iguala al de George W. Bush.

Una prueba muy gráfica de esa realidad es la foto de presentación de la cuenta presidencial de Trump en la red social Twitter, en la que aparece él en el Despacho Oval firmando una orden ejecutiva, con cortinas doradas de fondo y bajo la atenta mirada de siete miembros de su equipo, todos hombres con sobrios trajes y corbata.

Por eso, entre otros motivos, más de un millón de personas inundaron hace una semana numerosas ciudades del país en la llamada "Marcha de las mujeres", un día después de la toma de posesión de Trump, al que critican por sus actitudes contra la diversidad, la igualdad entre sexos, los derechos reproductivos y aparente misoginia.

Mientras que el Obama incorporó a siete mujeres a su primer Gobierno en 2009 e incluyó otras dos entre su personal más cercano en la Casa Blanca, Trump solo cuenta con cuatro y una, respectivamente.

Esta única consejera en puestos de confianza de la Casa Blanca es Kellyanne Conway, una de sus principales asesoras de campaña y persona fundamental en su lucha por atraer el voto femenino, sobre todo tras los desafortunados y groseros comentarios machistas del multimillonario durante la campaña electoral.

Betsy DeVos, nominada para el puesto de secretaria de Educación, se convertirá en otra de las mujeres con más visibilidad después de que supere el escrutinio del Senado, pendiente aún por su controvertida defensa de la educación privada y por el mayor escrutinio de que es objeto por la oficina de ética debido a su condición de multimillonaria.

Elaine Chao, esposa del líder de la mayoría conservadora en la Cámara Alta, Mitch McConnell, es una política republicana de origen taiwanés y una de las personas en esta transición de Gobiernos que ha despertado más consenso para convertirse en la próxima secretaria de Transporte.

Por su parte, la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, que había sido muy crítica con el magnate durante la campaña electoral, ejerce ya como embajadora de EE.UU. en las Naciones Unidas tras su confirmación senatorial, mientras que la empresaria de la lucha libre Linda McMahon aún espera ser confirmada como directora de la Administración de Pequeños Negocios (SBA).

"Es un auténtico retroceso", comentó la directora del Centro para Mujeres Americanas y Política (CAWP, en sus siglas en inglés), Debbie Walsh, a la web de información femenina Refinery29.

"Es decepcionante no ver más mujeres nombradas en el gabinete de Trump. Por investigaciones, sabemos que eso importa. (Las mujeres) llevan a la mesa diferentes perspectivas, diferentes ideas. No tener esas ideas, ese talento, esa creatividad sobre la mesa es una pérdida para el país", agregó Walsh.

En comparación, en el comienzo de su primer mandato, en 2009, Obama tenía en Valerie Jarrett a una de sus asesoras más cercanas y en Lisa Monaco a su consejera de seguridad nacional.

En cuanto a su Gobierno, la figura femenina más visible fue la de la secretaria de Estado desde 2009 a 2013, Hillary Clinton, que se enfrentó a Trump en las pasadas elecciones para convertirse en la primer mujer presidente.

Obama también contó con Hilda Solis como secretaria de Trabajo, con Kathleen Sebelius como secretaria de Salud y con Susan Rice como embajadora en la ONU, que más tarde se convertiría en la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Además, Lisa Jackson fue nombrada para la Agencia de Protección Medioambiental: la hispana María Contreras-Sweet como directora de la Administración de Pequeñas Empresas (SBA) y Christina Romer como presidenta del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

Aunque las mujeres ocuparon más puestos de responsabilidad en el Gobierno de Obama, su presencia quedó muy lejos de la mitad de los 24 puestos de Gobierno y 10 cargos principales de la Casa Blanca.

Por ello, esas mujeres usaron entonces una estrategia conocida como "amplificación", consistente en repetir las ideas de las otras mujeres continuamente durante las reuniones para dar más importancia a sus aportaciones y obligar a los hombres a tenerlas en cuenta.

En los próximos cuatro año, no solo la presencia de mujeres marcará la relación de Trump con la política femenina, sino que cuestiones como el aborto, al que ya le ha retirado fondos, los derechos reproductivos y la violencia machista jugarán un papel importante.

El Gobierno de Trump se ha convertido, además, en el menos diverso en grupos étnicos desde el de George H. W. Bush, con la única presencia no blanca de la asiática Chao, la india Haley y el afroamericano Ben Carson como secretario de Vivienda.