Mayor implicado en caso Coral canta entramado de corrupción; advierte lo pueden matar

Por El Nuevo Diario viernes 7 de mayo, 2021

SANTO DOMINGO.- El mayor de la Policía Nacional, Raúl Alejandro Girón Jiménez, implicado en el caso Coral, realizó la noche de este jueves escandalosas revelaciones del entramado criminal contra los recursos del Estado que encabezó el mayor general Adán Cáceres Silvestre, exjefe del Cuerpo Especializado de Seguridad Presidencial, mafia que según el oficial aún se mantiene en esta nueva administración de gobierno.

Girón Jiménez, quien dijo que hacía las revelaciones porque se le había terminado el miedo, responsabilizó de lo que le pueda pasar a él y a su familia al mayor general Cáceres Silvestre, al coronel Rafael Núñez de Haza (encartado), al anterior y actual director del CESTUR, así como a un exjefe de la Policía que dijo también se benefició del entramado mafioso.

Girón Jiménez, tomó un turno este jueves ante la jueza Kenya Romero donde reveló todo lo que sabe sobre una supuesta corrupción en las filas militares adscritas a la seguridad presidencial y donde arremetió en contra de otro de los implicados, Rafael Núñez De Aza.

“Yo no me voy a parar aquí a defender mentiras. Estoy totalmente de acuerdo con todos los planteamientos del Ministerio Público. Ya no voy a mentir más”, expresó el mayor del Ejército al revelar que cuando Núñez De Aza llegó al Cuerpo de Seguridad Presidencial como director financiero, lo eligió como su asistente “para cambiar la dinámica de las nóminas que se manejaban allí.

Según el oficial militar, las nóminas eran manejadas por el departamento de recursos humanos, pero cuando Núñez de Aza llegó a la institución las tomó en sus manos para cambiar su operatividad depositando hasta RD$800,000 a empleados para obtener beneficios económicos.

“Las reuniones siempre eran nocturnas porque había bajas probabilidad de que a mí me vieses entregando dinero. Yo no sólo entregaba dinero, también yo hacía depósitos y transferencias de Adán Cáceres, Rafael Torres Robiou y Núñez de Aza”, sostuvo el imputado en la Operación Coral.

Girón Jiménez reveló que Núñez de Aza, en el cambio de Gobierno, le ordenó eliminar todos sus mensajes de WhatsApp y llamadas, pero indicó que el Ministerio Público encontró en los allanamientos los referidos mensajes donde localizaron órdenes supuestamente corruptas.

También, según Girón Jiménez, se le ordenó eliminar todos los archivos que pudieran comprometer las operaciones, limpiar la nómina financiera del CESTUR y sacar todos los archivos de los ordenadores “para que la Cámara de Cuentas no encuentre nada”.

Sin embargo, el mayor militar dijo que no eliminó los archivos, sino que los guardó en su computadora personal y allí los fiscales del Ministerio Público encontraron las referidas evidencias de las operaciones ilícitas. “De todo lo que estoy hablando, el Ministerio Público tiene las pruebas”, enfatizó.

Girón Jiménez siguió disparando en contra de Núñez De Aza diciendo que “ningún empresario” pasa a ser militar porque eso sería “degradarse” por los sueldos que devengan los militares dominicanos en la actualidad.

Mientras continuaba su discurso acusatorio, Girón Jiménez dijo que la supuesta corrupción militar aún sigue en en el CUSEP y el CESTUR porque presuntamente hay gente clave “que nunca se puede mover”.

“Ahí encuentran la forma de multiplicar el dinero y yo ni sé cómo es que lo hacen”, manifestó el militar diciendo que siempre siguió las órdenes de Núñez De Aza porque a los oficiales se les instruye para seguir órdenes de los superiores.

 

Aquí no hay miedo ya”, proclamó el acusado

El implicado en el caso Coral declaró que “se acabó el miedo” y que por eso estaba realizando todas las declaraciones y revelaciones que han “desnudado” la red mafiosa que encabezaba el mayor general Adán Cáceres, exjefe de la seguridad del expresidente Danilo Medina.

“Aquí no hay miedo ya, se acabó el miedo, carajo”, dijo en tono enérgico y golpeando la superficie del pódium en la sala del tribunal donde se lleva a cabo la audiencia para conocer la medida de coerción para el grupo de encartados.

Girón Jiménez hizo este ferviente pronunciamiento mientras miraba a los ojos al principal acusado, mayor general Adán Cáceres, quien, sin embargo, espaciaba su mirada hacia otros lugares de la sala.

Tras la exposición de Girón Jiménez, la jueza Romero dispuso la que audiencia continúe este viernes a partir de las 2:00 de la tarde.

 

 

LUIS BRITO Y ISMAEL HIRALDO