Partido de Lula dice que represión a protesta dejó sin sustento al Gobierno

Por EFE miércoles 24 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, Brasilia.- El Partido de los Trabajadores (PT), la formación fundada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, acusó este miércoles al Gobierno de Michel Temer de haber ordenado una violenta represión contra una protesta pacífica y dijo que la opción por la fuerza terminó con la poca legitimidad que le restaba al mandatario.

“En este día quedó sellado el fin del gobierno ilegítimo del golpista Michel Temer. No hay más condiciones morales o políticas para que ese usurpador permanezca en el poder en Brasilia”, aseguró el presidente del PT, Rui Falcao, en un comunicado divulgado por la formación socialista.

La ahora principal fuerza de la oposición criticó severamente la violencia con que la policía dispersó este miércoles una protesta frente a la sede del Congreso convocada por las centrales sindicales para pedir la renuncia de Temer y la convocatoria de elecciones directas para que los brasileños escojan a su sucesor.

La protesta reunió a entre 40.000 manifestantes, según la policía, y 150.000, según sus organizadores y fue empañada por los incidentes violentos provocados por encapuchados que supuestamente se infiltraron entre los manifestantes y que atacaron las sedes de algunos ministerios y llegaron a provocar un incendio en la sede del Ministerio de Agricultura.

Temer autorizó que miembros de las Fuerzas Armadas reforzaran la seguridad en las edificaciones públicas de Brasilia luego de que la policía respondiera a los ataques vandálicos con gases lacrimógenos y balas de goma.

Según el PT, la decisión mostró “la fase más autoritaria y antidemocrática” del “gobierno golpista e ilegítimo de Michel Temer”, a quien la formación socialista acusa de haber urdido un supuesto golpe contra Dilma Rousseff, de quien era el vicepresidente, durante el juicio político en el Congreso que terminó con la destitución de la mandataria en agosto pasado.

La formación que gobernó Brasil durante 13 años con Lula (2003-2010) y con Rousseff (2011-2016) acusó a Temer de haber “patrocinado un ataque violento contra manifestantes que se reunieron pacíficamente para protestar contra la disminución de los derechos laboristas y en defensa de la realización de elecciones directas en el país”.

De acuerdo con el PT, la demostración de fuerza “fue totalmente injustificada y cobarde” y el hecho fue agravado por la decisión de Temer de convocar a las Fuerzas Armadas “para salir a las calles, una medida innecesaria y desmedida que nos remite a los retrocesos típicos de los peores años de la dictadura militar” (1964-1985).

El PT aprovechó la nota para defender nuevamente la aprobación de una enmienda que permita a los brasileños elegir al sucesor de Temer directa e inmediatamente en las urnas.

Según la constitución, en caso de que Temer renuncie a su mandato o sea destituido por el Congreso o por la Justicia, que lo investiga por corrupción, su sucesor será escogido en una elección indirecta en la que solo participarán los miembros del Senado y de la Cámara Baja.

Temer está bajo fuego cruzado desde la semana pasada por unas confesiones de directivos del grupo empresarial JBS que lo implican directamente en hechos de presunta corrupción, por los que la Corte Suprema ha decidido iniciar una investigación.

El mandatario, que en los últimos días ha perdido el apoyo de diversos sectores de su propia base parlamentaria, ha advertido que no renunciará, como se lo pide la oposición y hasta congresistas que lo apoyaban.