Tenemos que recibir a Jesús como nuestro único y suficiente Salvador

Por Jose Guerrero Jueves 20 de Abril, 2017

Algunos detalles sobre los acontecimientos que propiciaron la Semana Santa, una vez transcurrido los hechos, deben de ser guardados y tomados en consideración por la importancia que revisten, sobre todo, para lograr “la vida eterna” prometida por Jesucristo, el hijo unigénito de Dios, el salvador del mundo.

Estamos viviendo bajo un mundo convulsionado, difuso y confuso, en donde muchas veces recordamos aquellas partes de la biblia en donde se señala que llegarían tiempos en los cuales iban a estar siendo gobernados por Satana y no nos daríamos cuenta.

No solo la Republica Dominicana sino el mundo entero sufre la tentación de un espíritu poderoso del mal por la amenaza continua de guerra, el saqueo del erario público, la ambición desmedida de la humanidad, la perdida de los valores, en los cuales no hay hijos para padres, ni padres para hijos, ni hermanos, ni nadie para nadie.

Y por eso nos atrae poderosamente la atención uno de los últimos milagros de nuestro Señor Jesucristo, través el de mayor connotación, que fue la resurrección de la resurrección de Lázaro.

La biblia dice que Jesús fue a la tumba que era una cueva cerrada con una piedra y dijo: Quiten la piedra. Marta, la hermana del muerto, dijo: quiten la piedra, alegando: “Señor, ya huele mal porque murió hace cuatro días.

Jesús le dijo: No te dije que si creías iba a ver la grandeza de Dios?.

Me refiero a la muerte de Lázaro, el cual había estado enfermo y residía en la ciudad de Betania, pueblo donde vivían sus hermanas Marta y María, esta ultima la misma que derramo perfume en aceite sobre los pies de Jesús y los seco con su cabello.

La biblia dice que entonces quitaron la piedra y Jesús miro hacia arriba y dijo: “Padre, te agradezco porque me ha escuchado. Sé que siempre me escucha, pero lo digo por toda la gente que está alrededor: Así creerán que tú me enviaste”. Después de decir esto, grito: ¡Lázaro, sal de ahí!

Dice la biblia, que el hombre que había estado muerto salió. Sus manos y pie estaban envueltos en un lienzo. Jesús le dijo a la gente: “Desátenlo y déjenlo ir.

La biblia dice que algunos judíos fueron a los fariseos y les contaron lo que Jesús había hecho. Entonces los jefes de los sacerdotes y los fariseos llamaron una reunión del Consejo y dijeron : “Que vamos a hace?. Este hombre está haciendo muchas señales milagrosas. “Si dejamos que siga con esto, todo el mundo va a creer en el. “ Entonces vendrán los romanos y destruirán nuestro templo y nuestra nación.

Pero uno de ellos llamado Califa que era el sumo sacerdote ese año dijo: “Ustedes no saben nada. Es mucho mejor para ustedes que mueran solamente un hombre por el pueblo y no que sea destruida toda la nación judía.

Entonces desde ese día buscaban a Jesús para matarlo. El ya no salía en público entre los judíos.

Es precisamente es ahí donde se prepara la sentencia de muerte contra nuestro suficiente salvador y Señor, Jesucristo. Y es ahí en donde se comienza a poner en práctica las predicciones de los profetas sobre la vida de Jesús, nuestra luz, el camino y la verdad para salvación de la humanidad.

Esos pueblos misteriosamente han vivido permanentemente bajo un estado de incertidumbre, guerra y confrontación, después de la muerte de nuestro salvador y guía.

Los demás pueblos del mundo, todavía no han sabido, ni mínimamente valorar la presencia de Jesús, sus gobernantes en los hechos han demostrado carencia de fe más que otras cosa.