ONU amplía mandato de comisión para recabar pruebas de abusos en Sudán del Sur

Por El Nuevo Diario viernes 24 de marzo, 2017

EL NUEVO DIARIO, GINEBRA.- La ONU decidió hoy prorrogar un año y ampliar el mandato de la comisión sobre los derechos humanos en Sudán del Sur para que reúna pruebas de las presuntas violaciones de libertades fundamentales cometidas en el país y establezca responsabilidades.

El mandato ampliado, adoptado hoy en una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, permite a la comisión recabar "hechos y circunstancias" y preservar pruebas sobre violencia sexual y violencia basada en el género así como violencia étnica, "con vistas a poner fin a la impunidad y proporcionar rendición de cuentas".

La comisión deberá ofrecer la información de la que dispone a todos los mecanismos de justicia transicional, incluidos aquellos que se establecerán dentro del acuerdo sobre la resolución del conflicto en Sudán del Sur y el tribunal híbrido para el país, una vez haya sido creado en cooperación con la Unión Africana (UA).

Los tres miembros de la comisión solicitaron el pasado día 14 ante el Consejo de Derechos Humanos ampliar su mandato y convertirse en un verdadero órgano de investigación para registrar las sistemáticas atrocidades cometidas en el país más joven del mundo.

La comisión fue establecida por el Consejo en su sesión de marzo de 2016 para verificar las violaciones a los derechos humanos cometidas en Sudán del Sur tras tres años de guerra, pero no se le concedieron ni el mandato específico ni los recursos para investigar en profundidad.

Dado el registro de atrocidades masivas y generalizadas que se incluyen en un informe presentado al Consejo y la constatación de que la situación se degrada día a día, sus miembros solicitaron ampliar su espectro para poder investigar y recoger y preservar evidencias sobre los crímenes más serios cometidos en Sudán del Sur desde diciembre de 2013.

El ministro de Justicia de Sudán del Sur, Paulino Wanawilla Unango, negó ante el Consejo lo denunciado por la comisión en su último informe y la acusó de hablar de un país diferente de suyo.

Human Rights Watch saludó hoy "el paso importante dado por el Consejo hacia la rendición de cuentas por asesinatos deliberados, violaciones masivas, tortura y otros abusos cometidos en el país".

La guerra en Sudán del Sur comenzó en diciembre de 2013 después de que el presidente, Salva Kiir (de etnia dinka), acusara al vicepresidente Riek Machar (de la etnia rival nuer) de haber organizado un golpe de Estado contra él, dos años después del nacimiento del país como Estado independiente.