Magarin es más que apellido

Por Alcedo Margarin lunes 15 de abril, 2019

Hoy pretendo romper con la leyenda del origen de mi exótico apellido Magarín en la República Dominicana,  que erróneamente me inculcó mi abuelo paterno y que he venido repitiendo días y noches durante casi 50 años, porque no hay un  escenario nacional e internacional, que tan pronto me identifico, automáticamente mi receptor cuestiona y ¿Ese  extraño apellido?.

Explico que tres hermanos de la familia Magarín, miembros de la Guardia Civil Española, vinieron al país en 1863, en plena Guerra de la Restauración, pero que al ser derrotado quedaron desorientados y abandonados en las inaccesibles montañas de  las provincias de La Vega y El Seibo, ambas ciudades estaban distantes  de los puertos Marinos, por tal  situación se vieron obligados a quedarse a vivir en nuestro país.

Justifico el impedimento  de estos militares llegar  tierras españolas, porque los países americanos habían conquistados sus independencias  desde principio del siglo XIX y solo Cuba y Puerto Rico estaban bajo el dominio del reino español.

Esta fabulosa leyenda contada por mi abuelo aparentemente resulta creíble, pero tras una exhaustiva investigación hecha en internet y consultando el Archivo General de la Nación, descubro que Magarín, es más que un apellido; es el nombre de una aldea, un río en el municipio Santa Cruz de El Seibo de nuestro país, y porque no  incluir el camino de Magarín en el municipio de Villafranca de Duero, en el corazón de Castilla en España.

Según el tratadista Carlos Platero Fernández, en su obra “Los apellidos en Canarias”,  el apellido Magarín  tiene su origen en las Islas Canarias.

El indicado autor en esta obra, recoge la heráldica  e historia de muchos apellidos  que provienen de otros lugares  de España  y del continente europeo, como seguramente es el caso  del apellido Magarín, donde asegura  que se asentaron en las islas Canarias.

La conquista de este archipiélago inició 29 de abril de 1483, su incorporación oficial de Gran Canaria a la Corona de Castilla tuvo lugar el 20 de enero de 1487.

A lo largo del tiempo, la Gran Canaria  ha estado unido a América, como paso obligado de las naves hacia el continente americano.

Los canarios participaron activamente como colonos,  en el nacimiento de las naciones y ciudades del Continente Americano. Fueron familias isleñas  quienes fundaron las ciudades de Montevideo  y de San Antonio de Texas – en la  lista de defensores de la batalla Álamo abundan los Magarín.

Se recuerda, esta batalla de El Álamo ocurrió  entre colonos mexicanos y estadounidenses en 1836.

Al confirmar que ciudadanos canarios participaron en la conquista de América, decidí visitar el Archivo General de la Nación, donde hay  registrados 48 eventos relacionados con Magarín relativo a   negocios, comercios,  herencias, hasta informe sobre acontecimientos históricos y revueltas armadas contra el Gobierno, hechos violentos, frecuentes para esa época histórica.

Para los amantes de la historia, siendo vicepresidente de la República, Benigno J. de Rojas, estando en la sección de Magarín de El Seibo, dirigiendo las batallas en la Región Este del país contra la Anexión a España, el día 22 de febrero de 1864, da instrucciones al Gobierno Provisorio, instalado en Santiago de los Caballeros: “Este Gobierno ha resuelto que al salir y ponerse el sol el día 27 de febrero del presente, se tiren en todos los pueblos de la Republica los  tres (03) cañonazos de alarma tanto para celebrar el aniversario de la Independencia Nacional (ocurrido en 27 de febrero de 1844), como para hacer entender a todo dominicano capaz de llevar las armas que la Patria los llama en su defensa”; fin de la cita.

Previo a este acontecimiento, 101 años del indicado mandato histórico dado por el vicepresidente señalado más arriba,  ya en esta demarcación geográfica de la comunidad de Magarín en El Seibo. El señor Joseph del Rosario decidió donar sus   bienes  heredados  de su padre a favor del ciudadano Baltazar de los Reyes, en fecha 06 de julio de 1765.

Hay un solo documento en el Archivo General de la Nación donde involucra  el apellido Magarín, a gentes muy cercanas a mi linaje por tratarse un hermano de mi tatarabuelo, donde también fueron interrogados su padre y los demás hermanos en una litis judicial ventilada versus Pablo Calderón, este litigio ocurrió en el paraje de Angosto, sección Corocito, del municipio de Jarabacoa, provincia de La Vega, el día  22 de julio de 1905.

Por lo visto, si el primer acontecimiento que aparece registrado sobre  la donación de bienes de una herencia ocurrida en la sección de Magarín en El Seibo 1765, posteriormente, la trascendental orden histórica de enarbolar nuestra bandera nacional el 27 de febrero de 1864, podemos concluir que tristemente vengo repitiendo una historieta sobre tres hermanos militares Magarín, que no se apega la verdad.

Otro fragmento de la leyenda Magarín, que me hacía sentir mi corazón henchido de felicidad, que el señor Magarín  vivió en El Seibo no procreo hijo, pero gracias a sus aportes filantrópicos a favor de los seibanos. Los habitantes de esta localidad  decidieron honrarlo dándole su nombre al rio y la comunidad donde había habitado por el resto de su vida.

A partir de ahora se puede afirmar que posiblemente vivió algún ciudadano de apellido Magarín en El Seibo, procedente del archipiélago de las islas Canarias, que hasta ahora desconocemos su fecha de llegada y desaparición física en este municipio. Aunque paradójicamente en esta localidad no hay persona con el apellido Magarín.

El Seibo es una las ciudades más antiguas del país, su fundación data del 1502. Posiblemente un ciudadano canario de apellido Magarín, llegó en la época de la conquista a principio del siglo XVI. No en la época de la Guerra Restauración contra España de 1863 a 1865, como erróneamente me contaba mi abuelito.

Aun así, me siento bendecido por la misericordia divina de ser del linaje Magarín, porque las personas que conozco con este apellido son inquietas, luchadoras, laboriosas, de nobles y buenos sentimientos a favor de los demás seres humanos.

Somos vanguardistas adaptándonos  a la época histórica que  nos corresponde vivir, por ejemplo la mayoría de mis antepasados fueron personas iletradas, hoy tengo el honor de conocer profesionales en las diversas áreas del saber humano,  consagrándose en sus quehaceres profesionales apegados a la moralética.

Entre estos profesionales nacionales e internacionales hay: abogados, médicos, enfermeras, bionalistas, militares, policías, periodistas, miembros del ministerio público, maestros, entre otras profesiones. Asimismo desempeñamos funciones públicas y privadas.

Destacándose la doctora Liduvina Magarín, quien ostente la importante  investidura  de Viceministra de la cancillería en la hermana República de El Salvador, quien realiza una excelente labor a favor de los salvadoreños residente en el exterior.

Indistintamente encontramos personas que firman Magarín o  Margarín pero como los nombres y apellidos no tienen reglas para sus escrituras, porque como el organismo autorizado del Estado lo registra en sus libros de nacimiento,  así se debe de escribir hasta hacer la debida corrección. Pero lo correcto es que todos somos MAGARIN.

*Autor es de profesión Abogado, Periodista, Maestro y Miembro de Ministerio Público de Carrera,  asignado a la Dirección Nacional de Resolución de Conflictos de la Procuraduría General de la República Dominicana y fundador del Instituto de Formación Gerencia y Liderazgo Americano (IFGLA).

 

Por Alcedo Magarín

 

Anuncios

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar