No hubo venta, sino capitalización de la empresa pública

Por Luis Columna Solano lunes 29 de agosto, 2022

Parece mentira que casi 25 años después, en República Dominicana se esté hablando de que durante el primer gobierno del doctor Leonel Fernández se vendieron las empresas del estado.  En realidad, se trata de una estrategia política de ciertos sectores o dirigentes del presente gobierno en aras de revertir la percepción electoral de cara al 2024.

 

la primera alta dirigente del partido oficial que debería salir al frente de esas falsas acusaciones, es la doctora Milagro Ortiz Bosch, ex vicepresidenta de la República y sobrina del líder histórico, mayor referente moral del país, maestro de la política dominicana y ex presidente de la República, Profesor Juan Bosch. Doña Milagros al momento de ser aprobada la Ley 141-97 sobre Reforma de la Empresa Pública, era la Senadora representante del Distrito Nacional y ella votó junto a sus demás compañeros de partido por la misma.

 

Fue así como el Congreso Nacional aprobó a unanimidad en ambas cámaras la vigente Ley 141/97 sobre Reforma y Modernización de la Empresa Pública. Una Ley correcta que consta de 06  considerando y 26 artículos, que recomiendo leer. Partiendo de este punto, hasta cuando altos dirigentes oficialistas y comentaristas afines a sus intereses, van a continuar mintiendo descaradamente a un pueblo que por desgracia, lee poco.

 

En tal sentido hacemos un llamado a la prudencia y la correcta lucha por el poder sin necesidad de incurrir en el delito de la opinión pública.

 

 Mirada retrospectiva a la historia de la empresa pública dominicana

 

 No sería posible comprender las razones del porqué en la actualidad en República Dominicana, el Estado sigue siendo el mayor empleador y competidor de su propio sector productivo privado, sin el conocimiento del contenido de la pieza legislativa aprobada por el Consejo de Estado que encabezó el presidente Joaquín Balaguer, tras el ajusticiamiento del tirano Rafael Leonidas Trujillo el 30 de mayo de 1961. Esta Ley  fue la 5785/1962 del 4 de enero de ese mismo año.

 

En un artículo anterior que escribí hace varios años, dije que la emisión de aquella Ley que confiscó todos los bienes del dictador y que a esa fecha,  representaban el el 51% del total del sector empresarial y comercial del país, sumado a las posteriores confiscaciones que autorizó el nuevo Consejo de Estado presidido por Rafael L. Bonnelly a familiares y cercanos colaboradores del régimen, tras la salida del presidente Balaguer al exilio, aumentó el error histórico, llevando al Estado Dominicano a controlar el 85% de los empleos de todo el país.

 

Para hacer más sencillo el entendimiento, solo evaluemos cómo en actualidad, el débil empresariado privado, cada vez que llega la navidad, esperan con ansias la emisión del sueldo 13, popularmente conocido como regalía pascual, nombre incorrecto, pues se trata de un derecho laboral, no una dádiva de las distintas administraciones públicas a sus empleados.  La erogación del sueldo 13 dada las citadas circunstancias, activa grandemente el comercio por la enorme cantidad de dinero que sale a la calle, no obstante el mismo gobierno, recupera más de la mitad en pocos días con el cobro de los impuestos a los gastos de sus empleados o servidores públicos.  ¿Qué le parece?

 

Con la aglomeración por parte del Estado de aquellos bienes, fue como se crearon el Consejo Estatal de Azúcar mejor conocido con CEA. a la muerte de Trujillo el país tiene como principal actividad económica la caña de azúcar por lo que los ingenios azucareros eran muy rentables y de 16 que había en todo el país, el estado sólo era dueño de tres  y con la confiscación, el mismo pasó a ser dueño de doce.

 

igualmente la Corporación Dominicana de Electricidad que agrupaba todas las empresas vinculada a la generación, distribución y facturación del negocio eléctrico y el Grupo CORDE, nada más y nada menos que el Corporación de Empresas Estatales que a la sazón de la promulgación de la Ley 141/1997 sobre Reforma y Modernización de la Empresa Pública, conformaban 30 empresas, la mayoría de ellas, quebradas, descapitalizadas  y convertidas en cuellos de botellas como vehículo electoral en la lucha por el poder. Ahí nació el  actual clientelismo político dominicano y continúa siendo la razón y el principal motivo de percepción y participación electoral de los ciudadanos que ingresan a los partidos políticos que gozan de vacación de llegar al poder.

 

Razones que evitaron la vuelta al poder de Juan Bosch y de las cuales, LEONEL tomó nota.

Por la sinceridad que el ex presidente Juan Bosch nos tenía acostumbrado cada vez que tocaba aspectos fundamentales de la crisis económica y social del pueblo dominicano, fue que nacieron expresiones como: es comunista. va a vender las empresas del Estado y no quería gobernar.

 

todo esto porque Bosch siempre dijo que dichas empresas eran una carga para el estado y que por ende, debían ser vendidas del sector privada, sin embargo Bosch nunca midió el impacto político y las consecuencias electorales de dichos pronunciamientos, la mayoría de ellos, buscado por la prensa amarilla a través de preguntas capciosas a la que el líder socialista no salía evadir.

 

llegado el nuevo gobierno constitucional 1996-2000 con un joven abogado de apenas 43 años recién cumplidos y con una herencia parafernalia, clientelista del uso del poder y la administración pública,  el  novato pero sagas presidente Leonel Fernández Reina, decidió emprender un proceso de capitalización de dichas empresas, que según la citada Ley 141/97 establece los parámetros de cómo el estado conserva sus activos mayoritarios en términos de acción en los consejos de administración, pero transfiriendo al sector privado, la gerencia de las misma, sobre la base de la teoría del estado moderno, quien solo debe funcionar con la burocracia requerida y limitarte a la regulación y cobro de los impuestos.

 

En fin. Durante los gobiernos de Leonel Fernández, no hubo venta de la empresa pública, sino un proceso legal y autorizado por el Congreso Nacional de recapitalización de la empresa pública.

Autor: Luis Columna Solano

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar