Las cosas que nos llevaremos al más allá cuando muramos, ¿por qué?

Por Miguel de J. Ramírez P.

Hermanos y amigos, que el Dios verdadero (Padre, Hijo y Espíritu Santo) les bendiga a todos, Mateo 28:19; en esta oportunidad expondremos el tema: “Las cosas que nos llevaremos al más allá cuando muramos, ¿por qué?”, esperando les sea de información, instrucción y edificación.

Bien, comenzamos diciendo que muchas personas expresan y piensan que no se llevarán nada cuando mueran, pero la realidad es, que sí nos llevaremos todo lo que hicimos mientras estuvimos en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Otros externan que uno no se lleva lo que goza en la tierra con los placeres que ofrece este mundo, algo completamente cierto, ya que de todo estos “gozos” saldrán en el más allá cuando les demos cuenta a Dios y quiero presentarles donde dice el Señor la verdad y la realidad de lo que hemos de llevar al morir.

En primer lugar, hemos de dar cuenta a Dios en el llamado juicio final y todos nuestros hechos buenos y malos saldrán a luz, delante de Dios y del público en general para responder por nuestras actuaciones, según la cita bíblica siguiente: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.  Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”, Eclesiatés 12:13 y 14.

En esta cita bíblica está claro que nos llevaremos al más allá todo lo que hayamos hecho en la tierra, el dinero, la casa, la esposa, los hijos, el trabajo, los amigos, etc., etc., porque daremos cuenta de todo. Alábalo si puede. ¿Cómo lo conseguiste, cómo lo administraste, cómo trataste a tu esposa, hijos, familia, padres, amigos? etc., etc.

En segundo lugar, mientras estábamos en el cuerpo, viviendo y mostrando quienes somos en esta tierra y como pensamos, y como nos comportamos, de todo esto daremos cuenta, cita bíblica: “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”, 2da. Corintios 5:10.

En tercer lugar, cómo dicen las personas que no nos llevaremos nada, si hay que darle cuenta a Dios de todo nuestro proceder en esta tierra, cuando nos veamos con Dios en el más allá. Ejemplo una persona que se haga una cirugía estética para cambiarse la nariz o los labios, o agrandar los glúteos, o rebajarse la barriga, y murió en la operación o vivió y usted sabe la cantidad que gastó económicamente hablando, prefirió gastarlo así. Además de los cirujanos que se ganan el dinero así o practicando abortos… Daremos cuenta, ¿Si o no? No estaba de acuerdo con la apariencia natural que Dios le concedió, dejó de parecerse a sus progenitores, etc. ¿No dará cuenta de eso? ¿Qué me dice usted? Ahora, si tenía una mal formación física es una cosa, pero por vanidad. ¿Qué pensará Dios en este sentido?

Así que, es una mentira el decir que nos nos llevaremos nada cuando muramos, nuestros hechos se van con nosotros al más allá. Cita bíblica: “Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen”, Apoc. 14:13.

Por otro lado, hay promociones positivas y negativas en la vida terrenal a través de las películas, novelas, canciones, etc., etc., hasta se pasan se explícitas, por esto y más, el Señor Jesucristo dice: “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”, Mateo 12:36 y 37.

Mis queridos hermanos y amigos, hay un sinnúmero de pasajes bíblicos donde se demuestra que nos llevamos lo que hicimos en esta tierra al más allá, como el caso de aquel a quien el Señor le dio un talento y lo escondió y no lo puso a producir, que es símbolo de que algo tenemos de Dios para usarlo en esta tierra correctamente, y al final le pidieron cuenta, aunque él no pidió ese o esos talentos, para algo nos crearon. Alábalo si puede…Mateo 25:14 al 30.

Mis queridos hermanos y amigos, el Señor Jesucristo adelantando el futuro donde le hemos de dar cuenta como juez de vivos y muertos plantea que todo lo que hagamos a nuestros semejantes a él lo hicimos, bueno o malo y esto determinará nuestro futuro eterno, según la cita bíblica siguiente: “Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,  y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos.  Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.  Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.  Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;  estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.  Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?  ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?  ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?  Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.  Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.  Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;  fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.  Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?  Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.  E irán estos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”, Mateo 25: 31 al 46.

Por otro lado, hay un pasaje en el Evangelio de Jesucristo, según Lucas, donde el Señor plantea que alguien que murió despertó en la condenación recordando a su familia y pidiendo que se les predicara para que no fueron a caer en la perdición como él por la vida que vivió y vivían sus seres queridos en la tierra, según la cita siguiente:  Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.  Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.  Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora este es consolado aquí, y tú atormentado.  Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.  Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento.  Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.  Él entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán.  Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos”. Lucas 16: 23 al 30.

¿Cree usted que nada se lleva cuando se muera? ¿Por qué el Señor pedirá cuenta de nuestra conducta en la tierra en todos los sentidos? ¿Será verdad que uno se lleva lo que se goza y nada más? ¿Qué piensa usted de todo estos dictadores que masacraron a tantas personas y no se arrepintieron ni buscaron el perdón de Dios? ¿Y qué de los millones de abortos que se han practicados a tantos niños que no vieron ni la luz de sol y los ahogaron en su propia sangre? ¿Quedará nuestras malas obras impune, cuando hasta rechazamos al Salvador Jesucristo y su sacrificio para librarnos de la condenación justa de nuestros hechos? ¿Sabía usted que el Señor Jesucristo hablando a sus compatriotas escribas y fariseos israelistas, les dijo que recibirían mayor condenación por predicar y enseñar y no vivir según las Sagradas Escrituras?  ¿Cómo les podría pasar esto, si no se llevaran al más allá su mal proceder, a tal extremo que hay menor o mayor condenación de acuerdo al conocimiento que se tenga de Dios? Mateo 23:13.

Concluyendo, de la única manera que podemos cambiar todos nuestros hechos negativos en la vida para que no salgan a la luz en el más allá es cuando nos arrepentimos y convertimos a Cristo y su sangre nos limpia de todo pecado y comenzamos vivir vidas cristianas ajustadas a las enseñanzas del Hijo de Dios, hay un borrón y cuenta nueva por el perdón concedido por la fe en su obra redentora, de lo contrario todas las cosas estarán escritas esperándonos en el más allá, comenzando con el rechazo a la salvación cada vez que tuvimos la oportunidad de acercarnos a Dios y no lo hicimos porque confiamos a nuestras obras solamente y no en el Hijo de Dios. Hechos 4:12; Hechos 3:19; Juan 14:6, Juan 5:24 al 30, 1ra. Juan 1:7.

Así que, todo lo que hicimos nos lo llevaremos cuando muramos, hasta los demonios, si era los que teníamos, o el Espíritu de Dios, si aceptamos a Cristo. No lo digo yo, las Sagradas Escrituras (Biblia) es la que confirma esta realidad y la verdad del Señor… Juan 11:25.

Que el Señor les bendiga y nos ayude a llevar cosas positivas y buenas, comenzando con el perdón y la salvación que sólo Cristo ofrece…

Nota: De usted sentir el toque del Señor mediante estos mensajes bíblicos le recomiendo cuatro pasos: 1.- Visitar una iglesia bíblica, evangélica o pentecostal; 2.- Ponga su emisora cristiana, 1,200 a.m., 1330 a.m., 1440 a.m.; 3. Lea 1 o 2 capítulos diarios de la Biblia; 4.- Ore a Dios el Padre en el nombre de Jesús todos los días con sus propias palabras y su forma sincera de comunicarse… Perseveramos en Cristo asistiendo a la Asamblea de Dios central, Av. Duarte Esq. Eusebio Manzueta. Cultos los domingos de 9:00 a.m., a 10:30 y de 11:00 a.m., a 12:30 p.m. y los miércoles de 7:00 p.m., a 8:30 p.m. Entrada gratis…

Por Miguel de J. Ramírez P.

Comenta

Apple Store Google Play
Continuar