Sánchez Ramírez cuenta con una escuela de Bellas Artes como espacio para estudiar música

Por Carlos Luis Baron Martes 31 de Enero, 2017

EL NUEVO DIARIO, COTUI.- Cada tarde, las aulas de la Escuela de Bellas Artesde Cotuí, en provincia Sánchez Ramírez, se llenan con cientos de niños yjóvenes estudiantes, para recibir de manera gratuita clases de música, teatro ypintura.

La energía, el entusiasmo y la admiración que muestran losalumnos, hacen de esta escuela un importante y agradable centro de desarrollopara los jóvenes de la provincia.

La escuela provincial de Bellas Artes de Cotuí, dirigida porla maestra Eugenia Torres, es un ejemplo de formación y crecimiento, reconocidacomo una de las mejores a nivel nacional.

Torres habla un poco sobre el recorrido que les ha llevado aeste punto, un camino que no ha sido fácil. Siendo este título que le acuñan,el fruto del esfuerzo, la perseverancia y el arduo trabajo que día a díarealizan sus docentes, al igual que el apoyo que han recibido de terceroshaciendo posible crecimiento de la institución.

Cada año, el país celebra el 31 de enero el Día Nacional dela Juventud, en honor a San Juan Bosco, conocido como Padre y Maestro de laJuventud. La labor realizada por estos docentes, sirve como llamado para lapoblación a prepararse, siendo fuentes de inspiración, para que el pensamiento positivoy la creatividad sean las cualidades que predominen y fomenten el deseo deavance del pueblo.

“Para llegar al punto en donde nos encontramos en laactualidad, hemos hecho un recorrido muy interesante. Cuanto me integré comodirectora hace siete años, contábamos solo con un grupo de 40 estudiantes en elárea de artes visuales, el área de música prácticamente desierta por unasituación muy particular: nos faltaban los instrumentos musicales”, sostiene laprofesora.

Agrega que frente a esa problemática tocaron puertas de variasinstituciones, y luego de un año, se acercaron a la empresa Barrick GoldCorporation, “que nos abrió sus puertas y de la cual recibimos un gran aporte,la donación de más de 20 unidades de instrumentos musicales, esto marco elinicio del cambio de nuestras vidas entorno al área de música.”

Ya con los instrumentos, y el apoyo de una agencia decooperación internacional, la escuela fue creciendo, se fue popularizando y asu vez la cantidad de estudiantes comenzó a elevarse, convirtiéndose en unejemplo para las demás escuelas de bellas artes del país.

“Con estas donaciones materiales, y sobre todo gracias a laentrega de nuestro equipo profesores, quienes siempre han estado dispuestos alenfrentar cualquier situación, y dar el 100% de manera real a cada uno de susestudiantes, hemos asegurado el reconocimiento de sus esfuerzos en todaRepública Dominicana”, agrega.

Sánchez Ramírez cuenta con una escuela de Bellas Artes comoespacio para estudiar música, en una provincia rica en cultura, estainstitución formativa tiene una gran demanda; contando con un personal docentealtamente capacitado y con una gran vocación.

Las expresiones artísticas influyen en la formación de lascapacidades y personalidades de los seres humanos, una verdad que se reafirmacada día al ver los efectos positivos que estos maestros generan en susalumnos, alejándolo de influencias negativas, y centrándolos en la habilidad decrear sin limitaciones a través del arte.

“Tomar la mente de un niño o niña de 8 o 10 años es una granresponsabilidad. Este podrá no tener el conocimiento, más, está lleno deenergía y talento, deseoso de aprender; poco a poco vas enseñando y moldeando aeste pequeño/o con pasión por la música. A medidas que el tiempo pasa, lo vezflorecer y de manera magistral tocar un instrumento, este resultado es para loque trabajamos y es algo que no tiene comparación alguna”, indica Alvin Ureña,profesor de la Escuela de Bellas Artes de Cotuí.

El arte de esta provincia, en todas sus facetas, es la vivaexpresión de un pueblo alegre y orgulloso de su identidad. Así lo puedecomprobar cualquier persona, al caminar por los parques y principales calles deCotuí.