Macron pide que la OTAN no se disperse para poner el foco sobre China

Por EFE lunes 14 de junio, 2021

EL NUEVO DIARIO, BRUSELAS. – El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pidió este lunes que la OTAN no se disperse al poner el foco sobre China, en un momento en el que la Alianza mira con más atención a Pekín y los desafíos de su auge como potencia.

“Es muy importante no dispersarnos y no sesgar la relación con China. Es mucho más amplia que lo militar; es económica, estratégica, de valores, tecnológica”, declaró el mandatario en una rueda de prensa posterior a la cumbre de líderes de la OTAN que se celebró hoy en Bruselas.

Así, instó a no “desviar” a la OTAN, que ya tiene “muchos desafíos”, entre los que mencionó el terrorismo o la “arquitectura de seguridad con Rusia”.

“Es necesario no confundir los objetivos. La OTAN es una organización militar. El tema de nuestra relación con China no es solo militar. La OTAN es una organización (…) que concierne al Atlántico Norte. China poco tiene que ver con el Atlántico Norte”, aseveró Macron.

Apostó por una concepción de la relación con China “mucho más amplia, como se ha hecho en el G7”, en referencia a no limitarse a la esfera militar.

“China es una gran potencia con la que trabajamos sobre temas mundiales en los que avanzamos juntos”, manifestó Macron, quien citó el clima o la financiación del desarrollo.

Añadió que Pekín también es un competidor en el plano económico y dijo esperar que respete las reglas internacionales, como las de la Organización Mundial del Comercio.

Señaló, asimismo, que también tienen desacuerdos con China en los ámbitos del trabajo forzado y los derechos humanos.

Los líderes de la OTAN instaron este lunes a China a “cumplir con sus compromisos internacionales y a actuar de forma responsable en el sistema internacional” y expresaron su preocupación ante las “políticas coercitivas” que aplica Pekín, que consideraron contrarias a los valores de la Alianza en el comunicado adoptado en la cumbre.

“Las ambiciones declaradas y el comportamiento asertivo de China presentan retos sistémicos al orden internacional basado en reglas y a otras áreas relevantes para la seguridad de la Alianza. Nos preocupan las políticas coercitivas que contrastan con los valores fundamentales que preserva el Tratado de Washington”, advierten.

La OTAN acoge positivamente “las oportunidades para interactuar” con China “en áreas de relevancia para la Alianza y en retos comunes como el cambio climático”.

Macron consideró que en la cumbre de hoy, en la que se abordó el futuro de la OTAN, “se afirmó la voluntad de revitalizar la Alianza Atlántica no volviendo a caminos del pasado”. El presidente francés llegó a afirmar a finales de 2019 que la organización se encontraba en estado de “muerte cerebral”.

Además, aseguró que el deseo de la Unión Europea de incrementar su autonomía estratégica, es decir, su capacidad de actuar sin ser dependiente de Estados Unidos y otras potencias, “refuerza” a la OTAN y no le hace competencia.

Sobre Rusia, defendió que la estrategia de la Alianza “debe pasar por un diálogo exigente en un marco robusto para construir una arquitectura de seguridad en el continente europeo, en particular”, según mencionó, a través del control de armas, si bien reconoció que muchos de los acuerdos para reducir armamento han desaparecido en los últimos años.

Antes de la cumbre, Macron se reunió con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, y ante la prensa el francés dijo que se han encontrado “puntos de convergencia claros” para preservar el alto el fuego en Libia, cumplir con el objetivo de celebrar elecciones en el país africano en diciembre y trabajar en la retirada de combatientes extranjeros y mercenarios.

Calificó el clima de la cita con Erdogan de “calmado”, tras unos meses de tensión entre París y Ankara, y Macron reiteró a su homólogo turco que la política de Francia no pretende “atacar a religión alguna”, en referencia al islam.

El presidente francés también dijo que durante el G7 invitó a los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, a participar en la fuerza Takuba dedicada a la lucha antiterrorista en el Sahel.