Tribunal ratifica prisión a Piccini por sobornos en compra de Super Tucano

Por Liliam Mateo Martes 20 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Un tribunal ratificó este martes la prisión impuesta al coronel de la Fuerza Aérea, Carlos Piccini Núñez, involucrado en el expediente de supuestos sobornos que pagó en el país la empresa brasileña Embraer cuando vendió al Estado dominicano ocho aviones Super Tucano en 2008.

La decisión fue adoptada por el juez Danilo Amador Quevedo, del Tercer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, un día después de que el militar fuera interrogado por un fiscal de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), con relación a los 3,5 millones de dólares que la firma habría distribuido entre funcionarios y empresarios locales, a raíz de la operación.

Piccini, supuesto intermediario de la transacción, se presentó ayer ante el juez para la audiencia de revisión de la medida impuesta en su contra en agosto de 2016, fecha desde la cual está en prisión.

En dichas irregularidades son señalados el exministro de las Fuerzas Armadas de la República Dominicana, el mayor general retirado Pedro Rafael Peña Antonio, y los empresarios Daniel Aquino Méndez y Daniel Aquino Hernández, quienes tienen impedimento de salida.

En marzo pasado, el presidente Danilo Medina, colocó en “honrosa situación” de retiro a Peña Antonio.

Por otro lado, el juez Danilo Amador Quevedo acogió la solicitud del Ministerio Público para que se prorrogara por dos meses el plazo de la investigación de este caso.

Amador Quevedo está apoderado de la fase instructiva del proceso seguido a Piccini Núñez así como al mayor general y exministro de defensa, Pedro Rafael Peña Antonio y los empresarios Aquino Hernández y Aquino Méndez, a quienes también les ratifico la coerción, consistente en impedimento de salida y presentación periódica ante el juez.

Brasil y República Dominicana investigan el caso desde hace casi cuatro años, cuando surgieron revelaciones de que Embraer habría pagado sobornos en el país caribeño para lograr la aprobación en el Congreso Nacional (bicameral) de un préstamo de más de 90 millones de dólares que se utilizó para la compra de las aeronaves.