Otra campaña  anti-UASD y de las peores: El racismo

Por Francisco Rafael Guzmán sábado 13 de junio, 2020

Conozco un profesor jubilado de la UASD, Doctor en Economía, que tiene como virtud -además de ser muy culto- de decir las cosas sin pretensiones de añadiduras, tal y como son o como el entiende que es la realidad. Es oriundo del mismo municipio de donde era oriundo como Orlando Martínez. Pues ahora yo quiero referirme a algo como entiendo que está ocurriendo, sin añadir y sin quitar nada. Todavía, aun después que la actual gestión ha buscado mejorar la imagen de la academia estatal y lo ha logrado en gran medida, hay quienes quieren seguir destruyendo a la UASD. Esta vez es el prestigioso vespertino impreso y digital El Nacional, el cual saco el 10 de junio y todavía lo mantiene (hoy viernes 12 de junio 2020) en su página digital un reportaje, donde se relata la discriminación hacia una alumna haitiana, por parte de una profesora de la UASD.

No entendemos cual es el interés del prestigioso vespertino, al publicar semejante reportaje, donde se destaca en primer plano el escenario de la UASD. Se dice en el escrito que una profesora de literatura -no dice el nombre de la docente- discriminó rasgos físicos de una haitiana, la dominicana de ascendencia haitiana, supuestamente responde al nombre de Ana María Belique, hija de padres haitianos. ¿Por qué no mencionaron de una vez el nombre de la profesora? ¿Cuál es la razón para desde la primera línea del primer párrafo mencionar el nombre de la Universidad Autónoma de Santo Domingo? No cabe ninguna duda de que la intención es dañar a la academia es una vieja campana. Esto es un anatema contra la UASD, o sea, una maldición contra nuestra Primada de América. El racismo es una maldición, es decir, es un anatema. La UASD no es racista ni es anti haitiana, una profesora que tiene un discurso anti haitiano no representa a la UASD. Ella de ser expulsada  comprobarse de que los hechos ocurrieron así.

Según el relato, al parecer el relato lo hizo la alumna antes mencionada, la profesora dijo frases muy ofensivas contra ella: “que fea, que ridícula”, refiriéndose a ella (la alumna). También le dijo: “eso que tú tienes solo se lo hacen las haitianas de la orilla”,  según relataría la alumna aludida. El reportaje que publica El Nacional es de la agencia EFE. ¿Para qué lo publicó ahora El Nacional si los hechos tienen más de 10 años que ocurrieron? ¿Qué se pretende contra la UASD ahora cuando el COVID-19 ataca y el Estado ahora es que más necesita de la UASD, porque las universidades privadas son empresas privadas encubiertas? Esto lo que parece es que el necio no se cansa de necear. Aquí y ni en ninguna parte si de justicia se trata, nadie tiene derecho a discriminar a nadie ni por raza, ni por nacionalidad, ni por creencias y ni por género.

La UASD como corporación estatal autónoma se ha manejado atendiendo que no se practique ni ninguno de esos tipos de discriminaciones, como muestra de eso es el reconocimiento de profesor meritísimo, por tres facultades, que le ha hecho a Dagoberto Tejeda Ortiz, enemigo irreconciliable del racismo y defensor de nuestras raíces culturales,  y las presentaciones de música y bailes folclóricos. Ya estamos hartos de campana anti-UASD, ese discurso contra la UASD aburre tanto, como también aburren los desmanes de la burocracia gubernamental, que en vez de hacer  las cosas bien hechas están buscando la diatriba, tratando de maniobrar con campañas mediáticas. Así no es como deben manejarse las cosas, se trata de estar en el poder para vivir bien de la política, no de estar en el poder para desde ahí  vivir para la política y servir al bienestar colectivo.

Basta de campaña contra la Primada de América, porque en ella si han sabido formarse muchos profesionales que piensan en el bien común. Ya está bueno para tolerar a los que  hablar mal de la academia que se fundó primero que todas las demás en América, la cual ha sabido formar a tantos profesionales con sentido de responsabilidad social. Ya está bueno de diatribas contra quien no merece las diatribas. En fin, ya está bueno de hacer daño a la UASD, porque ella siempre ha estado del lado del bien.

El prestigioso vespertino que otrora fundara y dirigiera el fenecido comunicador Rafael Molina Morillo debería tener más apego a la verdad, destacar el nombre de la UASD y no mencionar el nombre de la profesora es como decir una mentira. Una mentira repetida tantas veces aparece como lo que no es, aparece como una verdad sin que lo sea. Es tan mal los que muchos medios han dicho en contra de la UASD, injustificadamente la mayoría de las veces, que le han hecho daño. La opinión no es necesariamente verdad, Platón el filósofo griego hace más de 2,000 años la situaba entre la verdad y la mentira, entre la ciencia y la no ciencia.

La verdad si es que en la UASD no se promueven campañas racistas, todo lo contrario campañas antirracistas en el arte, por ejemplo. La verdad es que las respuestas más racionales al COVID-19 se la han dado sus autoridades, especialmente la decana de Ciencias de la Salud quien no quiere abrir laboratorios para prácticas por el momento, con la finalidad de que los estudiantes de medicina no y/o de bioanalisis no contraigan el virus. Pero todas las autoridades de la UASD han sido muy racionales en esta crisis, comenzando por doña Emma.

Por  Francisco Rafael Guzman F.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar