Marcial Báez

Por Ramón Saba jueves 25 de agosto, 2022

Nació el 15 abril de 1953 en San Cristóbal. Su nombre completo es Marcial Augusto Báez Cabrera.

 

Poeta, artista plástico, periodista y psicólogo. Es psicólogo con méritos Magna Cum Laude por la Universidad del Caribe (UNICARIBE) y concluyendo una maestría en Sexualidad Humana y Terapia de Pareja en el Instituto de Sexualidad Humana de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Ha completado diplomados en Entornos Virtuales de Aprendizaje en INCAPRE; en Pedagogía Técnica Universitaria en el Instituto Especializado de Estudios Superiores Loyola; en Especialización Psicométrica en el Instituto de Psicología Especializada (ISPE), entre muchísimos más como arte publicitario, comunicación social, locución, inglés, decoración, dibujo, etc.

 

Marcial Báez ha ocupado diferentes posiciones, tanto en el sector público como el privado, pudiendo señalarse el haber sido encargado de Promoción Admisiones del Instituto Politécnico Loyola en San Cristóbal y docente en varias instituciones como el Taller de Creatividad en Najayo Hombres, Educación Artística de la Licenciatura de Educación en Matemáticas y Naturales del Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña (ISFODOSU), miembro del Colegio Dominicano de Psicólogos (CODOPSI), fue presidente de la Asociación de Artistas Plásticos Sancristobalenses; miembro del Comité Timón Hogar Crea Dominicano en su  comunidad, entre muchas otras.

 

En el haber bibliográfico de Marcial Báez encontramos los siguientes títulos y géneros:

Poemas Vivenciales (Poesía), Como Cascajos Vidas (Poesía), La Intención de mis deseos (Poesía) y El Siglo XX quedó atrás (Artículos periodísticos). Poemas suyos han sido reseñados en importantes medios, por ejemplo “Apaciguar” en La opinión del Sur de San Cristóbal, “Compláceme” en La Tarde Alegre del desaparecido periódico Ultima Hora y “En Lontananza” en Poesía del Pueblo en New York, para mencionar algunos.

 

Marcial Báez ha sido disertante en diferentes oportunidades, entre las que podemos señalar la conferencia ofrecida en el “Recital poético Sur Profundo” durante la celebración de la XXII Feria Internacional del Libro Santo domingo; en la III Feria del Libro Sancristobalense Tulio Manuel Cestero; presentación del libro Hechizo de Lluvia y otros conjuros de Ramón Mesa; charla “Ilustraciones Puras” en el Pabellón Dominicano de Escritores de la XVIII Feria Internacional del Libro y otras más. También ha sido tomado en cuenta por importantes antologías como Diez décadas de un legado sempiterno: Juan Bosch; Antología Poética del Sur; Personajes de San Cristóbal y Antología de Escritores Sancristobalenses (1900-2000).

 

Marcial Báez ha sido merecedor de interesantes reconocimientos, tales como haber ganado el cuarto lugar de dibujo en el concurso Duarte Visual 1992 del Museo de Artes Visuales Juan Pablo Duarte en Santo Domingo; en ese mismo año fue declarado “Hijo Meritorio” de la ciudad de San Cristóbal por la Sala Capitular del ayuntamiento; ganador de los V Premios Arte y Cultura Fradique Lizardo 1998 en el renglón de Artes Plásticas; en el año 2000 fue uno de los seleccionados por el  Premio Nacional de la Juventud; Ganador Medio de Comunicación Digital. Arte-Único (Blogspot) en la XV versión Premios Fradique Lizardo 2013 y ganador de El Gran Fradique en el 2018, por sólo mencionar algunos de los tantos galardones recibidos en su carrera.

 

Desde que Marcial Báez descubrió en él la poesía, desaparecieron las barreras para que él eligiera esta o la pintura como preferente, a pesar de que ha participado en innumerables exposiciones pictóricas.

 

La desaparecida escritora Ligia Minaya era de opinión que Marcial Báez es un ser cosmogónico engendrador de versos, colores y sueños. Sus poemas tienen el colorido de sus cuadros son calidoscopio de palabras que se expresan en matices de luces y sombras, de verdes de campiña en azules de mar, en transparencia de aguas. El verso llega sin apurando incertidumbres, transpirando olores, con lágrima suspendida como si fuera olvido.

 

Por otro lado, Orlando Alcántara considera que Marcial Báez viaja con su verbo dolorido por las reconditeces de lo sufrido real y nos pinta una realidad circunspecta en la que la vaguedad y la sombra están presentes como bemólicas verdades. La circularidad en el poema se convierte en un río y el poema se transforma en una cascada que nos dirige hacia una muerte infantil. Y la muerte ocupa un lugar preponderante en la inquisitiva búsqueda espiritual del bardo en el poema. Tanto la resurrección – como la palabra clave – y el retorno – como la palabra primaria – están en el subconsciente de este autor.

 

La periodista Altagracia Salazar estima que los artículos de Marcial Báez sacan brillo a esta expresión cultural apegada a los conceptos básicos y al humanismo puro. Es un periodista de profesión que habría preferido la simpleza del lenguaje llano, pero es poeta, formado en el ejercicio de la palabra como instrumento de gracia y, esa búsqueda de ritmo interno y de sonido particular, lo alejan, conduciendo su prosa por otro camino; hace de cada palabra una reflexión y reflexiona en cada trabajo.

 

Finalmente, el escritor Diógenes Valdez, Premio Nacional de Literatura 2005 afirmaba que la poesía de Marcial Báez se ajusta perfectamente a la definición dada por el insigne poeta francés, y si bien toda entidad poética tiene siempre un carácter confesional, en la de este escritor se llega a la sospecha de que la confesión al etilo de Mallarmé ha sido llevada más allá de todas las consecuencias previsibles, rodeándolas deliberadamente de un gran hermetismo, por medio de cierto barroquismo verbal. Se podría decir que el autor se confiesa sin quererlo, obligado quizás por el subconsciente, sufriendo la, palabra que podría resultar reveladora una serie de mutaciones, y al aflorar a la superficie, resulta un reflejo de sí misma

 

Concluyo esta entrega de TRAYECTORIAS LITERARIAS DOMINICANAS con un fragmento de un poema de Marcial Báez:

 

Para definirte patria

 

Para definirte Patria,

nombraré las cordilleras,

los ríos,

las montañas,

las cañadas,

o el rocío que sutil

se cuela en las mañanas.

 

Para definirte Patria,

será necesario retraerme

y marcar el sonido primero,

deletreando el abecedario

de las palabras aún no mancilladas.

 

Por Ramón Saba

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar