No cambiamos, ni por el Covid-19

Por Daniel García Santana jueves 13 de enero, 2022

Pensaba que, con tragedias, como la causada a la humanidad por el Covid-19 desde hace tres años, podíamos volvernos más sensibles frente a las diversas situaciones que nos afectan, o a las demás personas. Pero lamento haberme equivocado.

Seguimos preocupándonos más de lo normal por cuestiones que pudieran ser intranscendentes, si las tomáramos con una actitud diferente, sin mostrarnos indiferentes.

La prepotencia y culpar a quienes consideramos más débiles o poderosos de los asuntos que nos afectan, son las vías más socorridas por los seres humanos, sin detenernos a razonar y pensar en las consecuencias de nuestra forma equivocada de actuar.

Tomamos como normas buscar un culpable, o varios, de las situaciones sencillas y grandes que nos suceden; o trascendentes, por nuestra forma de asumirlas, en vez de analizarlas, pensarlas y buscar soluciones y condenar a los verdaderos responsables, si los hay.

En esta época, en la cual la muerte has rondando a muchos como moscas y miles han sido atrapados por ella, debemos ser más sensibles y empáticos con los demás, incluso cuando tengamos “la razón”. Dejemos atrás la prepotencia y el uso “del poder” para ultrajar a nuestros padres, madres, espos@s, hij@s, herman@s u otras personas. Seamos más comprensivos, tolerantes y empáticos.

Por Daniel García Santana

El autor es periodista

Comenta