Reestructuración TSE y SCJ inicia en etapa crucial para la justicia y la peor crisis del sistema de políticos

Por Luis Brito Martes 13 de Junio, 2017

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- Este miércoles inicia el proceso de presentar las propuestas de candidaturas para integrar el Tribunal Superior Electoral (TSE) y sustituir a cuatro jueces de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), fase que encuentra en un momento crucial a la justicia dominicana y en su peor crisis al sistema de partidos políticos.

La Suprema Corte de Justicia, máximo órgano del sistema judicial en República Dominicana, es responsable en esta coyuntura del mayor caso de corrupción, el expediente por el pago de más de 92 millones de dólares en sobornos destinados a varios funcionarios públicos en diferentes administraciones de gobierno.

Su recomposición con la inclusión de cuatro nuevos jueces, implica un alto grado de importancia e interés para la sociedad, de cara al juicio de fondo que se debe seguir al grupo de políticos, legisladores y empresarios encartados en el expediente instrumentado en el entramado de corrupción que auspició Odebrecht.

En efecto, ya varios de los actuales magistrados de la Suprema han sido objetados por una parte de la sociedad civil, que a través del Movimiento Verde ve con sospecha su imparcialidad en el caso de los sobornos que involucra directamente a connotadas figuras del Gobierno y el Partido de la Liberación Dominicana, organización a la que se le atribuye tener control de las altas cortes.

De modo, y así creen entendidos en la materia, que la escogencia de los nuevos jueces de la SCJ debería estar revestida de transparencia, y que quienes resulten seleccionados resistan cuestionamientos sobre su imparcialidad, ecuanimidad e integridad moral y profesional.

Si la justicia dominicana quiere ganar un voto de confianza por parte de la ciudadanía, como lo necesita, el caso Odebrecht unido al proceso de recomposición de la SCJ, es el escenario oportuno para lograr algún grado de credibilidad.

TSE, nuevos jueces y crisis de partidos

El Tribunal Superior Electoral, la máxima autoridad en materia contenciosa electoral, enfrenta la sustitución de sus jueces en medio de la peor crisis del sistema de partidos políticos en la República Dominicana, agravada por la imputación de importantes dirigentes en el caso de corrupción Odebrecht, y la defensa de ellos que han hecho las organizaciones a las que pertenecen y sus propios líderes.

Para llevar a cabo con éxito uno de sus principales roles, el de estatuir sobre los diferendos internos de los partidos, la nueva conformación del TSE requerirá de figuras impolutas, y más que duchas en asuntos electorales, sin el menor compromiso o vínculo con las organizaciones partidarias.

Un nuevo Tribunal Superior Electoral necesita, y por igual el sistema de partidos, que sus decisiones sean incuestionables más allá de los intereses afectados por las sentencias o veredictos que este órgano emita.

Proceso para los postulantes

Este miércoles, el Consejo Nacional de la Magistratura está publicando la convocatoria para que puedan ser presentadas las propuestas de candidatos o candidatas a componer el TSE y suplentes y los miembros faltantes de la SCJ.

Así se da inicio a un proceso que conllevará un tiempo considerable, pues luego de la inscripción de los postulantes, vendrá una precalificación para determinar si los aspirantes realmente reúnen las condiciones que estable el reglamento del CNM.

A partir de entonces se procede a una segunda convocatoria con los preseleccionados para ser sometidos al proceso de evaluación, que será público pero no televisado.

Finalmente habrá una depuración para determinar si los que precalificaron cumplieron con los requisitos legales y constitucionales, tras lo cual el CNM hará la preselección de los candidatos.