Le Pen: “Soy la única que representa el auténtico cambio”

Por El Nuevo Diario miércoles 3 de mayo, 2017

EL NUEVO DIARIO, PARIS.- La candidata ultraderechista a la Presidencia de Francia, Marine Le Pen, aseguró que la alianza democrática que en el pasado impidió a su partido ganar elecciones "ya no funciona" porque sus compatriotas "se han dado cuenta" de que ella es "la única que representa el auténtico cambio".

"El conocido como ‘frente republicano’ no funciona porque los franceses ya no lo entienden (…) La oligarquía ha tratado de reactivarlo, pero los argumentos usados han sido tan excesivos, ultrajantes y atrasados que no han funcionado", dijo Le Pen en una entrevista que hoy publica el semanario "Paris Match".

La candidata de la extrema derecha se dirigió en particular a los políticos conservadores, a quienes recordó que "en el pasado atacaron con dureza" a su adversario en la segunda vuelta del próximo domingo, el socioliberal Emmanuel Macron.

"¿No fue François Fillon quien hizo campaña contra ‘Emmanuel Hollande’ (juego de palabras para asociar a Macron con el actual presidente, François Hollande). Los franceses no son tontos. No les importan las consignas de voto y el domingo votarán por convicción. Han entendido que yo soy la única que representa el auténtico cambio", señaló.

Le Pen se felicitó de haber logrado aglutinar en su entorno a figuras del "gaullismo", como el eurófobo Nicolas Dupont-Aignan, sexto de la primera vuelta del 23 de abril y al que nombrará primer ministro en caso de victoria.

La candidata de la extrema derecha aseguró que formará un Gobierno "de unidad nacional" con 15 miembros compuesto de "patriotas" procedentes tanto de la izquierda como de la derecha con "la convicción de defender el interés nacional y el de los franceses".

Convencida de que su "visión de Francia es mayoritaria en el país", Le Pen acusó a su rival de ser el heredero de las políticas del actual presidente, François Hollande, de fomentar "una inmigración masiva" y no afrontar "el fundamentalismo islamista".

Aseguró que "se desconoce la amplitud real de la inmigración", por lo que no otorgará "visados de larga estancia durante varias semanas", porque "la inmigración masiva que sufre Francia frena la economía, el sistema de protección social, hospitalario y la atribución de viviendas a los más desfavorecidos".

Frente a los inmigrantes italianos, polacos o españoles que llegaron "a lo largo de los siglos" a Francia y que "se integraron sin ninguna dificultad", Le Pen aseguró que los que llegan ahora "traen reivindicaciones religiosas diferentes" a las de Francia y "no persiguen integrarse".

Si gana la segunda vuelta, la líder ultraderechista aseguró que no tiene previsto instalarse en el Elíseo y seguirá viviendo en su actual residencia, junto a sus tres hijas, para "no revolucionar sus vidas".

Tampoco dará ningún papel oficial a su pareja, uno de los vicepresidente del Frente Nacional (FN) liderado por Le Pen, Louis Aliot, "porque así lo ha pedido".

En cuanto a la relación con su padre y antiguo presidente del FN Jean-Marie Le Pen, aseguró haber "cortado todos los puentes".

"No tengo ninguna noticia de él ni quiero tenerla. Nuestra relación política se ha terminado y no quiero que vuelva", dijo.

Apple Store Google Play
Continuar