MIS CONCEPTUALIZACIONES: La educación virtual, un reto asumido por la UASD

Por Pablo Valdez domingo 22 de noviembre, 2020

El concepto de educación a distancia, que se presenta como un accionar novedoso en los tiempos presentes, se viene practicando desde épocas inmemoriales principalmente en los países cuyo medio principal de comunicación, es el idioma inglés.

Con Calleb Phillips en 1728, y sus cursos por correspondencia, en que ofrecía material auto instructivo y tutorías a los estudiantes, a través de la Gaceta de la Ciudad de Boston, comenzaron los vestigios que llegaron para quedarse, de la educación a distancia.

Sin importar la época, la educación a distancia, ha sido una aliada de la tecnología de la información y hoy más que nunca, la transmisión de los conocimientos pedagógicos, han recurrido al soporte que esta representa para lograr los objetivos programáticos de las instituciones de educación, provocando el cambio necesario para que los pueblos, no se detengan en la revolución del conocimiento, motivo por el cuál, la adaptabilidad académica, es una demostración de tener claro, que rol debe jugar cada institución docente en sus aportes sociales, lo que ha sido asimilado por la Universidad del Estado Dominicano.

La República Dominicana, se ha caracterizado por mantener como práctica docente, el sistema de la educación presencial, que ha sido afectado por la situación mundial originada por la pandemia producida por el denominado COVI-19.

A pesar de la naturales reacciones antagónicas que producen los cambios, la aceptabilidad de la educación totalmente presencial a  la educación semi virtual y virtual, ha sido sorprendente en el mundo de la transferencia de los conocimientos. Sin embargo, las limitaciones propias de los países en vía de desarrollo, ha creado dificultades no solo de adaptabilidad en docentes y discentes  hacia la nueva metodología de comunicación de la enseñanza, sino además limitaciones en términos económicos de parte de cada una de las partes involucradas en el sistema educativo, incluyendo el gobierno central que es el mayor compromisario en los procesos de enseñanza  de la educación básica, media o superior.

En la República Dominicana, con 48 centros de estudios superiores, de los cuales 32 tienen la categoría de universidad, la Primada de América con 4 recintos,  11 centros regionales, 3 sub centros y presencia administrativa en 2 de las provincias del país, es la institución de educación superior, que agrupa e integra casi el 50% de la estructura compuesta por profesores y estudiantes y que además, opera con más de la mitad de los empleados administrativos del sector como soporte a la enseñanza universitaria.

A pesar de que la universidad del Estado, tiene representación en 19 de las 32 provincias del país, lo que hace mucho más compleja la adaptabilidad de la academia al cambio originado por los efectos del denominado COVI-19, el compromiso que históricamente ha asumido cada miembro de la familia universitaria,  ha producido el sorprendente cambio de paradigma institucional que ha permitido la culminación del primer semestre del año recurrente y pasos agigantados, sin frustración alguna, hacia un exitoso segundo semestre 2020 en la modalidad virtual, lo que representa un orgullo para la academia y para el pueblo dominicano como receptor de los servicios universitarios.

La aceptabilidad con dignidad de los retos que deparan los tiempos, ha representado para la academia del Estado Dominicano, una demostración de las capacidades que posee para seguir permanentemente, satisfaciendo las exigibilidades de la Nación Dominicana, que la considera como la academia de estudios superiores, que no excluye la condición social, económica, política, racial o cultural del ser humano.

Este accionar de cara a las inclemencias presentes, que ha convocado al mundo entero, para que los esfuerzos sean compartidos de forma integral, ha originado una reacción inversamente proporcional, en la participación de la comunidad estudiantil de la Nación. Durante los meses de la pandemia originada por el COVI-19, se ha incrementado la cantidad de nuevas matriculaciones en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, mientras que en otras instituciones del sistema ha disminuido.

Esta confianza en la UASD, es producto de los esfuerzos institucionales encabezados por la máxima autoridad de la academia y la participación activa de toda la familia universitaria, que han visto en las limitaciones presentes, una oportunidad para crecer y para demostrar, una vez más, que dentro de las dificultades, se crean las condiciones para que todo el que tiene consciencia de sus responsabilidades, realice los aportes en correspondencia con sus deberes.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar