Relato de Juan Pablo Gómez Sarate sobre el fallido golpe de Estado del 17 de julio de 1963

Por El Nuevo Diario lunes 9 de septiembre, 2019

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO. –Era la madrugada del 17 de julio de 1963 y desde la media noche las tropas militares se estaban preparando porque se rumoraba que se efectuaría un golpe de Estado en contra de Juan Bosch, presidente de esa época y quien el día anterior  había sido trasladado desde el Palacio presidencial hacia San Isidro.

Así lo establece el historiador Juan Pablo Gómez Sarete, quien a través de sus escritos relata detalles importantes del fallido golpe de Estado que presuntamente se llevaría a cabo el 17 de julio del 1963 y de sus inicios en la política a partir del 1961, cuando conoció al fallecido líder político José Francisco Peña Gómez.

Gómez Sarete, quien para ese entonces ya formaba parte del comando militar del Gobierno,  asegura que esa noche el Coronel Fernández Domínguez había activado todos los comandos del país, incluyendo el Campamento 16 de Agosto, que en ese momento estaba bajo el mando del coronel Hernando Ramírez junto al ejecutivo mayor Cheng Contreras y el capitán Fernando Cabral Ortega.

“Juan Bosch fue sacado del palacio presidencial y llevado a San Isidro para hablar con altos militares y con el padre Marcial Silva, para saber si era progresista, con lo cual se refleja un golpe de Estado militar encabezado por el general Elias Wessin y Wessin”, apunta.

Narra que en su calidad de vocero del comando militar, a las 5:45 de la mañana de ese 17 de julio del 1963, ordenó a todos los militares estar preparados con sus armas, listos para salir al combate en defensa de la soberanía nacional.

“Cinco minutos antes de la 6:00 a.m., al toque de la corneta en cinco minutos todos los soldados estaban en filas con todas sus armas e implementos personales de la cuales hay muchos que viven 56 años después”, narra Gómez  Zarate.

En un documento enviado a El Nuevo Diario, el entonces vocero Juan Pablo Gómez Sarate expresa que en su mensaje de orientación a todos los soldados, frente a todos los altos militares de alto rango, “ordenó a tomar las armas para defender el gobierno democráticamente legítimo y constitucional del profesor Juan Bosch, frente a cualquier travesura de Golpe de Estado, contra el gobierno electo por el pueblo”.

En su mensaje le dijo a sus compañeros “que los militares estamos para defender la soberanía nacional, la Constitución y las leyes, al gobierno y al pueblo dominicano”.

“El cabo Juan Pablo Gómez Sarate, en nombre del comando central de ese campamento que ahora es de ciencia y tecnología de la (M G) ordenó una hora para desayunar y a las 11 salir en comando almorzar con sus armas correspondientes. Y en ese mismo sentido, ordenó marchar hacia el aire libre y esperar nuevas órdenes del alto mando militar”.

El documento agrega que ante tal situación, Gómez Sarate ordenó a la comisión con poderes de mando para todas las medidas que hubiera que tomar, compuesta por 10 militares electos por pelotones y compañías del batallón a ponerse de pies frente a la comisión que era esperada.

“Todos los armamentos de fusiles M-16, F.A.R y fusiles Mauser, ametralladoras 30-50-70, con cañones 55-80-105, granadas y explosivos de todo tipo del campamento fueron movilizadas para la defensa del gobierno del presidente Juan Bosch”, indica Gómez Sarate.

Agrega que la comisión de recibimiento de 10 soldados llegó y que decidieron ponerse de pies “para defender con honor la Constitución y al gobierno que preside el profesor Juan Bosch”.

Indicó que en ese momento el general Rivera Cuesta tomó la palabra y le dijo: “No hay Golpe de Estado, el Presidente llegó al amanecer a su casa, después de una reunión que celebró en San Isidro con el padre Marcial Sielva y varios generales de la Fuerza Armadas. Y debo decirle, que, si alguien intenta dar un golpe de estado a este gobierno, todos ustedes pueden contar seguro, que yo estaré con ustedes en la primera columna defensiva con ustedes y si esa era su preocupación pueden volver tranquilos a sus labores en los cuarteles”.

Según el documento, Rivera Cuesta le dio un abrazo al cabo vocero en funciones, y se fueron y Juan Pablo Gómez Sarate quien pasó a una consulta con la jerarquía militar para informar las noticias y de inmediato ordeno a los mandos militares volver sus armas a los lugares correspondientes hasta nuevas órdenes.

En ese periodo los instructores de las tropas militares americanas daban un curso de entretenimiento militar y campo de tiros en competencia a todos los militares del país.

Narra que a los entrenamientos realzados en Sierra Prieta el 16 de agosto del 1963 asistieron unas 30 mil personas del país especialmente de Villa Mella.

Dice que eran cursos básicos de calificación de primarias, intermedias y secundarias.

“Asistieron unas 30 mil personas de apoyo político. Entre las 12 del meridiano a los 6 pasados meridianos de ese día, 16 de agosto de 1963 hace 56 años todo por la Democracia 17 de julio del año 1963”, concluye el documento.

 

Anuncios
Apple Store Google Play
Continuar